Para EL CLUB DEL ROCK – TIM DRAKE

Bring the Kings ya cuenta con más de 5 años de trayectoria, batallando con los procesos naturales de una banda que busca despegar y no desistir, eso mismo reflejado en sus primeras composiciones; Bring The Kings nos lleva en un viaje con sonidos mezclados con letras en inglés y en español, con un retumbo britpopero, con resonancias del rock americano noventero, la música enfatiza en crítica social y existencialismos reflexivos, explotando música melancólica e introspectiva con períodos provocadores y potentes. Bring The Kings actualmente presenta Tabvla Rasa el nombre de su EP dividido en inglés y español, del cual se ha lanzado “Sylvia”, primer sencillo oficial de la producción y “Apples” como segunda parte de esta historia de prisiones existenciales, para hablar de ello,  Pablo (líder, voz y guitarra) de Bring The Kings se dio su tiempo para charlar ampliamente con El Club del Rock de esos primeros videos, de lo que fue sufrir y llegar a este punto, de sus prisiones, de sus planes futuros y de la salud actual en su visión del rock nacional. 

¿Sienten que el proceso de la banda ha sido natural, sienten que ha sido lento o ha sido muy rápido, tomando en cuenta el tiempo que llevan tocando y componiendo, para llegar a “Tabvla Rasa”?

Fue un proceso lento, pero natural. Cuando inicio Bring The Kings yo tenía 18 años, todavía no sabes muchas cosas a esa edad y no lo manejas bien. Estábamos muy chavos, éramos problemáticos, yo era el más grande con mis 18 años, lo hacíamos sólo porque nos gustaba y ya, conforme fue avanzando el tiempo, fue más serio, era utilizar el proyecto para expresar algo más serio, eso toma mucho tiempo y encontrar un buen equipo de trabajo para que esto funcione, para que funcione una banda lleva mucho tiempo.

¿Siguen siendo los mismos integrantes de cuando iniciaron el proyecto, cuántos soldados caídos quedaron en el camino?

Ha habido muchos soldados caídos, de los originales que iniciamos sólo quedo yo. Empezamos siendo 3, luego 4, con el tiempo empezó el momento de tomar decisiones, cuando vimos que teníamos ya cierto material quisimos darle forma más seria, se tomaron decisiones para llegar a Tabvla Rasa, finalmente yo me quedé con el proyecto. El año pasado se inició como dúo, guitarra y batería, con mi voz, ya en el camino se integraron los sintetizadores.

¿A qué se debe que se maneja cierta información de la banda de que se hace uso de músicos invitados en el proyecto?

Por lo mismo de la historia de la banda, las situaciones personales de cada uno, de las actividades de los integrantes, se decidió irnos paso a paso, ir viendo cómo se siente de cómodo cada uno de los integrantes, ver cómo puede aportar cada uno, hasta donde puedes llegar, no hay prisa de decir: “Ya somos estos”, creo es un error de algunos proyectos, queremos esperar y entender cómo funciona cada uno de los integrantes y ya veremos cómo se da esa reestructuración de la banda.

¿Cómo has aprendido de esos “errores de banda”, de batallar con integrantes o gente que no pone el mismo entusiasmo a la banda, tú has mantenido vivo el proyecto, piensas que algún día tendrás una banda estable y confiable que jale parejo contigo?

Hasta ahorita así es como ha funcionado, la experiencia de estar en una banda, la idea de crear algo con otras personas y crear algo conjuntamente es algo interesante, pero también creo que si las circunstancias no son las adecuadas a veces no pasa nada si sólo es un “jameo” o solo un show único, lo mismo de tomarlo en serio es irnos tranquilos, con calma y ver cómo podemos ir integrando a las personas poco a poco. Me tomó 5 años manejar el proyecto solo, algunos iniciaron apoyándome en otras cuestiones, algunos ya eran parte del proyecto, creo que una banda es cuando alguien tiene un rol especifico y ya es insustituible su presencia en la banda. Sí veo a la banda actual con un potencial de ser la banda definitiva, esperando que también las circunstancias nos permitan mantenernos así con el tiempo.

¿Cómo ves la industria musical actualmente, considerando que eres  joven y quizá no te tocó otra época en donde no había tanto la onda independiente entre las bandas y dependían de disqueras o de otros factores?

Creo que la independencia permite que actualmente haya propuestas más originales. Puedes hacer lo que quieres, hay una variedad muy rica y variedad de arte. Un problema es que eso le demanda más otras cuestiones a los artistas y les pide cualidades que no necesariamente son de artistas; me refiero a que tienen que ser organizados, ser responsables, tienen que saber ser líderes, organizar gente, la verdad es que normalmente no todas son cualidades natas de un músico. Ahorita con la producción de los videos, tengo que hacer cosas que no sé, yo soy músico y aprendí a componer, tocar la guitarra, nada más. Eso exige mucho de los artistas y eso hace los procesos más lentos para sacar material, más complicados y mucha gente desiste por lo mismo, te pierdes en el mundo de querer hacer todo, las fotos, el video, las redes sociales, contactar medios, tocar en vivo y buscar ingenieros para mezclar, creo que es mucho, pero también permite que tú controles tu arte, es algo que nos hemos dado cuenta.

¿Cómo ves la salud del rock en México, musicalmente hablando?

Hablando de bandas posicionadas en la industria, de lo que normalmente se escucha, de lo mainstream creo que no hay mucho rock, y si hay rock se está afresando demasiado, el rock es un reflejo de lo que está pasando en la sociedad. Finalmente, el rock era la forma de lidiar con lo que sucede en la sociedad, tenemos problemas, no sabemos lo que está pasando con nuestro gobierno, con nuestros políticos, con nosotros mismos,  pero de repente llegó esta tendencia de ignorar lo que está pasando y de pensar que todo es hermoso y todo es bonito, entonces ahorita hay esa tendencia de muchas bandas de hacer música “muy bonita” y creo que eso no es rock, eso no es lo que está pasando. No estamos haciendo nuestra labor; en el underground, en lo independiente, creo que sí hay lucha de todo, está más crudo todo, pero como industria mainstream lo que está escuchando México como rock, creo que no es rock. Los que podíamos decir que si hacen rock ya están quedándose, creo que ya es momento de pasar la estafeta, pero no hay a quién pasársela, ese es el problema y las bandas que se están metiendo ahí en esos niveles, hace diez años no dirías que es rock, es pop con “distor”.

¿Crees que algún día llegará una banda que llene los zapatos de un Molotov, Caifanes, Cuca, etc?

Sí, es la propuesta de Bring The Kings, yo estoy orgulloso de lo que hemos logrado como artistas, musicalmente, visualmente, esperamos que los que lean esto se den la oportunidad de escucharnos y de conocer la propuesta, parte de esto es agarrárselos bien duro y decir: “Vamos para adelante y no me quito”, a lo mejor eso es un poco de lo que falta en bandas, hay bandas que desisten o dicen que esto no vale la pena, es cosa de criterio. Nosotros tenemos la creencia de que podemos llegar, esa es nuestra esperanza, al final la postura del rock de ser agresivo, rebelde es algo que todos tenemos, pero nos enfocamos en lo “bonito” porque es más digerible, es más fácil hacer pop y hacer algo superficial porque sabes que es lo que pega y vas a lo seguro. Todo mexicano, todo joven, tenemos ese enojo del cual queremos encontrar un escape y creo que Bring The Kings puede ser una buena opción para eso.

¿Cuál es la crítica social que hace esté proyecto, enfocada al gobierno, a la sociedad, a los políticos, al mundo, que es lo que critica Bring The Kings?

Bring The Kings

Criticamos todo. Tabvla Rasa parte mucho del concepto o esa idea que se tiene de “borrón y cuenta nueva”. La idea viene mucho de que nos gusta mantenernos en un círculo vicioso, por mantenernos cómodos, por sentirnos cómodos, preferir eso que hacer un cambio propio, nos conformamos; pero tenemos esa opción de decir: “Ahora yo voy a decidir a donde voy”. En general va la crítica a la gente que no está haciendo lo que saben que deben hacer, pero se quedan en la costumbre, va mucho en la crítica propia o perspectiva interna, creo es algo que también va con eso, es como cuando yo tuve que decidir si seguir con Bring The Kings y decidirme en voy a hacerlo, voy a dejarlo, me la juego o me dedico a otra cosa, sigo sufriendo, etc. Dices: “Yo tengo la oportunidad de decidir qué quiero hacer y cómo lo tengo que hacer y si en algún momento fracasé fue porque yo decidí llegar a este punto”; concretamente, con México, así es la situación, estamos así y aquí porque queremos o porque nos dejamos; realmente en todos lados no sabes a dónde vas y haces lo que te dijeron que debes hacer y nunca te preguntas por qué y ahí sigues; igual y por eso nos gustan las cosas “coloridas y bonitas” porque no nos gustan las preguntas incómodas. ¿Estoy donde quiero estar? ¿Tiene sentido lo que estoy haciendo?. En todo Tabvla Rasa habla mucho sobre temas muy existenciales, de cómo es que yo lo siento y que creemos que es un cambio en las personas que pueden tener, en general, el mensaje es que tú puedes convertirte en quien tú quieres convertirte; es la transformación de una prisión interna y como liberarse de esa prisión interna al final, de eso habla nuestro disco.

¿Consideras Tabvla Rasa un álbum conceptual 100 por ciento, se puede percibir diferente?

Definitivamente, el nombre del disco viene de ese momento de crisis existencial de decirme sigo en la música o no sigo en la música, fue ese momento de decir que tengo que sentar cabeza y ya. Es ese momento de decidir qué es lo que yo quiero hacer, tenía unas propuestas de trabajo referente a lo que había estudiado, pero si iba a fracasar en la música, yo sé que al menos lo intenté. No haces las cosas por miedo, y el miedo yo lo interpreto como prisión, el disco tiene muchas referencias a prisiones, yo veo para mí que una prisión es lo que no te permite cambiar, la razón por lo que no cambiamos es porque hay una prisión y la prisión puede ser miedo, puede ser flojera, puede ser indiferencia, pueden ser muchas cosas. Todo el disco va planteando episodios o capítulos de esta lucha por liberarse de esa prisión, de ese miedo. La idea y el concepto al final es que el personaje termina liberándose. Tabvla Rasa lo componen 5 canciones en español y 3 en inglés, el viaje son 8 canciones.

¿Cómo surge la idea del vendaje, me parece genial que un artista no se limite a entregar calidad auditiva, musical, sino que se den cuenta que también deben ofrecer un arte visual, precisamente porque hay gente que no sólo los va a escuchar, también los van “a ver”?

El vendaje representa esa prisión, regresando a lo mismo, Tabvla Rasa es este proceso de liberarme, es una percepción de como tenerle miedo a algo que no ves, por eso el vendaje representa esta prisión, pero también el proceso terapéutico de decir: “No voy a ver las paredes o esas limitantes que tengo”, así fue cómo surgió el concepto; de la idea original se hicieron varias ideas, una de ellas, que confesaré en exclusiva aquí, es que hubiera una forma de poder ver tras el vendaje, pero ya igual metiéndome mucho en el personaje, me di cuenta que como artista te portas diferente cuando no ves, tomé la decisión de que el vendaje si fuera verdadero, que no viera nada, si veo algo, pero muy poco (esa es otra exclusiva), es algo que complica demasiado el proceso de tocar, es algo que nos ha gustado mucho y que nos ha mantenido unidos. Algo que nos mantiene como equipo es el ponernos retos, es algo que no se ha hecho, lógicamente, pero dijimos: “Vamos hacerlo”.

¿Estás feliz con los videos que llevas hasta el momento, es decir, se ve reflejado, se trasladaron las ideas que tenías en mente cuando compusiste la música o la letra en los videos finales?

El equipo visual, en el que estoy incluido, la forma en que trabajamos “Sylvia” fue tal cual como yo lo imaginé, incluida la idea de la venda; ya estaba muy armada la lluvia de ideas, en el tema de “Apples” la idea original, gran parte del guión y la estructura yo estaba, pero el proceso final si recayó en otra persona. Todo lo que se ha visto de los videos me ha gustado, todo se ha hecho con pasión y mucho trabajo, estoy muy feliz y orgulloso del trabajo visual y del concepto general que le dimos visualmente y artísticamente a todo esto.

¿Ya tienes armado los planes inmediatos de la banda, festivales, rolas nuevas, algo antes del 2018?

Todo este año es sacar el Tabvla Rasa, sacar los 8 capítulos, se va hacer video de todas las canciones, la historia no sólo es en la música sino también visualmente y los videos son algo muy importante para nosotros. Esperamos cerrar con un show más grande, este año esperamos mostrar la propuesta, que nos conozcan más, que hayas más público que le guste esto, hemos notado que a mucha gente le ha gustado, hemos notado un crecimiento, pero sabemos que esto es de aguante y no podemos apresurarlo, ahorita va a ser estar tocando en todos lados, buscar tocar en universidades en lugares públicos para que la gente nos conozca y se vaya acercando a nosotros. Esperamos el próximo año ya estar hablando de festivales y de algo más sustentable para nosotros.

 

Todo lo que necesitas saber y más información de BRING THE KINGS:

Bring the Kings en Internet: http://bringthekings.com/

Bring the Kings en Facebook: https://www.facebook.com/BringTheKings/

Bring the Kings en Instagram: @bringthekings

Bring the Kings en YouTube: https://www.youtube.com/channel/UC5mWgGuu-zOg12QCbedUy0g

 

Previous post

Abigail, Black Metal Yakuza en Bogotá

Next post

Relatos oficiales y no oficiales del VL 17, día dos

Colaboradores

Colaboradores

Grupo de colaboradores colombianos, méxicanos y argentinos de EL CLUB DEL ROCK.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *