Síguenos para más rock

Crónicas

Ratos De Porao en Buenos Aires

Publicado

on

DSC 1046 e1465311073388

En el marco de una gira que tuvo ocho conciertos en el país, Ratos de Porão se presentó en Buenos Aires una vez más para celebrar los 25 años de Anarkophobia.

Ph: Flor Conde

Ph: Flor Conde

Este show en particular se dio en el marco del Rotten City XL. Segunda edición para un festival, que, en su primera muestra, tuvo a reconocidos exponentes del metal nacional e internacional como Avernal y Extreme Noise Terror entre otros.

Días atrás tuvimos la oportunidad de entrevistar a Juninho, bajista de la banda, y pudimos entonces, darnos una idea de lo que sería la presentación que tuvo lugar en el Roxy de Palermo.

Entradas agotadas y aplausos de pie una vez más para Noiseground y Originsprod que nos tienen acostumbrados a shows de estas características. ¡Demoledor por donde se lo mire!

Las puertas de Niceto Vega 5542 se abrieron poco después de las 18 horas para que las bandas invitadas pudieran salir a escena tal como los organizadores comentaban en las redes sociales. Las mismas fueron Altar, Undermine, Bandera de Niebla y los oriundos de Montevideo, Motosierra.

Respetando los horarios estipulados, solo unos minutos habían pasado de las 21 para que el telón se abriera por última vez y la leyenda del hardcore-punk sudamericano se dejara ver sobre las tablas.

Las visuales que hacían las veces de escenografía mostraban la icónica portada del álbum de 1991. A juzgar por la energía con que suenan esos temas en vivo, no parece siquiera haber pasado un día desde entonces. “Contando os Mortos” fue la encargada de dar comienzo al repertorio que celebraría la placa que comenzaba de igual manera. ¿Cuántos temas sonaron con motivo de “las bodas de plata”? ¡TODOS!

Intercalados por clásicos de todas sus épocas, incluso dando pie a su más reciente material editado, interpretaron Anarkophobia de punta a punta. Si bien el pogo y el mosh no cesaron un segundo literalmente, las canciones con mayor respuesta fueron: “Sofrer”, “Mad Society”, “Igreja Universal” y el cover de Ramones, “Commando”.

Ph: Flor Conde

Ph: Flor Conde

Nota aparte sobre “Igreja Universal”: Jão recitó “en nombre del padre…” como si se tratara de un cura en medio de un canto eclesiástico mientras que Gordo abrió sus manos, inclinó su cabeza hacia atrás y proclamó entre otras cosas “Jesús, por favor, dame sexo”.

Este último, como es usual, interactuó constantemente con el público, por momentos incluso con una tonada bien porteña. Tal como sucedió en su última presentación

en Uniclub volvió a señalar que están viejos y hasta llegó a decir que se olvida de sus propias letras. João, desde acá no te creemos nada... Más de 30 años de historia y siguen partiendo el cráneo de quien se ponga frente a ustedes.

Lógicamente se trata de una broma cómplice con sus seguidores que abarcan un rango etario que va desde adolescentes a los más veteranos de la movida. Los temas que quizás no se esperaban y tuvieron su merecido lugar fueron “Crocodila” de “Carniceria Tropical” y “Conflito Violento” de  “Seculo Sinistro”.DSC_1217

El show promedió la hora y media y añadieron a su repertorio los infaltables “Aids, Pop, Repressão” y “Beber Até Morrer” de Brasil, así como “Morrer” y “Crucificados pelo sistema” del álbum que lleva su nombre.

Este cuarteto brasilero que ya no tiene que rendir explicación alguna sigue dando que hablar y tuvimos la suerte de afirmar que 25 años no son nada.

¡Los esperamos una vez más!

Crónica por: Marcos Lowi

Ph: Florencia Conde  Álbum de fotos completo aquí

Entrevista exclusiva con Ratos de Porao

Fotógrafa y escritora argentina. https://www.facebook.com/produccionesflorconde https://www.facebook.com/Florcondefotografia

DIO bendice tus comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte - Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo... pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading