Síguenos

CRÓNICAS

Hell And Heaven 2018 Vol. I: El día que supimos que a Tlaloc le prende el Metal

Publicado

el

Nota: Antes de que comiences a leer nuestra reseña y rememorar uno de los fines de semana más intensos en lo que va del año, debemos aclararte que este relato dividido en dos partes será contado por distintas voces, diferentes puntos de vista de miembros del staff de El Club del Rock México que nos dimos a la titánica tarea de registrar cada momento del festival mexicano de Metal, si se nos pasó algo, eres libre de compartirlo con nosotros. ¡Gracias!

Súpeg Malou

Viernes 4 de mayo, un día con grises nubarrones en el horizonte, un augurio de que la locura estaba a punto de desatarse. A primeras horas de la tarde, una moderada marea de playeras negras comenzó a inundar las puertas de acceso al Autódromo Hermanos Rodríguez donde se realizaría la tercer edición del Corona Hell and Heaven en la Ciudad de México.

Esto cambiaría con el paso de las horas, la intensa vida godín de los metaleros no puede dejarse del lado completamente, si fuera así ¿cómo podríamos costear esas entradas?

El público presente en los shows de las primeras bandas estaba compuesto por ninis, ruckanroles o metaleros de la vieja escuela, así como el que pidió vacaciones y algunos estudiantes. Pero el espíritu y culto a los dioses del Metal ya estaba a todo lo que daba.

Los tapatíos de Pressive fueron los encargados de abrir las hostilidades en el Heaven Stage, mientras que al mismo tiempo, sus paisanos de Thantra hacían lo propio en el True Metal Stage; oficialmente los riffs eran desatados en el festival por bandas mexicanas de alto calibre.

Thantra.
Foto: Raquel Coss

La intensidad se podía cortar en el aire, por eso los poblanos de Beta comenzaron a tirar el entarimado del Alternative Stage seguidos por los nayaritas de Sierra León.

A esas horas los Godínez metaleros ya abandonaban sus oficinas, mientras que otros posiblemente desanudaran sus corbatas saliendo del metro, no es que los hayamos visto.

Tim Drake

La riffisa loca desató su estruendo 10 minutos después de las tres de la tarde, los Cardiel con su poderío demostraron ser una banda que sigue sin ser valorada en un sector en el que debería de merecer más atención tanto de medios especializados como del público conocedor.

Cardiel.
Foto: Raquel Coss

Pero basta, era momento de escuchar algo de “Rock de Hombres” como dicen por ahí. El Stoner Doom de los regios de Maligno despertó a los que llegaron todavía con flojera -ya era la hora de llegada de los godínez-; la banda demostró con sus potentes riffs porqué su nombre se apodera  cada vez más de un lugar dentro y fuera  de la escena musical del país; breve, pero excelente actuación. 

Es momento de correr, De La Tierra y su dream team comandados por Alex -Baterista de Maná, sí el grupo que estás pensando-, y su soberbia técnica en la batería dieron un show más que aceptable a su ya creciente legión de fans. No tiene mucho desde que se presentaron en el SALA Corona, con un show benéfico tras los sismos de septiembre pasado en la capital mexicana, donde fuimos testigos de su calidad musical y cuando prometieron que estarían presentes en el Hell And Heaven…

De la Tierra.
Foto: Raquel Coss

Súpeg Malou

Mientras muchos recordaban sus días de secundaria en la presentación de Qbo en el Hell Stage, otros ya estaban quedándose afónicos en el Heaven Stage tras el bloque del trío de hermanas de The Warning y Ágora; banda que se ha vuelto imprescindible en este tipo de eventos en la República Mexicana.

The Warning.
Foto: Raquel Coss

Por otro lado, en el True Metal Stage; los ya experimentados tapatíos de Nightbreed hicieron la mancuerna perfecta con los flamantes ganadores del Wacken Open Air Metal Battle 2017, Jet Jaguar, un par de shows que si se perdieron, andaban muy de hueva o seguían batallando en la oficina.

Jet Jaguar.
Foto: Raquel Coss

Directos desde Colombia,Vein  con su Death Metal hizo lo propio en el True Metal Stage. Al mismo tiempo Gruesome reventaba tímpanos en el Alternative Stage, mientras un aire húmedo comenzaba a recorrer las inmediaciones del Autódromo.

Al mismo tiempo que uno de los platillos principales del día, el trío de alemanes barbones de Kadavar estaba ya sobre la tarima del Heaven Stage…

Tim Drake

Y llegó el turno de Kadavar, superando las expectativas de muchos que aún no los ubicaban y dando cátedra de virtuosismo para sus fans que orgullosos presumían sus playeras psicodélicas. 

Kadavar.
Foto: Raquel Coss

El trío alemán demostró porqué es una de las bandas más reconocidas alrededor del mundo, gracias a ese sonido único que poseen; hoy en día no se trata de si es Stoner, Psychblues, Psicodelia, Rock o lo que sea, estamos hablando de absoluta calidad musical.

¿Cuántos de ustedes fueron a ver a KADAVAR en el #HeavenStage? Aquí hay un pequeño recordatorio de cómo abrió el trío de alemanes barbones... #ConciertosMéxico #CoronaHellandHeaven #CHH18

Publiée par El Club del Rock sur Mardi 8 mai 2018

Mientras se retiraban, las primeras gotas de la tormenta comenzaron a caer sobre la multitud…

Whatafack

Tres rolas son, comúnmente, el tiempo del que disponemos los fotógrafos para capturar a  una banda. En el Hell and Heaven no fue la excepción. Durante este proceso somos acompañados por el personal de seguridad del festival, una vez terminados los tres temas regresamos a la zona de prensa.

Testament.
Foto: Raquel Coss

Este protocolo transcurrió bien durante los primeros grupos. Al mismo tiempo que la tarde comenzaba a caer, una nube negra que envolvía al Autódromo dejó caer las primeras gotas de lluvia, mientras Testament ya deleitaba a toda una congregación en el True Metal Stage. Era hora de tomar medidas, si es que quería fotografiar a las bandas restantes.

Por el tiempo que tomaba regresar al Hell Stage, no hice escala en el área de prensa, bajo una incesante lluvia continué para alcanzar a Refused, que según dicen los rumores, dio uno de los mejores shows del primer día. Una vez concluidos los tres primeros temas, pude volver a prensa, mientras la lluvia se transformaba en tormenta.

Refused.
Foto: Raquel Coss

En la carpa, algunos compañeros ya se habían colocado sus sudaderas, capas de plástico, impermeables y protectores de cámaras, era hora de entrar en personaje y hacer lo propio, mientras se recargaba un poco la pila del equipo. 

Con la torrencial lluvia de fondo, mi dilema era capturar a The Darkness, Moonspell o a Dead Cross, tocaron prácticamente al mismo tiempo. ¿Qué banda hubieran elegido? Era hora de tomar una decisión, la fila de fotógrafos que iba para Moonspell ya iba hacia allá y la sesión de The Darkness ya había comenzado.

Mientras, los asistentes corrían a refugiarse, algunos se colocaron sus impermeables, otros prefirieron solo quitarse la playera, la lluvia era inevitable.

Yo ya estaba lista para salir junto con la comitiva de fotógrafos hacia el Heaven Stage y capturar a Mike Patton y Dave Lombardo al frente de Dead Cross.

Durante el trayecto, algunos metaleros se las arreglaron debajo de mesas, plásticos y todo lo que encontraron, compartieron impermeables mientras otros disfrutaban del festival desde zonas techadas. Algunos más se entretenían con los charcos.

Llegamos con Dead Cross, la poca iluminación sobre los músicos me obligó a hacer un cambio de lente a otro con mayor apertura, sin embargo la lluvia podría mojar parte del equipo mientras que el tiempo avanzaba.

Dudé y finalmente seguí trabajando con mi lente 55-200, y así seguí con Mastodon y Bad Religión. A los fans en barricada parecía no afectarles el agua, su entrega era total…

Bad Religion.
Foto: Raquel Coss

Súpeg Malou

Mientras la tormenta no discriminaba y por momentos jugaba con nosotros mientras aminoraba, se dieron todo tipo de escenas peculiares en las entrañas del Hell and Heaven. Desde los que trataban de no mojarse más dentro de los baños portátiles, retando a los truenos debajo de los árboles o aprovechando la confusión para armar una orgía dos a dos dentro del baño.

Una nutrida multitud ya se había congregado frente al Hell Stage al momento que Dead Cross daba fin a una brutal presentación. Mientras el soundcheck continuaba, parte del staff tenía que barrer enormes charcos de la tarima del escenario.  

Cinco minutos, fue lo que la lluvia paró. Al ritmo que Troy Sanders, Brent Hinds, Bill Kelliher y Brann Dailor desataron la furia en su cuarta visita a nuestro país.

Mastodon.
Foto: Raquel Coss

La bienvenida al desierto del Emperor of Sand se dio al compás de Sultan’s Curse, seguida de la psicodelia de Divinations, lo que provocó que Tlaloc volviera a headbanguear con fuerza y la tormenta volviera, con más intensidad.

En un arrebato de euforia, en el que el brillo de los reflectores y estrobos se intensificaba aún más con las enormes gotas de lluvia y los relámpagos detrás del cuarteto de Atlanta. Los pesadísimos riffs de Sludge y Metal Progresivo perforaron hasta el fondo de la mente de muchos, a grado tal que a algunos los transportó a un estado primitivo.

Mientras retumbaba Black Tongue y Colony of Birchmen un grupo de posers al lado de su servibar comenzó a chocar entre ellos y a los pobres que se encontraban cerca, que seguramente resintieron más los impactos por el entumecimiento por horas debajo la tormenta. Pero el karma es ley, y durante los empujones, uno de estos loquillos terminó con el hombro dislocado.

Mientras, Mastodon hacía de su presentación una auténtica montaña rusa, con tracks que terminaban en saltos y pequeños mosh pits, así como otros que alteraban los sentidos de los presentes junto a los zombies, esqueletos y serpientes que aparecían en los visuales.

Mastodon.
Foto: Raquel Coss

Mención honorífica para Brent Hinds, quien contrario a su última visita en el Vive Latino hace un par de años,  cuando él no se escuchaba en los amplificadores y puso de mal humor a todos. Esta vez se mostró completamente entregado a la música y al público. Giraba, caminaba por toda la tarima y hacía sus locuras que lo hacen único. Aunque volvió a patear los amplificadores, pero de gusto.

Megalodon, Andromeda, Mother Puncher y Blood and Thunder sellaron una de las mejores presentaciones del Hell and Heaven, a manos de una de las bandas con mayor potencial, según críticos especializados.

En medio de una tormenta, iluminada con relámpagos y truenos que intentaron retumbar más que la música, Mastodon interpretaba Mother Puncher, directo desde su álbum #Remission, ¿quiénes de ustedes headbanguearon en este épico momento? #ConciertosMéxico #CoronaHellandHeaven #CHH18

Publiée par El Club del Rock sur Mardi 8 mai 2018

La lluvia no paraba…

Tim Drake

Los más nostálgicos o conocedores no podían permitirse dejar de disfrutar a una de las pocas bandas legendarias que siguen de pie, Deep Purple.

Así, como la inclemente lluvia, el proverbial grupo arrancó con Highway Star con la penetrante voz de Ian Gillan, la explosiva batería de Ian Paice, las alucinantes guitarras de Steve Morse, el bajo de Roger Glover y el hipnótico teclado de Don Airey.

Deep Purple.
Foto: Raquel Coss

De lejos, el escenario parecía una pintura viva, una construcción plástica de grandes dimensiones que solo puede tener sentido cuando monstruos de ese calibre se apoderan en ese preciso tiempo y espacio.

Los conocedores disfrutaron Strange Kind of Woman, Uncommon Man dedicada a Jon Lord; y Perfect Strangers. Pero el clímax, predeciblemente, llegaría con Smoke on the Water.  

El final fue acercándose cada vez más rápido, sin control y siempre con aroma setentero, Black Night sirvió como el final perfecto para una noche más que obscura por las nubes aún ensombrecidas con más lluvia derramándose sobre el Autódromo.  

Quien no coreó este clásico de Deep Purple completamente entumido por tanta lluvia, ¡no vivió el Hell And Heaven Fest! #ConciertosMéxico #CoronaHellandHeaven #CHH18

Publiée par El Club del Rock sur Mardi 8 mai 2018

Pero el aquelarre no terminaba ahí. Scorpions, una banda odiada, valorada, atacada, adorada, que al parecer muchos quieren desaparecer y otros tratar como dioses, sería la encargada de cerrar el primer día de de hostilidades.  

Con un imponente setlist de 16 canciones, incluido el encore, repasando todo su material discográfico y el morbo de traer al bataco de Motörhead, el grupo dio muestras de la gran convocatoria que tiene en tierras azteca con canciones coreadas y sus power ballads que sacaron  una lágrima a más de uno; fueron prueba de ello. 

Scorpions. Foto: Raquel Coss

El desfile de clásicos estuvo compuesto por canciones como Coast to Coast, The Zoo, la infaltable Wind of Change; Still Loving You y el cierre con Rock You Like a Hurricane, fueron suficientes para los que soportaron la tormenta hasta el final.

El momento clave de la presentación fue con Overkill y el ultra plus con un solo de Batería  del buen Mikkey Dee, rindiendo tributo a Lemmy Kilmister. 

Scorpions.
Foto: Raquel Coss

Eso fue el día viernes de un festival con una tormenta que seguramente ahuyentó a muchos, que puso a prueba a esos que se dicen muy rudos y querían un evento de primer mundo con circunstancias extremas. Eso fue el primer día del Hell and Heaven con una gran cantidad de bandas de calidad, nacionales y extranjeras…

Súpeg Malou

Completamente entumidos tras siete horas de lluvia, el camino hacia la salida del Autódromo Hermanos Rodríguez fue rápido o eterno para muchos, dependía de cuánto ansiabas salir para echar los tragos coquetos, quitarte la ropa empapada y pesada o simplemente ir a tu cama.

Mención honorífica para nuestra fotógrafa, que ante las condiciones climáticas adversas, no escatimó en esfuerzos y se mantuvo fiel al Merol y la fotografía, no se hagan de la vista gorda y pasen a ver su galería aquí, acá, allá, en  este y por acá.

Llovió en toda la ciudad, en ciertos puntos de esta granizó, pero no en el inicio del Hell and Heaven, en su tercer edición en la capital mexicana, día que será recordado como el momento en el que nos dimos cuenta de que, a Tlaloc también le prende el Metal y la distorsión…

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

CRÓNICAS

Philip Anselmo & The Illegals y su vulgar demostración de poder

Publicado

el

Algunos supuestamente llegaron desde la madrugada, el show aún no comenzaba y sus rostros ya reflejaban cansancio; otros se veían desesperados mientras las filas de acceso avanzaban poco a poco, al mismo tiempo que los que llegaban a la revisión, dejaban cualquier alimento o bebida -en su mayoría cervezas-, en un pequeño bote de basura; pero el objetivo de todos era el mismo, hacer vibrar el Circo Volador desde sus entrañas al ritmo devastador de Philip H. Anselmo & The Illegals y su A Vulgar Display of Pantera.

La parte baja del recinto estaba abarrotada, mientras las gradas en la parte superior poco a poco daban la bienvenida a los fans que no dejaban de accesar al lugar, de hecho, se rumora que el portazo estuvo a punto de hacerse presente en el venue ubicado en las inmediaciones de la estación La Viga del metro de la Ciudad de México.

El intenso calor fue el invitado imprevisto de la velada, que sin duda fue factor en contra de quienes guardaban celosamente su lugar hasta el frente de la reja, sí, esos que según llegaron de madrugada. Su servibar culpó de esta situación al calentamiento global, aunque también pudo haber sido la resaca por la intensa noche de viernes, who knows?

Directo desde Tampico…

Los ánimos estaban al borde, pero oficialmente, la locura fue desatada en punto de las 20:30 horas. Ivan, Dave, Chopper y Paco, mejor conocidos como Evil Entourage, fueron los encargados de abrir con las hostilidades con su Death Metal tamaulipeco.

Evil Entourage por Raquel Coss

Evil Entourage por Raquel Coss

Siempre es difícil ser el primero al entrar al ruedo en lo que a este tipo de shows se trata. El público suele verse desesperado y suele apabullar al telonero. Pero este no fue el caso para los Evil Entourage.

Con un devastador sonido, comandado por los desgarradores guturales y agudos de Paco, los tampiqueños dieron un show en el que 30 minutos fue poco, o por lo menos eso se notó mientras los asistentes no paraban de headbangear y aplaudir al final de cada track.

Evil Entourage es muestra de que en México hay calidad y diversidad en géneros, sólo falta apoyarlos, dicen por ahí…

La vulgar demostración de poder…

El staff corría, desarmaba, jalaba cables, mientras los Illegals, Stephen Taylor, Mike DeLeon, Derek Engemann y Joey Gonzalez dieron los toques finales para el show que, dos semanas antes, ya había vendido todas sus entradas, según las fuentes de su servibar, mientras esto sucedía, no faltó el típico personaje que apuraba a todos con el: “¡cámara que me cierran el metro!”.

21:20 horas,  faltaban 10 minutos y los fotógrafos pasaron a buscar el mejor lugar dentro del pit, mientras un enardecido público pedía el inicio del evento principal de la noche del 31 de agosto. A lo lejos ya se notaba que no cabía nadie más.

Philip Anselmo & The Illegals

Los Illegals retornaron al escenario y comenzó a resonar Utopian, quienes se notaban contagiados por la adrenalina impregnada en el aire, la cual estalló de manera definitiva, cuando Philip Hansen Anselmo, entró lentamente a escena, mientras los gritos ahogaron el ritmo de la canción.

Philip Anselmo & The Illegals

Antes de entrar de lleno en la temática de su presentación, Little Fucking Héroes y Choosing Mental Illnes sirvieron de preámbulo antes de la vulgar demostración de poder. Anselmo, obviamente resaltó la energía del momento y, como debía de ser, reconoció al público mexicano como uno de los mejores en el mundo.

Recordando los 90…

Al compás de Hellbound, Anselmo y sus Illegals nos transportaron a una década esencial para el Metal y su historia, una época en la que Pantera era uno de esos grupos que marcaba la pauta de aquellos días. Mouth of War, Becoming y Yesterday Don’t Mean Shit, continuaron con la celebración y aumentando la temperatura de las entrañas del Circo Volador.

Uno de los momentos épicos de la noche, fue cuando un afortunado fan from hell, que cargaba una cartulina, fue visto por Anselmo para luego ser llevado hasta el escenario y juntos, compartieron las letras de I’m Broken. 

Philip Anselmo & The Illegals

Tal vez esté de más escribirlo, pero el público estaba totalmente entregado al ex Pantera, a quien le regalaron una bandera mexicana y un afiche del logo de la banda, pero con lo que parecía un sombrero y un sarape. Ambos fueron colocados por el vocalista sobre el bombo de la batería y uno de los amplificadores, respectivamente.

El clímax continuó con las muy esperadas, Walk, que avivó el moshpit y el crowd surfing en la parte baja del lugar, seguida por This Love, que ameritó la grabación obligada de muchos. Aunque el momento relativo de calma no duró mucho, ya que con Fucking Hostile, todo se volvió a estremecer.

Directo a la quijada…

I can feel you mother fuckers!”, dijo un Philip que, a pesar de sus más de 50 años de edad, aún conserva ese imponente porte que lo ha llevado a ser catalogado como una leyenda viviente de la escena. Domination y Hollow llevaron a todos a un estrepitoso cierre, aunque las luces aún no se encendían.

Philip Anselmo & The Illegals

Philip Anselmo & The Illegals

Ante los gritos de una más, Anselmo y los Illegals regresaron para el último headbangeo de la noche, luego de que el frontman diera al público una tonada que dio paso a A New Level, para finalmente, despedirse de un Circo Volador que sin duda, vivió una de las noches más salvajes de este 2019.

Sí estimado lector de El Club del Rock, así como muchos se preguntaron, ¿y Cowboys From Hell?, no, no formó parte del setlist, algo que enfadó a algunos asistentes, pero la verdad es que no hizo falta.

Philip Anselmo & The Illegals

Al final, hubo algunos cuantos que cargaban un par de souvenirs buscando la firma del originario de Louisiana, pero según la gente del lugar, Anselmo abandonó inmediatamente las instalaciones, según su gira, tenía una cita agendada con la ciudad de Monterrey

Para revivir aún más el show o ver qué tan intenso fue, no olvides darte una vuelta por nuestra galería, autoría de Rachel Nitro…

Continue Reading

CRÓNICAS

Domination da golpe de autoridad en festivales metaleros con leyendas y nostalgia

Publicado

el

Para EL CLUB DEL ROCK – TIM DRAKE

El viernes más esperado de la fanaticada metalera llegó... ese viernes que tenía cara de domingo o sábado, pero para nada parecía viernes, salvo por el infernal tráfico.

Mientras un alto porcentaje de "chaviza" estaban consternados por la visita de otra banda popera a unos metros en el Palacio de los Deportes, con sus outfits que parecían ser pirateados de los Steleers de la NFL; los metaleros, rockeros, trues, posers y demás invadieron la CDMX con sus atuendos negros, obscuros y playeras de bandas emblemáticas, aunque en esta ocasión a diferencia de otros festivales, destacaba la invasión y la mayoría de una horda de seguidores en específico, la llamada: Kiss Army.

Los comentarios como invariablemente sucede fueron variados, desde los observadores que dijeron que el setlist fue igual y que solo cambiaron dos rolas y el orden de cada canción y que hasta te dicen el número de cohetes y pirotecnia que usa Kiss, hasta los que dicen simplemente que es lo mismo, que no hubo nada diferente, así, a secas y comprensible, los que se desviven en elogios, bien o mal fundamentados, pero lo hacen.

La banda de las caras maquilladas y trajes estrafalarios se adueñaron del Autódromo desde que pusieron su inmensa lona. Ni si quiera tenían que salir al escenario, ya lo dominaban desde los camerinos. No importó ver que un show tan perfectamente bien armado en el plano visual tuviera sus fallas, ya que no se pudo ver volar sobre el público (con cámaras y celulares listos para tomar la foto) al señor Stanley.

Muchos lo vimos y lo aceptamos en ese momento, uno de los mayores estandartes del Rock ha envejecido y agradecemos que aun pudimos disfrutarlos. Ya no hacen conciertos con la vitalidad de antes, pero los hacen con la misma pasión y entrega, eso sin duda. No por eso dejan de satisfacer a sus fans, los viejos que se toman respiros entre canciones y se sientan entre la multitud por que las piernas ya no dan para tanto en un festival; o los pequeños fans, que da orgullo y esperanza verlos maquillados, gritando, rockeando y ser captados por las cámaras con sus escasos 10 o quizá 8 años de edad.

Como dicen los especialistas: tocaron "las de siempre"; pero seguramente habría más quejas si no hubieran tocado alguna de esas, de las de siempre.

Un escenario repleto de luces, visuales, videos vintage y el outfit nada austero destacaron a la par de "los Kiss", como muchos los llaman. Al final, en general, valió la pena haber estado ahí, ¿cuantos ya no vimos una vez más a Lemmy, a Cornell, ¿cuantos hubiéramos querido ver un show más de Vinnie Paul?.

Kiss, tómenlo con calma, con dolor, con esperanza, con felicidad, como quieran verlo, pero esos tipos vinieron a despedirse de su Mexican Army.

Kiss por Raquel Coss

Alice Cooper fue el encargado de tomar el papel de ícono para el día sábado. Una leyenda que garantizaba taquilla para los organizadores y una leyenda que se sabía sería bien recibida por la fanaticada mexicana. Y es que la teatralidad del señor Cooper redondea y va de la mano perfectamente con la calidad musical. Una fórmula que ya es bastante atractiva, para que pudieran existir hoy los Marilyn Mansons y los Slipknots del mundo.

Con la asistencia casi a tope, los presentes gozaron, se sorprendían y cantaban mientras veíamos siluetas femeninas bailar sensualmente con los ritmos de un Alice Cooper empoderado en el Autódromo. Una guitarrista que robó la mirada de varios y un Alice Cooper agresivo y poderoso, incitaron a los asistentes del Domination a desorbitarse en su propio eje.

Fiel a su costumbre el creador de “Feed My Frankenstein” y “Schools Out” mostró provocación, solidez, devoción y actitud total que lo ha caracterizado desde los gloriosos setentas con su Shock Rock.

Alice Cooper por Raquel Coss

Pero los que, increíblemente, no tuvieron uno de los escenarios principales y terminaron robándose los mejores comentarios del Domination, sin duda, fueron los estadounidenses de Lamb of God. De forma brutal, las luces del foro se apoderaron del llamado Headbanger´s Stage, la ovación del respetable enardeció como no se vio en otro escenario y los integrantes de Lamb of God no titubearon en ser recíprocos con la energía que ya emanaba en ese lugar.

El estilo de Randy Blythe y su estampa inigualable figuró como tanto nos tiene acostumbrados, avivando la guerra en el campo de batalla entre los amontonados asistentes liberando el bochorno y acaloramiento que ahí se sentía por momentos sin importar la hora ya nocturna que marcaba el reloj.

A decir de diversos comentarios que transitaron durante y después del show, lo mejor del Domination fue cortesía de Lamb of God...

Lamb of God por Raquel Coss

Para los que gustan del Hard Rock se tuvo el gusto de ver a Slash con Myles Kennedy and the Conspirators, un show en el que no se sabía quién se comía a quién, si el guitarrista de Guns N' Roses a la otra gran banda o la gran banda de Myles opacaba a un Slash que muchos acérrimos fans del guitarrista describieron como una actuación decepcionante, sin embargo pudieron llevarse “Nightrain” a casa para el consuelo nostálgico.

Slash por Raquel Coss

Limp Bizkit se convirtió en el show de karaoke más grande del mundo. Al menos en esa noche y en México. A demás de sacudir la nostalgia noventera de sus clásicos hits, se dieron tiempo de coverear a Green Day y hasta a Nirvana, desatando la locura de varios seguidores de la guardia noventera, aunque cabe mencionar que muchos de los nuevos asistentes no sabían de que se trataba en ese momento esa vorágine de nostalgia por un tipo que rapeaba y hasta se daba el lujo de subir a sus más grandes fans al escenario a aventarse el "palomazo".

Otro show digno de mencionarse fue el ofrecido por Trivium, la banda reventó el lugar con su sonido, tema tras tema ofrecían todo de sí para brindar lo mejor de su repertorio. El público, impaciente, al verlos salir, no dudó en acercarse lo más posible al escenario para zarandearse y observar de cerca a esta gran banda.

Trivium por Raquel Coss

Su set estuvo compuesto por los mejores temas, pero se extrañaron otros; lo cual ayudó a que los presentes salieran extasiados y listos para ir a verse a Ratt, la banda que pocos se atreven a reclamarles algo en estos tiempos y que desató uno de los caos más bellos del Domination, mezclando una sobrada actitud impecable con el poderoso setlist que tenían preparado para el festival, destacando "Im Insane" y "Round and Round".

Ratt por Raquel Coss

La cruzada de las bandas por robarse la atención de la multitud y la gente sufriendo por dividirse en todos los escenarios se dio entre las 7:00 y las 9:00 de la noche del sábado, en algo que fue bestial. Apocalyptica por un lado con su sonido único y oficioso, pero no por eso cualquier cosa. Satyricon y su magistral teatralidad con grandes dotes destrozaron musicalmente uno de los escenarios más "pequeños" del festival.

Apocalyptica por Raquel Coss

Los Dead Kennedys hicieron bailar y sacar al Punk Anarquista de decenas que se dejaron llevar por rolas como "Buzzbomb", "Police Truck" y hasta con el cover a Elvis Presley, "Viva las Vegas".

Dead Kennedys por Raquel Coss

Para los matemáticos armoniosos y virtuosos que disfrutan las mil notas por segundo tuvieron su momento con los Dream Theater, los cuales no defraudaron a sus fieles admiradores, que sin importar la alineación, saben que en esta banda hay calidad de sobra perpetuamente.

Dream Theater por Raquel Coss

Vince Neil, su corpulencia y su ya limitada voz también se apegaron al guión de leyendas y sabían que con el nombre tendrían a varios coreando cada una de sus canciones icónicas. Él lo disfrutó como frontman y su público lo disfrutó como ídolo.

Vince Neil por Raquel Coss

Las destacadas actuaciones de Parkway Drive, Vreid y Halestorm en viernes quizá no se vieron reflejada en frenesí, entendiendo que no fue el día con más gente y quizá muchos aun iban en el tráfico o seguían en el trabajo. El sábado cabe destacar los shows de Thrice y Alestorm; las dos bandas gozan de un nutrido grupo de fans que pareciera no existían en el país, pero que sin duda los honra y los admira de forma asombrosa, coreando cada una de sus canciones y portando afiches de estas agrupaciones.

Parkway Drive por Raquel Coss

Vreid por Raquel Coss

Alestorm por Raquel Coss

Thrice por Raquel Coss

Hablando de las bandas nacionales, mención honorifica para Here Comes the Kraken que siguen manifestando porque son una banda que destaca a nivel internacional y por qué ya son dignos de cerrar un escenario en festivales de estas dimensiones.

Black Overdrive se lució con nuevas rolas, las que sonaron con ese Stoner único y despiadado que tiene la banda, dejando a sus seguidores con la ansiedad de ya poder escuchar el nuevo material, ese del que tanto se ha esperado y del que ya se sabe esta próximo a salir.

Black Overdrive por Raquel Coss

Los de Koltdown dejaron grato sabor de boca a muchos que no los conocían, además de ser los encargados de dar el banderazo para arrancar el festival, fue grato ver que la gente les reconoció el talento que trae esta agrupación, que si bien son muy buenos en su estilo, se sigue esperando den ese pasito y salto definitivo para consagrase entre las bandas nacionales y dejar de ser esa promesa que muchos saben ya tiene rato esperando entre las sombras.

Koltdown por Raquel Coss

Las quejas, lo malo, y las cuestiones relativas y de gustos de todos los festivales, siempre se dejarán escuchar antes, durante y después del evento, no hay festival perfecto; no cabe duda que Ocesa ya se sabe de todas, todas y es poco lo que le puede fallar.

Para ser un "primer" festival pensamos que salió bien librado, que se cumplieron las expectativas y que muchos salieron satisfechos, se dieron los tiempos y se combinó con un clima que ayudó a tener a la gente feliz y sin contratiempos para poder disfrutar a gusto de sus bandas y del festival en general con sus experiencias alternas a lo musical.

Kiss por Raquel Coss

Domination fue el arranque, veremos la respuesta de las otras promotoras en lo que resta del año.

Continue Reading

+ NOTICIAS

Noticiashace 3 días

Metallica y el rapero Kanye West, escucha esta pieza creada por William Maranci

Mientras James está en rehabilitación recuperándose de su recaída en adicciones que creímos había superado, internet sigue trayéndonos cosas inimaginables....

Noticiashace 4 días

Los integrantes de Iron Maiden serán reconocidos este viernes en el congreso de Argentina

Cuando llevas toda una vida haciendo buena música y siendo una buena influencia para la juventud, mereces reconocimiento. Iron Maiden...

Noticiashace 6 días

Muere fundador de Lynyrd Skynyrd, Larry Junstrom el "Big Man"

El paso del tiempo no perdona, y todos tenemos claro que somos la generación que verá morir a las leyendas...

Noticiashace 1 semana

Los Simpson's recrearán la presentación de Queen en Live Aid. Sí, Homero será Freddie Mercury

Lo hicieron de nuevo. ¿Acaso no son geniales? Una banda legendaria, una presentación legendaria, y un personaje legendario se suman...

Noticiashace 1 semana

Slash, Ozzy Osbourne y Lemmy Kilmister juntos en una película Anti-bullying

Leyendas del rock y metal en una película/documental que apoyan una buena causa, el movimiento anti-bullying. #NoJoke se titula la...

Noticiashace 1 semana

El percusionista Chris Fehn espera volver pronto a Slipknot a pedido de sus fans

¿Arrepentimiento? Recordemos que el percusionista fue despedido de la banda luego de acusar a Slipknot, para ser más exactos a...

Noticiashace 1 semana

Soda Stereo anuncia gira Latinoamericana junto a Chris Martin de Coldplay, Juanes y más artistas

Ya pasó el temblor y es momento que Soda Stereo vuelva a los escenarios, al menos una parte de la...

CONCIERTOShace 1 semana

Suicide Silence y Revocation en la Ciudad de México

El Latin America Tour 2019 de Suicide Silence llegará a la Ciudad de México el próximo 14 de Noviembre al...

Lo más visto

X