Síguenos para más rock

Críticas y opinión

¿Por qué quieren verse como ‘rockeros’? ¿Ser o parecer?

Publicado

on

balvinmetallica

No sé cuándo, no sé dónde, no sé cómo pero atendí esa pregunta e instintivamente me llamé a la reflexión ¿Qué es vestir como un rockero? ¿Cómo luce un rockero? ¿Cómo reconoces a un rockero? ¡Oh, qué buen tema para blasfemar! –me dije interiormente-. Así que aquí vamos.

Antes que nada, quiero dejar en claro que este artículo no está escrito con un fin serio. Es una especie de recreo literario que me permito esporádicamente, una sana costumbre que me ayuda a sobrellevar la frustración que siento al ver gente que comenta, opina y hasta debate sobre artículos que ni se han dignado en leer, ¡Increíble! Es de esos textos que se me dan por escribir cuando me quedo sin wifi, no tienen un norte definido y terminan cuando menos te lo esperas. Puedes retirarte inmediatamente si lo que buscabas era un cúmulo de pensamientos reflexivos que te develen misterios de la vida jamás explicados; retírate, en serio. No hay drama, todo bien, voy a seguir escribiendo para ti. Ya en los próximos días redactaré conceptos que cumplan los principios básicos del buen periodista, como casi siempre intento.

vivaldi

“No pensé que tocabas bien, es que como no te veías rockero…”

Calculo haber tenido 19 años cuando entendí que para cierto tipo de gente es más importante el cómo luces antes de cómo tocas. Un atropello a la razón que solo es comparable a la superioridad moral que algunos ‘rockeros’ sienten por sobre cualquier persona que no escucha rock.

Por recomendación de un baterista, iba a formar parte de una banda para concursar en una competencia de su universidad. El premio era una cantidad razonable de dinero y tocar de fondo en el aniversario de la casa de estudio. Previa coordinación, había llegado el momento de conocerlos en la sala de ensayo. Para ponerlos, a ustedes (queridos lectores) en contexto, me gustaba el estilo de Los Auténticos Decadentes y el modo estrafalario de combinar sus colores. Me parecía genial cómo hacían caso omiso al buen vestir y el uso exagerado de colores ‘vivos’. Sentía rebeldía en ese estilo y para mí el rock siempre fue rebelde. Había adaptado esa condición como algo propio y me mantuve así casi un año. El día del ensayo fui vestido con unas zapatillas negras con rojo, un pantalón plomo y un polo celeste de líneas horizontales blancas. Un atentado al buen gusto, pero yo me sentía cómodo así. Todo este estilo contrastaba con el estuche de guitarra eléctrica que colgaba de mi brazo derecho.

decadentes

Entré a la sala de ensayo y pude sentir las miradas inquisidoras. Esos ojos fisgones tratando de encontrarme forma y modo. Saludé educadamente a cada uno de ellos, saqué la guitarra del estuche, conecté mis pedales (rápidamente) y ya me encontraba listo para tocar. Debo aclarar que para ese entonces yo era muy, pero muy bueno con la guitarra. Tenía a Tom Morello en un pedestal y cumplía religiosamente la cantidad de horas diarias que él confesaba haber practicado durante sus años en la universidad (8 a 10 horas diarias). Era obvio que iba a cumplir las expectativas de la banda a la que me habían recomendado; por si eso fuera poco, las canciones (covers) que habían listado eran de fácil ejecución (Nirvana, Radiohead y Cream). Fue así entonces que la apatía y el recelo de los demás integrantes hacia mi persona se desvanecieron al final del ensayo. Habíamos sonado decentemente, yo había tocado impecable y ya estábamos en confianza. Fuimos a tomar una gaseosa (la banda de rock amateur más sana de la historia) y el vocalista me lanzó ese terrible comentario que rompió cualquier intento de amistad y provocó en mí la más grande decepción hacia una persona, a tal nivel que 6 años más tarde sigo recordando la escena. El comentario fue “No pensé que tocabas bien, es que como no te veías rockero…”. Solo atiné a reírme y evitar responderle por temor a que las cosas terminaran mal. Probablemente él esperaba a un guitarrista de melena larga, con tatuajes, de polo y pantalón negro en pleno verano, de botas con punta de acero y demás accesorios. Evité volver a ensayar con esa banda y solo fui al concurso por compromiso. No me despertaba el más mínimo interés el seguir haciendo música con un grupo de personas que creen que el rock pasa por cualquier otro lado y no por la música. Juzgar que el rock es vestir polos negros antisistema, es ignorar que los dueños de las empresas que crean esos polos son multimillonarios que viven del negocio de la rebeldía.

balvinmetallica

Tampoco está mal vestir de negro

Yo visto algunas veces de negro por estética más que por aparentar ser rockero. Creo que son periodos de apariencia que atravesamos sin precisarlas. Todos tenemos gustos culposos, la diferencia es que algunos prefieren callarlas o evitarlas por temor a no “encajar”. Por ejemplo, mi gusto culposo son las camisas hawaianas onda 70, siempre me llamaron la atención. Las tendencias y etiquetas a mí me matan. Este verano en mi país se ha puesto de moda esos shorts para hombres a la mitad del muslo y yo no los entiendo, los veo en todos lados. Pero no por eso voy a hacer un juicio crítico y acusar de raros a los que lo visten. Algunos dicen, “sobre gustos no hay nada escrito” yo me atrevería a decir que están errados; es más, creo que el 90 % de todo lo escrito está hecho en base a gustos. Como este artículo, por ejemplo.

BUENOS GUSTOS O MALOS GUSTOS ¿Quién dictamina eso?

Una persona al otro lado del charco con todo el dinero del mundo te dicta lo que debes y lo que no debes vestir; organiza desfiles para demostrarte cómo debes lucir y de qué te debes disfrazar para cumplir ciertos cánones de belleza que son una muestra clara de la superficialidad y frivolidad del mundo en que vivimos.

Bueno, me fui al carajo con eso último. Me despido.

23172462 142418686484881 3985096620570601032 n

Soy el mejor de los peores músicos... Soy el peor de los mejores publicistas... Ahora solo quiero escribir, sin pecar de sensacionalista.

1 Comment

1 Comment

  1. JUAN

    09/08/2018 at 12:17 pm

    Vaya muy buen articulo y ningún comentario, tal vez la advertencia sirvió y nadie te leyó. Bueno, yo soy de las personas que gusta escuchar Rock y Metal, escucho buena cantidad de bandas que van desde el Rock Clásico hasta el Death y Folk Metal. Y aunque me guste mucho vestir con playeras de mis bandas favoritas, no todos los días ando vestido así. Uno de los peores errores es juzgar a la gente por su forma de vestir. Al final de cuentas, tu forma de vestir no te define. Saludos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias

¿Qué pasaría si ya no hay más conciertos de rock por la pandemia?

Publicado

on

conciertos-vacios

Esta es una noticia/opinión/teoría. Puede que resulte informativo para algunos y alarmante para otros.

Hoy se cumple exactamente 1 mes desde que inició la cuarentena (obligatoria) en el Perú, país donde vivo. Es muy probable que en la mayoría de sus países también estén pasando por lo mismo. Todo sea para evitar la propagación de este terrible coronavirus, covid-19.

Entremos en contexto.

Datos sobre el coronavirus

Al día de hoy se han registrado más de 2 millones de infectados y lamentablemente más de 139 mil muertes en todo el mundo producto de complicaciones asociadas al covid-19 (coronavirus).

Es alarmante – y da miedo, no podemos negarlo – por la facilidad como se transmite este virus. Y teniendo esto presente nos vamos acercando a la respuesta o más bien teorías sobre ¿Qué pasaría si ya no hay más conciertos de rock por la pandemia?.

Los conciertos han sido cancelado por el coronavirus

En casi todos los países donde los gobiernos han ordenado una cuarentena, sea obligatoria o voluntaria, los eventos sociales masivos han sido cancelados y/o pospuestos hasta nuevo aviso.

Usaremos como referencia lo que sucedió en Perú.

  • Cuándo se conoció que ya existía un portador del virus en el país, una de las primeras medidas que tomó el gobierno central fue cancelar todo evento que congregue a más de 200 personas.
  • Días más tarde se cancelaron todos los eventos sociales (incluido los conciertos de rock).
  • Al día de hoy se han cancelado y pospuesto muchos conciertos importantes como el de Kiss o Guns N’ Roses.
  • Recientemente el primer ministro del Perú, Vicente Zeballos, declaró que durante este año no habrán más eventos.

Lo que se hizo en el Perú no fue necesariamente lo que hicieron en países como México, por ejemplo, donde a pesar del brote de este nuevo virus se realizaron varios festivales multitudinarios. Por cierto, México registra a la fecha 449 muertos por covid-19.

Sin embargo esta medida ya fue adoptada en todo el mundo.

Teniendo en cuenta que el virus es de fácil propagación, tiene una tasa de mortalidad cerca del 10% en algunos países y además no hay una vacuna en el futuro cercano. Lo más lógico es que cualquier evento quede cancelado durante mucho tiempo ¿Cuánto? No lo sabemos pero, usando el sentido común y basándonos en información publicada por distintas organizaciones como la OMS, al menos un par de años sin eventos masivos será algo necesario para que el virus sea contenido con efectividad y no sigamos perdiendo más vidas.

¿Qué pasaría si ya no hay más conciertos de rock por la pandemia?

Comencemos con las teorías, algunos estarán a favor y a otros les puede parecer descabelladas. Ya veremos.

  • Adiós a las despedidas de bandas históricas como AC/DC o The Rolling Stones, 2 años es mucho tiempo y conservar las fuerzas a esa edad no es cosa sencilla.
  • La industria de los espectáculos y conciertos tendrán que replantear sus estrategias comerciales. Lo positivo para ellos es que años sin conciertos harán que los amantes de este tipo de espectáculos no dudemos en volver a gastar por ver un concierto de calidad.
  • El streaming será más que nunca nuestra dosis diaria de música y paz. ¿Se imaginan un día sin escuchar música? Es imposible. Es probable que el precio de los mismo aumente por la ley de oferta y demanda (ojalá que esto no suceda).
  • Pay per view (pago por ver). Resurgirá con mucha fuerza, estamos seguros que los artistas por más voluntad que tengan necesitan seguir dándole vida a la industria musical. Ahora mismo muchos de ellos transmiten sus conciertos en vivo de manera gratuita e incluso dan espectáculos desde casa. Pero cuando esto se extienda demasiado es muy probable que alguna plataforma haga un “pago por ver” con una mejor calidad de estas presentaciones en vivo.
  • Desempleo ¿Se imaginan cuánto personal está normalmente detrás de un concierto?
  • Oportunidad para las nuevas bandas y proyectos musicales. Teniendo más tiempo para consumir música vía streaming o en cualquier plataforma por internet seguramente nos daremos la oportunidad de conocer nuevo talento.
  • Nuestra sección de conciertos ya no tendrá muchas noticias. Esto es lo menos importante, siempre tendremos un tema relevante de qué escribir.

La buena noticia

Si todos colaboramos en la contención de este maldito virus más pronto de lo pensado las cosas volverán a la “normalidad”. Además habremos aprendido cosas nuevas como por ejemplo lo importante que es la unidad y colaboración.

Dependemos de los profesionales para que en unos meses o pocos años tengamos una vacuna e inmunizar a la población.

Si llegaste hasta aquí, recuerda quedarte en casa. Terminemos con esto pronto.

Continue Reading