Por los excesos, solo queda sentir nostalgia. Arrancó con serpentina y papel picado, terminó con luto y crespón negro.

“’Fast’ Eddie Clarke murió en paz ayer en el hospital donde estaba siendo tratado por una neumonía”

compartía la página oficial de Motörhead en Facebook. Resalta entre los pésames de la publicación, los comentarios de  Phil Campbell y Mikkey Dee, guitarra y batería de la última formación. La música se está renovando (el rock para ser más precisos), tristemente a mí generación le tocó una prolongada meseta con chispazos de buen rock inglés y nada más. Se empezaron a diversificar los géneros musicales y es justamente en su división, que se pierden en la eterna búsqueda del tipo de música que quieren hacer. Lo peor es que la vieja escuela está empezando a desaparecer. Se empiezan a extinguir los héroes y la verdad es que lo venidero no es tan alentador.

No hay nada más aburrido que un rockero retirado o rehabilitado. Ninguno de los ‘three amigos’ (como solían llamar a la formación original de Motörhead) fue en contra de esa sentencia, siguieron en lo suyo (en proyectos diferentes) hasta el último año de vida, hasta donde la salud se lo permitió. La música siempre te apertura al hedonismo, al placer, te da cierto punto de vista diferente sobre las cosas. Un concepto más amplio y real de la vida. Me es inevitable pensar en que la partida de los 3 miembros originales de la banda no es más que un trágico aviso de lo que nos espera este año. Muertes, despedidas, retiros, peleas, reconciliaciones inconclusas ¿De cuánto nos perderemos? ¿El crecimiento será exponencial a las pérdidas que tuvimos el año o anteaño pasado?…

¿Pero todos los años no son así? ¡Claro que lo son!

“En el mundo nacen 367,000 personas y mueren 154, 080 cada día (media obtenida del último censo de la CIA realizado en el 2013). Restando el número de nacimientos entre el de muertes diarias se puede calcular que el crecimiento diario medio de la población mundial es de 212,920 personas por día”, entonces ¿Cuál es el drama? El drama es que la música pasó a un segundo plano o tercer plano; sustancialmente es considerado como un hobby más que una profesión u oficio, en el caso más mezquino. Ahora es todo más banal, más superficial, todo es tan acelerado y la inmediatez nos priva de escuchar un trabajo completo, nos cagamos en el trabajo ajeno y queremos solo el éxito del momento, el hallazgo que el capitalismo dicta como bueno.

En fin, creo que me estoy desviando. Puedo concluir, describiendo a Motörhead como un eslabón más del mundo de rock que acabamos de perder. La cadena principal cada vez disminuye su tamaño de modo y forma alarmante; los nuevos eslabones que reemplazan a los antiguos, parecen no sumar más que confusión y nostalgia por lo que estuvo antes y ya no está más. Esperemos que el destino nos vuelva a unir por el amor y no el espanto.

Christiam Palacios

Christiam Palacios

Soy el mejor de los peores músicos... Soy el peor de los mejores publicistas... Ahora solo quiero escribir, sin pecar de sensacionalista.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.