Síguenos para más rock

Crónicas

Arch Enemy y Dark Tranquility, invasión de Death Metal Melódico en la ciudad de México

Publicado

on

Guacamole Project Arch Enemy 2




Primera parte.

Quizá fue un día muy atareado y loco en la ciudad de México. Para muchos día de pago e inicio de un fin de semana largo, el primero del año, en definitiva la ciudad era un caos, tráfico y todo tipo de movimiento por todos lados. Aunque para muchos residentes, este es normal en la capital del país.

Se respiraba un ambiente en especial, o por lo menos así era para todos aquellos que ya hacían filas en las afueras del Pabellón Oeste del Palacio de los Deportes. Para un servidor que por azares del destino dio una vuelta por el lugar a eso de las 4 de la tarde y ya eran varios los que esperaban ansiosos el acceso al lugar y deleitarse con Dark Tranquility y Arch Enemy.

La emoción no era para menos, dos de las bandas icónicas del Death Metal Melódico azotarían a todos los chilangos que si bien lograron que el sitio alterno del Palacio luciera abarrotado, hicieron pensar a un servidor que hubiera sido perfecto que el concierto si se realizara en su sede original. En el Salón Vive Cuervo hubiera sido más íntimo, intenso, pesado y loco. Pero el hubiera no existe y la pasión metalera era la misma.

Faltaban algunos minutos para las 8 de la noche cuando las luces del recinto se apagaron. Si quieres prender a la gente antes de que empiece un concierto, pones a Black Sabbath… un contador apareció en la pantalla principal con el tiempo restante para que Mikael Stanne, Niklas Sundin, Martin Henriksson, Martin Brändstörm y Anders Jivarp tomaran el escenario.

Con el impacto de una explosión, Dark Tranquility apabulló a todos en el lugar al ritmo de The Science Of Noise. The Treason Wall, Damage Done y Hedon continuaron con las hostilidades en el Pabellón Oeste. Stanne se da un tiempo para saludar al público y promete que la noche será una fiesta metalera total.

The Sun Fired Blanks, The Wonders at Your Feet, Constant e Insanity´s Crescendo continuaron desgarrando el lugar con cada guitarrazo y golpe seco de la batería del bajo. Como buen vocero, Mikael no dejó de agradecer el apoyo de todos los presentes, quienes continúan llegando al campo de batalla a pesar de que el concierto ya llevaba un buen tramo recorrido.

Guacamole Project - Dark Tranquillity 2

La veteranía y jerarquía de los suecos se dejó sentir en todo momento, quizá uno de los aspectos que hizo que Dark Tranquility dejara una vara muy alta en el escenario fue la variedad que imprimieron en su setlist. The Mundane and the Magic, Silence, and the Firmament Withdrew, ThereIn, State of Trust, Terminus (Where Death is Most Alive), The Lesser Faith, Lethe y Final Resistance dieron la pauta para que la banda prendiera el lugar.

Stanne y compañía ya se habían retirado, pero el coro incesante de Dark Tranquility inundó el Pabellón y logró que el grupo regresara al escenario para darle un final debido a su presentación. Punish my Heaven y Misery’s Crown fueron los tracks con los que la banda cumplió las expectativas de ella. La primera parte de la fiesta había llegado a su fin.

Guacamole Project - Dark Tranquillity 1

Segunda parte.

Como alguna vez escuché, “lo bueno siempre tarda en llegar” (por eso suelo llegar tarde a todas mis reuniones. Ok no.). Arch Enemy debe de saber la trascendencia de aquel dicho, ya que después de un retraso de 15 minutos, un cuarto de hora en el que la desesperación y chiflidos se manifestaron en el Pabellón de manera clásica.

Todo fue olvidado al momento que Alissa White-Gluz (sexy), Michael Amott, Daniel Erlandsson, Sharlee D’Angelo y Jeff Loomis saltaron al escenario en medio de gritos ensordecedores y su intro Tempore Nihil Sanat (Prelude in F Minor). Un mensaje claro plasmado en una playera negra de pronto se posicionó frente a este humilde autor. Pure Fucking Metal, una advertencia.

Alissa incitó a la destrucción de principio con Enemy Within, al instante infinidad de mosh pits comenzaron a mover a toda la masa de público que no paraba de saltar, un auténtico ritual. War Eternal hizo arder aún más la euforia del lugar, cosa que continuó con Ravenous, No More Regrets y Taking Back My Soul.

Guacamole Project - Arch Enemy 4

La polifacética voz de Alissa en definitiva le agregó una nueva perspectiva y energía a la banda, sus poderosos guturales junto a las guitarras de Amott y Loomis, el bajo de D’Angelo, y la batería de Erlandsson retumbaron los tímpanos al ritmo de My Apocalypse, You Will Know My Name, Bloodstained Cross, Burning Angel y As the Page Burns.

Arch Enemy es en definitiva una de las bandas preferidas en la escena metalera y para el público mexicano, considerado por muchos artistas como uno de los más intensos del mundo (la verdad es que si alguien no gusta sobre el escenario, lo van a bajar). La banda sueca correspondió el sentimiento en todo momento de su presentación.

Guacamole Project - Arch Enemy 3

Dead Eyes See No Future, No Gods, No Masters y We Will Rise llevaron a todos al límite, a muchas chavas a desgarrar sus gargantas y agitar sus coloridas melenas al más puro estilo de Alissa y a otros alimentar su pecaminosa obsesión con la ya no tan nueva vocalista de Arch Enemy. La banda en medio de aplausos abandonó el escenario.

A pesar de ya haber recibido una buena dosis de Metal, el público; como buen adicto, demandaba aún más y a punta de gritos logró que Arch Enemy volviera al escenario para dar el golpe de gracia con Stolen Life, Snow Bound, y Nemesis.

La tarea de la banda sueca estaba hecha, al ritmo de Fields of Desolation comenzaron su despedida, el momento quedó para la posteridad al momento que la banda le pidió a todos que posaran para una foto que apareció en las redes sociales del grupo.

Guacamole Project - Arch Enemy 1

El camino de regreso a casa o hacia el after, fiesta o lugar de  mala muerte o a donde cada quien se dirigiera esa noche estuvo acompañado de esa leve sordera después de un buen concierto de Metal. El primer mes de 2015 finalizaba con un espectáculo de primer nivel, apenas vamos comenzando. Pure Fucking Metal se leía por todos lados.

 

Fotos cortesía de Eyescream Production por Guacamole Project.


3 Comments

3 Comments

  1. Adrian Soto

    05/02/2015 at 7:52 am

    Alejandra Mira n.n

  2. Abraham Paredes

    04/02/2015 at 3:39 pm

    ImI 🙂

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte - Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo... pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading