En toda banda de rock existe el dilema sobre la dirección a tomar. Y en estos tiempos de múltiples géneros y estilos, ¿por qué quedarse con uno solo cuando en la mixtura se puede lograr algo único? Así sucede con el grupo uruguayo Sendero del Filo, que en muy poco tiempo consiguieron plasmar su sonido, con múltiples influencias, en dos discos de gran nivel. A días de su presentación en la séptima edición del reconocido ciclo Motoclub Bar, El Club del Rock conversó con Sebastián Cobas, bajista del quinteto, sobre el presente de la banda y los retos del futuro.

Los miembros de Sendero del Filo.

Los miembros de Sendero del Filo.

¿Cómo comienza la historia de Sendero del Filo?

A mediados del 2013 Pablo (Soiza, guitarra) y Fabián (Bueno, voz) comenzaron a bocetar las primeras ideas, poco después me llaman para tocar el bajo y entra Fefo García en batería. Así grabamos nuestro primer EP, luego a principios del 2014 ingresó Jorge Mironenko (segunda guitarra) y comenzamos a dar nuestros primeros shows en Montevideo y Buenos Aires. Para noviembre de 2014 estaba listo nuestro primer LP.

¿Qué significa para ustedes el nombre de la banda?

Cada uno le da un significado al nombre de la banda, cuando elegimos el nombre, que es un lugar en Tierra del Fuego, un sendero que lleva al Glaciar Martial, no dijimos “esto es lo que queremos decir” con el nombre. Cada uno de nosotros lo tomó a su modo, para mí tiene que ver con atravesar el camino, por difícil que sea, para llegar a tu meta.

¿Cómo podrían definir la música de Sendero del Filo?

Sendero del Filo es una banda de rock. Y dentro del rock son muchas las influencias, hay elementos del stoner metal, del dark rock, metal, y rock alternativo de los ‘90. Normalmente ante esta pregunta solemos decir que hacemos metal alternativo, pero nunca buscamos tener un estilo definido.

¿De dónde les llega la inspiración para componer? ¿Tienen algún método, costumbre o ‘ritual’ a la hora de armar los temas?

La inspiración inicial llega de todo, de lo que te rodea, algo que te pasó o que le pasó al de al lado, algo que viste en la televisión, que escuchaste, un libro que leíste, un sentimiento, todo es inspirador si uno está en una actitud permeable a eso. Pero luego, el propio proceso de grabación es lo que nos resulta motivador y donde nacen un montón de las ideas que podés escuchar en nuestros discos. Nos sentimos muy cómodos en el estudio y es un ambiente muy inspirador para nosotros.

Recientemente publicaron su nuevo disco Sistere Sol, ¿cómo sienten a las nuevas canciones? ¿Qué notan que cambió en su música desde su primer disco?

Cuando nos plantamos frente a la idea de hacer un segundo disco, no hablamos sobre direcciones de estilo, pero sí, que queríamos que fuese un disco más dinámico, con mayor cantidad de matices, de climas. Y sentimos que logramos eso, que Sistere Sol es un disco más diverso que lo que fue nuestro debut homónimo. Estamos muy entusiasmados con las nuevas canciones y algunas son realmente geniales de tocar en vivo.

¿Cómo notan a la escena del rock en su país?

Mejor en cuanto al desarrollo individual del músico, si la comparamos con la escena que había cuando cada uno de nosotros comenzó en la música, el cambio es más que notorio. Hay mejores cantantes, instrumentistas increíbles, las bandas tienen buenos equipos e instrumentos. Por otro lado es difícil para las bandas acceder a una agenda surtida, hay pocos lugares para tocar, sobre todo si nos referimos a rock pesado o metal. Pasa lo mismo a nivel prensa especializada. Pero se le está buscando la vuelta, organizando cosas en lugares que tal vez no serían los tradicionales escenarios de conciertos de rock, como teatros, centros culturales, etc.

En muy poco tiempo pudieron lograr metas muy difíciles como sus dos discos y los conciertos en diferentes sitios, incluyendo la Argentina, donde pronto van a volver para presentar Sistere Sol. ¿Cómo se sienten con los resultados en un tiempo tan breve?

Es cierto, y la banda fue planteada desde el primer día así, sin apuros desde lo artístico, pero sin pausa desde lo ejecutivo. Nos hemos trazado una estrategia de trabajo y venimos llevándola a cabo. Sabíamos que para este año queríamos convertir esas ideas que surgieron el año pasado en un nuevo disco, queríamos tocar con alguna banda internacional. Lo hicimos en Montevideo abriendo el show de Amorphis. También tocar con Rey Toro, que es la banda de mayor convocatoria en el metal uruguayo, y queríamos tocar en Buenos Aires. Por suerte pudimos cumplir todas las metas, así que estamos muy contentos por cómo se vienen dando las cosas.

¿Cómo se dio la relación con el sello South American Sludge Records? ¿Cómo es trabajar con Sergio Ch.?

Comencé a hablar con Sergio después de que él recomendara una canción de un proyecto del que soy parte llamado Cormorán, por ahora un proyecto de estudio junto a Santullo (Peyote Asesino, Bajofondo). A partir de allí le fui mostrando material de Sendero del Filo y le gustó, por lo que me propuso incluir nuestro primer álbum y el material que editáramos después en el sello South American Sludge Records. Sergio se ha mostrado siempre muy amable y desde Uruguay lo he llamado más de una vez para pedirle algún consejo o contacto y el tipo es muy generoso con eso, no es de esa gente que se guarda sus ‘piques’. Además es muy receptivo a ideas y proyectos para hacer cosa, lo que hace que sea realmente fácil trabajar con él, al igual que con Félix Bunge que es el encargado de prensa del sello.

¿Qué expectativas tienen para su concierto en el ciclo Motoclub en Argentina?

Hay varias expectativas o mejor dicho metas que ya estarán cumplidas en el momento en que pisemos ese escenario. Viajar con la banda, compartir ese tiempo, tocar en Motoclub por lo que significa para la escena. Yo leía sobre ese evento en revistas argentinas años atrás y admiraba que se organizarán ciclos así. También conocer gente nueva, y sobre todo compartir tablas con bandas que nos parecen interesantes, que nos gustan. Hemos tenido esa suerte tocando por ejemplo con Taura o Mil Tormentas, y ahora se repetirá con Soldati.

¿Cuáles son los desafíos a futuro para la banda?

El desafío es crecer. Es dar siempre pasos hacia adelante y no estancarse. Y este pensamiento no sólo es sobre crecer en cantidad de público o lugares visitados, que por supuesto son cosas motivadoras para la banda, es también sobre lo artístico, no dejar de ser músicos inquietos, no repetirnos.

Sendero del Filo se presentará el 17 de noviembre en el ciclo Motoclub Bar desde las 22, en Club V (Av. Corrientes 5008, Ciudad de Buenos Aires), junto a Soldati.

Sebastian Diaz Guevara

Sebastian Diaz Guevara

Servidor del rock desde mi vocación de Periodista. Seguidor de la buena música desde que Pink Floyd hizo estallar mis oídos. Fanático del metal, el punk, el rock en general, sin géneros ni categorías.