Síguenos para más rock

Crónicas

Multiculturalidad en la música, Roque y Masauko por primera vez en México

Publicado

on

Foto Ulises Álvarez Ghetto Company 4

Para El Club del Rock Amira Zarco

Roque y Masauko es un proyecto multicultural que se forma en Costa Rica y nace de la fusión de dos estilos unidos por las raíces africanas.

Se presentaron por primera vez en México con dos fechas en el Festival Internacional de Culturas en Resistencia Ollin Kan, celebrado cada año en el mes de Julio en Tlalpan.

Masauko Chipembere es un ser musical y multidiciplinario, proveniente de Malawi, África, lugar en donde su padre fue un activo revolucionario. Orgulloso de sus raíces impregna en su música diversos ritmos africanos en conjugación con otros estilos que ha adoptado de los lugares en los que ha vivido.

Foto Ulises Álvarez Ghetto Company

Foto: Ulises Álvarez Ghetto Company

Roberto Roque es un ser que posee una sensibilidad excepcional y que lleva dentro de él la esencia de sus ancestros: los viejos músicos cubanos; sin embargo tiene su propia forma de expresarse,a través de la guitarra, la voz y esa forma de tocar el tres cubano.

Después de una inmersión a las entrañas de la selva en los años 90 en Cuba, Roque se dio a la tarea de escribir y plasmar esa experiencia, los aprendizajes adquiridos y aquello que persivió mientras estaba en contacto con la naturaleza, es así que da vida a “Los Seres”.

El conocimiento, la espiritualidad y el trabajo concienzudo detrás de cada uno de sus temas se reflejan en la ejecución y la conexión que logran con el público, sus letras están impregnadas de poesía, paisajes, pericias extrasensoriales e ideas más allá de lo superfluo.

Foto Ulises Álvarez Ghetto Company 2

Foto: Ulises Álvarez Ghetto Company

Roque y Masauko comparten el escenario con otros talentosos músicos latinoamericanos como el excelente bajista argentino Charly Picado, y el atleta y percusionista costarricense Jeffrey Loria quien se distingue por su energía en todo momento. Estos cuatro músicos cerraron la jornada del Viernes 20 de Julio del Festival Ollin Kan con un show que hizo vibrar las aguas del interior del público mexicano, pues a pesar de la lluvia los asistentes se quedaron hasta el final y pidieron una más.

En su segundo día se presentaron junto a un representante de la cultura hip-hop en Costa Rica, el rapero Huba Watson, quien en colaboración con esta banda presentó el “Lado B” de su LP el cual se trata de 11 temas que originalmente fueron producidas por Enrique Castillo, King Star, pero que fueron trabajados en conjunto con Masauko para su adaptación especialmente para su show en México.

Foto Ulises Álvarez Ghetto Company 3

Foto: Ulises Álvarez Ghetto Company

Desde siempre la migración, la curiosidad, los viajeros han hecho que en el mundo se fusionen los ritmos, ahora con más razón, esta apertura permite que se compartan cada vez más estilos y surjan nuevas propuestas, donde las diferencias entre culturas abonan tintes muy interesantes a los proyectos musicales. Aun cuando la globalización tiende al hermetismo, proyectos como este o el festival Ollin Kan que a pesar de abrirse a expresiones diversas, sostienen con determinación sus raíces y tradiciones valiosas.

La identidad es algo que se construye todos los días y la música es un motor de muchas cosas bellas, nos lleva a lugares fantásticos.

Cómo mencionó Masauko en alguna entrevista “Aunque no hablemos el mismo idioma, el lenguaje por el que nos comunicamos es la música, sentimos la conexión a través de la música“.

Esperamos que pronto regresen a nuestro país, México, del cual se confesaron asombrados.

I gotta say! Mexico City is a funky, crazy place full of talented and unique people. For me it had just as much vibe as Jo-burg, NYC or LA. Then you got pyramids down the street too. Totally impressed!” – Masauko

DIO bendice tus comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading