Síguenos para más rock

Crónicas

Alpha Blondy y su tan esperada visita a Argentina

Publicado

on

DSC 1854 2

Más de dos años habían pasado desde su última presentación en Argentina, y cerca de seis meses desde aquel 19 de Mayo donde nos enterábamos en la mismísima puerta del Groove de Palermo, que el show de Alpha Blondy sería reprogramado para el 11 de Noviembre.

Así es que el heredero de Bob Marley se hizo esperar, pero el día finalmente llegó. Más de media cuadra de cola aguarda el ingreso sobre Avenida Santa Fe al 4300 siendo apenas las 19 horas de un miércoles cálido y despejado.

Los encargados de calentar la pista, tal cual vociferó su voz líder, fueron los nacionales Nonpalidece.

“Humildemente estamos acá… Es para nosotros un honor compartir escenario con Alpha Blondy”.

Dijo Néstor Ramljak después de que se sucedieran las primeras canciones enganchadas, que fueron creciendo en intensidad y conexión con el público que de a poco iba copando tanto el piso como el palco del lugar.

DSC_1743-2

Más de 19 años de carrera se pueden percibir con tan solo escuchar las primeras notas que llegan con la claridad de un disco de estudio. Y si de discos de estudio hablamos, Nonpa ya tiene cinco en su haber. Temas como La Flor, Tu Presencia, Reggae en el Universo, Dangerman y Feed Me de sumás reciente “Activistas”, logran que la gente baile y cante al unísono creando un clima de fiesta total.

Una vez finalizado su show y promediando las 22:30 la ansiedad que se hacía incontenible se empezó a manifestar a través de los aplausos y silbidos de la gente que quería escuchar a un Seydou Koné que se dejó ver bajando las escaleras laterales que dan acceso al escenario, vestido con una túnica celeste que casi llegaba hasta el piso.

Todo estaba dado para que comience el show y sin más preámbulos el telón se desplegó para dejar ver a The Solar System, que abrió la velada con su ya clásica intro instrumental que incluye un fragmento de Black Dog de Led Zeppelin; una de las tantas bandas que influenciaron al nacido en Costa de Marfil.

Quizás sea éste, uno de los factores más distintivos del grupo, que lejos de ser una banda más de Reggae Roots, despliega una versatilidad increíble tanto en lo musical como en las letras que por momentos van del francés al inglés pasando por el hebreo y el árabe.

DSC_1819-2

Psame, Jerusalem y Rainbow in the sky, claros ejemplos de ello, fueron las encargadas de abrir un show que alcanzó la hora y media de un clásico atrás de otro.

Si bien el despliegue de todos los músicos no merece si quiera la más mínima crítica, cabe destacar el trabajo de las coristas y el dúo de guitarras que sobresalieron a lo largo de toda la presentación con intervenciones justas en tiempo y buen gusto.

Las dos veces que el frontman se dirigió el público el mensaje fue más que claro.

“Creemos que hay un solo Dios, y es un Dios de amor y perdón. Nadie tiene derecho a matar en nombre de Dios. Está escrito en la Biblia: No matarás. Está escrito en la Torá: No matarás. Está escrito en el Corán: No Matarás. Todos somos uno”.

“Nos seguimos preguntando por qué hay tanta guerra en el mundo. Todos somos iguales. ¿Cuántos niños más deben ser sacrificados en Israel? ¿Cuántos más en Palestina? Basta de guerra en Irak. Basta de guerra en Sudán. Basta de guerra en Siria. Basta de guerra en Congo. Basta de guerra en Costa de Marfil.”

DSC_1889-2

Con esta última frase dio pie a la celebrada Peace in Liberia, una de las infaltable que acompañó a otras tantas en la lista como Multipartisme (Médiocratie), Cocody Rock, Politiqui y Sweet Fanta Diallo.

El final no sería la excepción del show y llegaría de la mano de otras dos perlas. La primera de la mano de aquella extraordinaria versión de Wish You Were Here de Pink Floyd que aparecía en el álbum Jah Victory del 2007. Y para el gran cierre y posiblemente mayor punto de la noche, llegó Brigadier Sabari a puro ritmo con la promesa de una próxima visita.

¡Amén Alpha!

DSC_1812-2

Cronista: Marcos Lowi
PH: Flor Conde ( Flor Conde fotografía )
Mirá el álbum completo en: https://goo.gl/9FYe6i

Fotógrafa y escritora argentina. https://www.facebook.com/produccionesflorconde https://www.facebook.com/Florcondefotografia

DIO bendice tus comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte - Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo... pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading