Síguenos para más rock

Críticas y opinión

Funeris - Funereal Symphonies: El funeral desde adentro

Publicado

on

funeris funereal symphonies

Como lo anunciamos hace un tiempo, el proyecto más fresco temporalmente de Alejandro Sabransky, reconocido músico de la escena metalera argentina, tiene su continuación discográfica con mucha velocidad. Funeris, este proyecto del que les comentamos, es la expresión de Sabransky en su costado funeral doom metal, que ya había debutado apenas el año pasado, con Waning Light, un álbum que no dejó para nada indiferentes a los seguidores de este artista y mucho menos a quienes gustan de uno de los géneros menos usuales del metal. Hace pocos días, Funeris volvió a la carga con Funereal Symphonies, un nuevo paso de Sabransky en el funeral doom, no muy alejado de Waning Light, pero aún así un magnífico ejercicio.

Hay que reconocer también que el Funeral Doom no es precisamente de los géneros más preferidos del metal, precisamente por llevar al extremo la densidad y pesadez del doom. Pero a pesar de que cuesta al oído poco entrenado en esta rama del metal entrar en este tipo de obras, Funereal Symphonies no resulta un disco que represente una cuesta hacia arriba. No se hace difícil ni intragable para quien no conozca cómo funciona este género, y es gran mérito de Sabransky el haber completado en siete temas un trabajo bastante accesible, en gran parte por haber virado más hacia la veta más expresiva, en vez de dar martillazos abismales como en el buen desempeño de Waning Light.

En sí, Funereal Symphonies tiene como condición principal obedecer más a la esencia conceptual de ‘funeral’, es decir, retratar más fielmente desde lo emocional la desgraciada situación de despedir a un ser querido, premisa fundamental del género Funeral Doom. En este sentido, resulta un trabajo mucho más delicado, con mayor peso de sensaciones en la composición, lo que queda demostrado en las primeras tres canciones del álbum, marcadas por la languidez y una infinita melancolía, entre lo etéreo y lo épico, aunque dejando más vacíos en la ejecución instrumental.

A pesar del correcto viraje de este segundo álbum de Funeris, las canciones podrían tener un mejor desarrollo, producto del poquísimo tiempo entre el lanzamiento de material (apenas meses en completar Funereal Symphonies luego de publicar Waning Light). Esto se percibe en los vacíos instrumentales rellenados por la guitarra en Tearing The Astral Seas, o en la falta de teclados más preponderantes y con mayor carácter, como los que aparecían en el primer disco de Funeris. La veta emocional se apodera por momentos de pasajes que requieren menos espaciamiento entre los instrumentos, en un género ya lo suficientemente lleno de espacios como lo es el Doom. Pero gracias al magistral talento de Sabransky, esto es sólo un detalle que podría mejorar, y no un equívoco que traccione el gran nivel musical.

Siguiendo en esta línea, es un gran acierto el de Honda Sed de la Carne, con una estupenda combinación de las herramientas musicales para enmarcar mejor el concepto del disco. Funeris, aún con el excelente y acertado aditivo afectivo en la construcción de canciones, suena mejor desde la rabia en la inmensidad sonora del Funeral Doom, que como catalizador de la angustia desmedida que transmite la primera mitad de Funereal Symphonies. Un gran ejemplo es el primer adelanto del álbum, Mournful Procession, que contrasta de manera fabulosa con esos primeros temas más tristes y desgarradores, pero sin dejar de transmitir sensaciones desde una instrumentación con espíritu de tenebrosa orquesta clásica.

Surcando la segunda mitad del disco, la ejecución mejora con cada canción, entre las que podemos destacar Madre Demencia, con un despliegue entre abrumador y delicado a la vez. Es aquí donde se encuentran las mejores melodías del álbum, las mejores composiciones, un mayor dinamismo y una mejor expresión de ideas. Si bien el álbum en sí tiene un menor desenvolvimiento instrumental que el debut, resulta menos inmovilista y más innovador, a la vez que con un mayor sentido de trascendencia que envuelve todos los temas.

Con la premura en publicar el material, quizás Sabransky no haya dejado tiempo de maduración para su proyecto unipersonal Funeris, maduración que hubiese sido necesaria para poder entregar un trabajo más evolucionado que lo demostrado en el más que interesante Waning Light. Pero esto es posiblemente uno de los pocos errores que podemos encontrar en Funereal Symphonies, un álbum guiado por las fibras sensibles de lo que significa un funeral en sí mismo. Es también, una vez entendido el concepto del Funeral Doom, sobretodo en la prolijidad y con las ansias clasicistas de Sabransky, una obra compuesta por un buen grupo de canciones con una interesante progresión emocional, e incluso, un fantástico punto de partida del género, una cátedra magnífica del Funeral Doom. Y como si fuera poco, Alejandro Sabransky ya anunció que tiene a punto de completar el tercer álbum de Funeris. No nos queda más que aplaudir de pie a esta obra y a su artista.

Puntaje: 8.40

Si quieren escuchar el álbum completo, pueden hacerlo aquí abajo:

https://www.youtube.com/watch?v=mp0vM5EGcNQ

Grupo de colaboradores colombianos, méxicanos y argentinos de EL CLUB DEL ROCK.

DIO bendice tus comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.