Para EL CLUB DEL ROCK – TIM DRAKE

Hace un par de días, en una página “no oficial” de Krist Novoselic (bajista de Nirvana) se compartieron unas fotos y un texto en donde David Bowie comenta acerca de Kurt Cobain y del cover a “THE MAN WHO SOLD THE WORLD” que ejecutó Nirvana para su show “Unplugged” en la cadena MTV.  Eso me hizo llegar a la nostalgia de como la música te lleva por diversos caminos y cómo conoces grandes cosas por medio de otras.

Recuerdo que cuando yo conocí a Nirvana fue porque me prestaron el “Nevermind”, después adquirí dos videos, aún en VHS,  uno titulado: “NIRVANA: MTV LIVE” y otro llamado: “NIRVANA: MTV UNPLUGGED”, los vi y los compré inmediatamente, llegué a mi casa, los puse en mi flamante videocasetera VHS y después de ver el video “MTV LIVE” quedé cautivado y anonadado con el Unplugged, me parecía esplendoroso que Kurt Cobain no sólo era un tipo que  se desgarraba la garganta y que tocaba guitarrazos y rompía su guitarra todo el tiempo; me pareció asombroso verlo en un estado de paz y melancolía. Aunque en ese entonces me preguntaba por qué no había tocado Lithium y Smell Like Teen Spirit en esa sesión, años después lo entendí y agradecí. Seguramente es uno de los videos y uno de los discos que más he visto y escuchado en toda mi vida.

Nirvana, MTV Unplugged álbum

Nirvana, MTV Unplugged álbum

Sin duda y temor a equivocarme, las dos canciones, por la forma de interpretarlas, que me transformaron y capturaron fueron “¿Where did you sleep last night?” y “The man who sold the world”. Un día, en una de esas mil repeticiones escuchando y viendo el video, y ya en una etapa en donde yo buscaba más música y quería conocer más bandas, puse atención al video y Kurt Cobain, al final, cuando termina de entonar “The man who sold the world”, hace mención a que la canción es de David Bowie; fue entonces que recibí el mensaje y pensé que mi obligación natural era escuchar toda la discografía de David Bowie.

De entrada, iniciaría con el álbum que le da título al cover tocado en el Unplugged de Nirvana, así que ahí empezó mi exploración, lo curioso es que yo pensaba que iba a encontrar cinco o seis discos del señor Bowie, para mi sorpresa en aquel entonces, David Bowie ya llevaba  más de 15 discos en su trayectoria, lo cual me parecía imposible de dedicarle el tiempo debido, más porque no se contaba con las tecnologías y herramientas que uno tiene ahora. Debo admitir que en aquel momento ese disco en particular me costó mucho trabajo digerirlo, entenderlo, pero definitivamente, en ese entonces, mis semivirginales oídos musicales reconocieron una  extraña mezcla de rock, blues, folk y un rock psicodélico de otras dimensiones, de algún modo eso me llevó a escuchar y a buscar toda la discografía de David Bowie, la cual para mi suerte la encontré en un disco de MP3 propiedad de mi padre. Aquí es en donde debo (nuevamente) admitir y reconocer que no me volví un fan inmediatamente, incluso hasta puedo decir que en aquel entonces probablemente pensé que no me gustaba y que no lo iba a volver a escuchar; también cabe mencionar, que yo en esas épocas estaba definiendo mis gustos y tendencias musicales, que aunque todas iban encaminadas al rock yo traía más una actitud de romper guitarras, hacer caos y mucho ruido, de mucho guitarrazo, poca melodía y tamborazos de Dave Grohl, vivía en las épocas del grunge y también empezaba a escuchar mis primeras rolas de Pantera y Metallica.

Obviamente, años después, al ir puliendo mis gustos musicales y al regresarme al pasado, empezar a escuchar o “reescuchar” bandas como Led Zeppelin, AC/DC,  Neil Young, Bob Dylan, etcétera,  nuevamente volví a caer en las garras del “Duque Blanco”, fue entonces que regrese al mismo disco que me había llevado a conocerlo  “The Man Who Sold The World”, ya escuchándolo con otro enfoque, descubrí un especial sonido experimental, supuse un sonido más trabajado y la psicodelia que maneja durante todo el disco me voló la cabeza. Definitivamente mucho me costó entender los discos posteriores, de repente hasta sentía que era demasiado para mí, que nunca iba a comprender tanta melodía y arte por parte de un tipo que aparte de no “permitirme” entender su música, me desconcertaba con tanto cambio de look, con tanto cambio de cabello y maquillaje exagerado. Era un artista audiovisual que había llegado de otro planeta para burlarse de mi poca o casi nula experiencia musical. A mis formas y modos, logré escuchar todos sus discos, me perdí en unos, me sentí comprenderlo en otros, disfruté demasiado el “Heroes”, el aclamado “Héroes” fue en donde se advertía un trabajo más cuidado y más detallista, aparte de que ya se encontraban altos tintes de pop electrónico y como un sonido más producido, no tan crudo, lo cual me parecía un disco provocativo y  sin duda el que quedó marcado para mí como su obra de arte, por su excelencia futurista, desquiciada y anárquica tendencia, dando como resultado una obra sublime: “The Rise & Fall of Ziggy Stardust and the Spiders From Mars”, este disco me pareció una obra de arte incuestionable, magnifica y descabellada.

Con el tiempo y en mi búsqueda escuché más cosas, siempre estuve pendiente de los materiales nuevos de Ziggy, siempre me preguntaba: “¿Ahora qué fregados se va poner de ropa o de maquillaje?”; pero jamás encontré un artista que revolucionara su imagen con tanta exageración como el buen Bowie, me parecía pretenciosamente sublime, hasta con un toque grotesco pero que agrada, y siempre admiré esa parte del artista visual. Eso hacía que muchos pensaran o  se convencieran de conocer a David Bowie al 100% y finalmente les cambiaba la jugada, con proyectos punks, con proyectos futuristas, con guitarras acústicas, con esas tendencias de Glam Rock, incluso el jugueteo con la ciencia ficción que la atribuía y la llevaba en sus discos; en sus disfraces o trajes definitivamente nos escupía en la cara que él no estaba casado con los convencionalismos.

David Bowie jamás perdió la enorme virtud de ser impredecible, lo cual agradecimos varios hasta, literalmente, el último día de su vida; hoy años después agradezco a Nirvana y a Kurt Cobain por, en algún momento, hacerme voltear a otra dirección y redescubrir a los genios musicales como David Bowie.

David Bowie

David Bowie

“I was simply blown away when I found out that Kurt Cobain liked my work, and I always wanted to talk to him about his reasons for covering ‘Man Who Sold The World.’ It was a good straightforward rendition and sounded somehow very honest. It would have been nice to have worked with him, but just talking would have been real cool.” -David Bowie

David Bowie 1947-2016

Redactores El Club Del Rock

Redactores El Club Del Rock

Grupo de colaboradores colombianos, méxicanos y argentinos de EL CLUB DEL ROCK.