“Lo hago por amor a la mejor época de mi vida”
Con Fernando Kabusacki y Esteban Latrecchiena en guitarras, Cristian Gruner en bajo, Genaro Dutelli en teclados y Marcelo Baraj en batería, el músico brinda una oportunidad única: volver a disfrutar las canciones de la banda que revolucionó el rock a comienzos de los ‘80.
Hace ya más de un año que venís haciendo este show. ¿Cómo fue el reencuentro con esas músicas?
Suelo compararlo con lo que contestó Paul McCartney cuando le preguntaron cuál era la diferencia entre tocar los temas de antes y los de ahora. “Cuando toco los de antes todo el mundo enciende el celular -dijo- mientras que cuando toco los de ahora es un negro total.” Decidí hacerlo inspirado en el espíritu de lo que viví durante siete años. Nada más, no hay otra vuelta: no es un tributo, no es un homenaje, no es por dinero. De hecho, fui el último en volver a tocar los temas de Sumo, 28 años después.

¿Qué significa Sumo en tu historia y en la historia?
Es sin duda el más grande grupo del rock nacional que se haya conocido jamás. ¿Lo digo porque estuve ahí? ¡No! Lo digo porque éste es un país de solistas. Salvo Charly cuando formó Serú, aunque siempre era Charly acompañado por… o cuando Spinetta formó Pescado. Pero después siempre fueron solistas muy bien acompañados. Si hablamos de grupos grupos, ahí sí que no hay nadie mejor que éste. Ni siquiera Soda Stereo: amo a Cerati como persona pero, si somos sinceros, la banda era una banda comercial de los ‘80, como Duran Duran o cualquier otra. De todos modos, desde ya que respeto mucho su éxito.

¿Y cómo fue pasar al lugar de vocalista?
Pensé: ¿cómo hago algo distinto a Luca, distinto a Mollo y distinto a Germán? Tenía tres tipos fuertes y una única forma de cambiar el concepto. ¿Agrego a un cantante cualquiera? Odio no haber podido hablar nunca con Andrea, que era el verdadero vocalista. Pero, de última, dije “bueno, canto yo” y listo. ¿Qué puede pasar? Cualquiera canta. De hecho, los temas de Sumo los puede cantar toda la tribuna.

¿Qué es lo que va a encontrar la gente que venga al show?
No suelo escuchar los tapes de lo que grabamos pero lo hice un día y me di cuenta de que todo se basa en un concepto, en una estética artística, y eso se respeta. El show no es un karaoke para que todos canten: es algo serio que recorre la primera época de los Sumo. Podría hacer temas en los que participé en la composición, como Los viejos vinagres o No sé lo que quiero, ambos con letras mías. Recién después de un año empezamos a hacer Los viejos vinagres. No me interesa el dinero ni viviría de esto: lo hago por amor a la mejor época de mi vida. Nada más.

Texto: Pablo Wittner
Florencia Conde

Florencia Conde

Fotógrafa y escritora argentina.
https://www.facebook.com/produccionesflorconde
https://www.facebook.com/Florcondefotografia

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *