Hace 43 años llegó al mundo uno de los discos más importantes en la historia de la música, un álbum que ha roto las barreras del tiempo, ha sido escuchado en diversos estatus sociales, económicos y culturales, y quizá haya tocado la inmortalidad, The Dark Side Of The Moon, el octavo LP de los legendarios Pink Floyd, el álbum que significó un parteaguas en la banda por todo el trasfondo detrás de éste, en aspectos musicales, técnicos y sobretodo emocionales, un día como hoy fue lanzado de manera oficial en Reino Unido, un 23 de marzo de 1973.

Debemos de aclarar, esta fue la segunda fecha de lanzamiento del material discográfico. La primera fue días antes, 10 de marzo de 1973, The Dark Side Of The Moon fue escuchado por primera vez oficialmente en Estados Unidos. ¿Por qué celebrar la segunda fecha? Porque fue en su tierra natal, y porque es Pink Floyd, nunca está de más escucharlos.

¿Qué se puede hablar del disco que no se haya dicho? Quizá nada, el álbum está clasificado como uno de los mejores de todo el mundo por la lista de Álbumes Más Vendidos en la Historia, se han vendido un estimado de 50 millones de copias, sin contar las múltiples descargas piratas de la red. Permaneció 741 semanas en el ranking de Billboard.

Pink Floyd en vivo en 1973. Foto: Especial.

Pink Floyd en vivo en 1973.
Foto: Especial.

Está certificado Multiplatino en diferentes países, en algunos dos veces, en Reino Unido 14 y en Estados Unidos 15. Según la publicación Rolling Stone en 2012, está situado en el lugar 43 de la lista de Los 500 Mejores Álbumes de Todos Los Tiempos, por dar algunos números y datos. Obviamente el disco más comercial y para muchos el mejor de la banda, aunque esto puede diferir según el criterio de cada uno, pero ése no es el caso de este texto.

¿Quién no se ha perdido en el lado no tan brillante de la luna? Es imposible no dejarse embrujar por la mística que viene implícita entre sus notas, sumergirse en la oscuridad de la luna, mientras el fantasma de Syd Barrett nos guía a través de un viaje que intenta explorar el alma y condición humana de cada uno de nosotros, de cada ser humano vivo o muerto.

¿Quién no ha enloquecido a la par de Syd en Brain Damage? Si nunca has sentido ese escalofrío que recorre la espina dorsal por el golpe de adrenalina al escuchar el verso “There’s someone in my head but it’s not me…” Ese golpe de adrenalina que tal vez experimentaron David Gilmour, Nick Mason, Richard Wright y Roger Waters para tratar de explicar, quizá redimirse y rendir tributo a Barrett y esa locura que lo alejó de la banda. Una obligación que tenían con el lunático original de Pink Floyd.

Syd Barrett, shine on you crazy diamond. Foto: Especial.

Syd Barrett, shine on you crazy diamond.
Foto: Especial.

¿Quién no se ha elevado con los primeros acordes de Breathe (In The Air)? Si la música es un placebo, una droga; The Dark Side Of The Moon sería la de mejor calidad en existencia. Un narcótico tan bueno que las mismas Dorothy y Alice probaron al mismo tiempo y cada una tuvo un viaje astral y extrasensorial que las llevaron a su mundo interior, a su propia demencia, al mundo mágico de Oz y el País de las Maravillas.

The Dark Side Of The Rainbow. Foto: Tomada del sitio www.swagger.mx.

The Dark Side Of The Rainbow.
Foto: Tomada del sitio www.swagger.mx.

Es la única explicación para Dark Side Of The Rainbow y The Dark Side Of Alice. Hay una leyenda urbana que dice que Pink Floyd escribió The Dark Side Of The Moon como un score para la película estadounidense The Wizard Of Oz de 1939, ya que según las escenas empatan con los tracks y la historia va contándose por sí sola, aunque los miembros de la banda han declarado que esto no es verdad. En el otro caso, se supone que Alice In Wonderland, la versión cinematográfica de Disney genera el mismo fenómeno, la verdad es que es toda una experiencia, inténtenlo y experimentarán aún más la grandeza del disco.

Un álbum tan emblemático que ha sido convereado por diversos artistas y en diferentes formas. Return To The Dark Side Of The Moon: A Tribute To Pink Floyd de la mano de artistas de Rock Progresivo como Adrian Belew, Tommy Shaw, Rick Wakeman y Dweezil Zappa. O la versión de Reggae aún más pacheca, Dub Side Of The Moon de los Easy Star All-Stars. La colaboración de The Flaming Lips con Stardeath and The White Dwarfs en un disco que también recreó al Dark Side Of The Moon. O cuando Dream Theater dio dos conciertos donde interpretaron todo el álbum, por nombrar algunos.

Un material discográfico que significa mucho y que ha dejado una huella muy importante en la humanidad, o por lo menos en la Cultura Pop y los melómanos en todo el mundo, sí es que queremos definir el alcance de este disco que desde hace 43 años ha dado mucho de qué hablar, que nos ha hecho brillar, volar, explorar, conocer, desesperar, gritar y enloquecer… y los que faltan.

Oscar Cruz

Oscar Cruz

Dame un par de audífonos y llego a donde sea...
"I believe whatever doesn't kill you, simply makes you ... stranger!".

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *