Ya se sabía que el fin de semana iba a ser algo fuera de lo común, el preámbulo al sábado 23 de julio fue un viernes marcado por lluvias que por momentos mermaron a la ciudad de México, pero no los ánimos de los metaleros que ya se veían completamente cubiertos por la emoción del Hell & Heaven por la aparición de Epica en el Gato Calavera y el show acústico de El Papa Emeritus III y sus Nameless Ghouls en la Carpa Astros, la ciudad ya estaba marcada.

El día estuvo marcado por un clima lleno de claroscuros, más acorde al evento no podía estar. Momentos llenos de luz con un sol a todo lo que daba y de pronto todo sombras con un viento frío, la amenaza de lluvia recordaba lo pequeños que somos ante la madre tierra; la semana se distinguió por las tormentas.

El negro por obviedad fue el color del sábado. Largas cabelleras o caso contrario calvas completamente afeitadas algunos dreads; mucho pelo teñido de rojo, azul, morado; Monsterettes, otras todas unas Suicide Girls, botas, leggings, medias de red, vestidos cortos, pero eso sí, todas guapas; porque en México las metaleras son las más guapas. Pero lo más importante, todos con la actitud que un festival de Metal necesita.

Hell and Heaven | Foto: Raquel Coss

Hell and Heaven | Foto: Raquel Coss

Hell and Heaven | Foto: Raquel Coss

Hell and Heaven | Foto: Raquel Coss

Este año el Corona Hell And Heaven Metal Fest en definitiva estuvo mejor preparado. La logística a la hora de entrar por momentos falló, pero es normal en este tipo de eventos y más cuando la convocatoria al festival era evidentemente mayor a la de la edición de 2014. Cervezas y otras bebidas alcohólicas que nunca pueden faltar, una gama respetable de snacks en la food court, así como zonas especiales para los niños, una villa vikinga donde bien podías agarrarte a madrazos con tus amigos, juegos mecánicos y alguno que otro show de motociclistas extremos. Sin olvidar los típicos stands de mercancía oficial y de los patrocinadores acreditados. Todo esto parte de las entrañas del HH.

New Blood Stage, Alternative Stage, True Metal Stage, Hell Stage y Heaven Stage. Cinco escenarios en los que se presentarían algunos de los actos más importantes de la escena nacional e internacional. Las hostilidades comenzaron a eso del medio día. ¿Alguna vez han sentido esa desesperación de entrar mientras a lo lejos se oyen los guitarrazos, bombos y gritos? Así estaba su seguro servibar mientras avanzaba en una fila casi interminable para poder pasar el último filtro y tal vez alcanzar cinco minutos de Black Overdrive en el New Blood Stage.

Ya por fin dentro, la cosa era ubicar cada escenario, y la food court, de paso las cervezas, pero esas siempre llegan solas. Al centro de todo, el cielo y el infierno se elevaban de manera imponente, los escenarios principales ya veían a mucha gente en la zona preferente y la general, que siempre se ve abarrotada.

Los locales de Transmetal ya habían comenzado con los mosh pits en el Heaven Stage. Como siempre dejando bien y en alto al producto nacional, ya era hora de que en este tipo de eventos les dejaran uno de los escenarios principales. Acto seguido en el Hell Stage, otros oriundos alborotaron al público que minuto a minuto crecía más y más. Tanus con esa mezcla rara de géneros provenientes de sus Mac Book Pro y su ejecución en vivo arrancó los aplausos de muchos de los presentes. Su cierre fue espectacular al interpretar el clásico Aquí no es Donde de Resorte junto a Tavo, original de la otrora banda mexicana. Cierre espectacular de Tanus.

La batalla campal continuó con el Metal Industrial de Fear Factory. Aún era temprano, pero las bandas de calidad y trayectoria ya estaban devastando los escenarios. Burton Bell, Mike Heller, Tony Campos (quien pertenece a la banda desde el año pasado), y el siempre heroico Dino Cazares fueron directo y a la cabeza de todos en el Heaven Stage. Fear Factory cumpliendo como era debido con un repertorio que incluyó material nuevo así como de la vieja escuela del grupo. Muy mal quien se perdió este show.

Fear Factory | Foto: Oscar Cruz

Fear Factory | Foto: Oscar Cruz

El HH se preparaba para recibir a uno de sus debutantes (corríjanme si estoy mal), los neoyorquinos de Killcode tomaron el Hell Stage, quienes con su sonido retro cargado de mucha energía pusieron a brincar muchos. Por momentos su guitarrista DC Gonzalez dedicó algunas palabras de agradecimiento a los organizadores y al público. La euforia se desató cuando la banda invitó a Jay Jay French de Twisted Sister al escenario, lo cual enloqueció el ambiente. Killcode dará mucho de qué hablar.

Uno de los clímax del festival estaba a punto de iniciar en el Heaven Stage, otro de los debutantes, quienes en definitiva ya debían esta visita al país desde hace años, entró en escena de una manera impresionante. Jeffrey Hatrix, Steve Felton y Jason Popson, ataviados con sus imponentes máscaras por fin trajeron a Mushroomhead a tarimas mexicanas, y la espera definitivamente valió la pena.

Uno de los shows con más entrega y energía que su servibar atestiguó en el día. Obviamente tocaron Solitaire / Unraveiling, pero eso no fue lo mejor. Una presentación llena de brutalidad que tuvo un toque especial por Jackie LaPonza, cantante invitada que desde hace un par de años aparece en los shows de la banda (estoy enamorado). ¿Lo inolvidable del show? Cuando Tommy Church en medio de Empty Spaces, cover de Pink Floyd mostró la parte trasera de su guitarra donde un claro mensaje podía leerse: “Fuck the wall”. El que entendió, entendió y el que no, debe de informarse más. Te lo perdiste Fly

Mushroomhead | Foto: Raquel Coss

Mushroomhead | Foto: Raquel Coss

Mushroomhead | Foto: Oscar Cruz

Mushroomhead | Foto: Oscar Cruz

Mushroomhead | Foto: Raquel Coss

Mushroomhead | Foto: Raquel Coss

La tarde avanzaba, el HH ya tenía algunos retrasos en los horarios que poco a poco se hicieron de media hora. Los ingleses de DragonForce tomaron el Hell Stage 18 minutos después de lo acordado, no obstante esto, no dejaron de deleitar con la velocidad de su ejecución. Prendieron mucho a una pista que por momentos ya no se veía por la muchedumbre que parecía nunca dejar de entrar. Hasta la zona VIP siempre lucía llena, de ambos lados de los escenarios principales.

DragonForce como siempre dejando buen sabor de boca y recordando la edición en que tuvieron que cancelar por los problemas del festival hace un par de años, dejaron todo listo para los vikingos suecos de Amon Amarth, quienes adornaron el Heaven Stage con su batería en forma de casco vikingo y que impresionó y emocionó a todo el que corría para ver a los exponentes del Death Metal Melódico. Johan Hegg emocionó a todos sus fans con algunas palabras en español y su brutalidad en diferentes temas del grupo sueco. Pero ahí vino uno de los sacrificios de su servibar.

Dejar el Heaven Stage a la mitad de la presentación de Amon Amarth para alcanzar algunas canciones del multiparchado Sepultura, leyenda del Thrash Metal que traían un poco de su gira de 30 años de carrera al festival, los clásicos Arise, Roots Bloddy Roots, Troops of Doom y Ratamahatta junto a temas nuevos como I Am The Enemy provocaron el headbangueo de todos los que abarrotaron el True Metal Stage para presenciar a Andreas Kisser y compañía. ¿El mejor momento del show? Cuando la banda interpretaba Refuse / Resist, una de las canciones de protesta más importante de la banda y el helicóptero de la policía apareció detrás del escenario, ganándose la rechifla de todo el respetable. El helicóptero azul sobrevoló la zona todo el día.

DragonForce | Foto: Raquel Coss

DragonForce | Foto: Raquel Coss

Amon Amarth | Foto: Raquel Coss

Amon Amarth | Foto: Raquel Coss

Sepultura | Foto: Raquel Coss

Sepultura | Foto: Raquel Coss

Sepultura | Foto: Raquel Coss

Sepultura | Foto: Raquel Coss

Corre de vuelta a los escenarios principales, el camino cada vez es más difícil, mucha gente, algunos cansados, otros perdidos, bebiendo, más metaleras guapas, algún pobre diablo que se fracturó la pierna y lo llevaban en silla de ruedas con un cartón como yeso improvisado, alguna desmayada frente al Hell Stage justo al preciso momento que Epica saltó a la tarima. No la culpo, la belleza y voz de Simone Simons junto a la bestialidad de Mark Jansen al ritmo de su Metal Sinfónico hipnotizan a cualquiera. Epica quizá con el estilo más fiel del festival tocando en el punto medio del cielo y el infierno poco a poco vieron el ocaso de un sábado al que aún le faltaba mucha distorsión.

Ya todo era oscuridad, y como si fuese un pasaje bíblico, la lluvia empezó a caer tímidamente sobre el Autódromo Hermanos Rodríguez justo en el momento que comenzó a sonar el score de los Iluminati en la última película del maestro Stanley Kubrick, Eyes Wide Shut. En el fondo podía apreciarse al maligno espíritu satánico, dios de los Nameless Ghouls. La lluvia arreció un poco mientras cada uno de los instrumentistas de Ghost tomaba el Heaven Stage. Spirit de Meliora ya sonaba y la llegada del Papa Emeritus III era inminente. Ghost ya tocaba en el Hell And Heaven.

https://www.facebook.com/oscar.ggc.3/videos/1246920475341941/

Uno de los grupos más polémicos, no solo por su esencia satánica, también por su estilo que según los cánones del género, no son Metal; en definitiva fue una de las mejores presentaciones del festival. El Papa, contrario a sus antecesores, se mostró muy entregado y coqueto con el público. Seductor como lo sería el mismo Diablo. Mandando besos, pidiendo aplausos para la banda, a la que le hizo falta uno de los guitarristas, sacar la fotografía de un fan fallecido al tocar He Is que según un wey al lado de mí se la había regalado un día antes y mientras exclamaba en lágrimas que a su amigo le hubiera gustado estar ahí, para finalizar con una pequeña cátedra del orgasmo femenino y cómo era mal visto en la Edad Media para cerrar con Monstrance Clock. Así fue como el Papa ofició misa junto a sus Nameless Ghouls frente a un público que, con júbilo coreó cada una de sus blasfemias. Y como él mismo dijo, los dioses estaban de su lado, porque la lluvia paró, el festival continuó.

https://www.facebook.com/oscar.ggc.3/videos/1246979672002688/

Five Finger Death Punch, otro de los debutantes de lujo directos desde Las Vegas, Nevada saltó al Hell Stage con mucha energía y entusiasmo frente a un público que ya representaba los estragos de todo un día de headbangueo, pero no había tiempo para flaquear, quedaba mucho HH aún. Ivan Moody quien presumió que no tenía ni una hora de haber llegado a la ciudad imprimió mucha intensidad en la presentación. Interactuaba de forma constante con el público a quienes de momento cuestionó si ya conocían a la banda. Definitivamente sonaban mejor en vivo que en el disco, pero vino el segundo momento de sacrificio.

Mientras Moody incitaba a las hostilidades y al desmadre total, su servibar tuvo que correr de vuelta al True Metal Stage. Ya un poco tocado, hambriento y sediento, se abrió paso entre muchos que estaban igual o peor que él. Pero Adam Darski a.k.a. Nergal y los polacos de Behemoth estaban a punto de satanizar el escenario y, para todo el que conoce el poder de la banda de Death Metal es un must si visitan tu ciudad. Nergal, en medio de oscuridad y un silencio sepulcral entre canciones que parecían golpes directos a la quijada no defraudó ni por un segundo. Blow Your Trumpets Gabriel, Ora Pro Nobis Lucifer y The Satanist fueron algunos de los tracks con los que Behemoth terminó de hundir nuestras almas en lo más profundo del infierno.

Behemoth | Foto: Raquel Coss

Behemoth | Foto: Raquel Coss

Corre de regreso, el último debutante de la noche y otro que definitivamente sí la debía ya estaba en el Heaven Stage. Twisted Sister se presentaba por primera y última vez en la ciudad de México y eso es algo que nadie se quería perder. Jay Jay French, Eddie Ojeda, Mark Mendoza, Mike Portnoy entrando al quite en la batería y Dee Snider dieron una cátedra de auténtico Heavy Metal. Con parte del sonido original de los 80, celebrando 40 años de carrera, recordando a muchos artistas que se han ido en lo que va del año (Lemmy te extrañamos), arrancando aplausos y gritos, poniendo a bailar a todos con esa velocidad en su ejecución y desesperando a los fans from hell de Rammstein al no parar de tocar y tocar; Twisted Sister hizo suyo el Hell And Heaven como si ellos fueran el headliner principal. ¿El mejor momento? Cuando a Snider se le ocurrió cantar We’re Not Gonna Take It “como la cantan en México”, cambiando el verso principal por Huevos con Aceite… fue hilarante la verdad. La gira Forty and Fuck It con la que vinieron al festival supuestamente es la última de la banda.

Twisted Sister | Foto: Raquel Coss

Twisted Sister | Foto: Raquel Coss

Twisted Sister | Foto: Raquel Coss

Twisted Sister | Foto: Raquel Coss

Twisted Sister | Foto: Raquel Coss

Twisted Sister | Foto: Raquel Coss

El momento cumbre por fin había llegado, con una manta donde se visualizaron los últimos 10 segundos del conteo antes de que Rammstein y toda su maquinaria alemana tomaran el Hell Stage, Till Linderman y compañía descargaron un show tan pesado, lleno de luces y pirotecnia y teatralidad tal que todos los fans from hell del conjunto alemán no pudieron quedar más que extasiados.

Para su servibar fue como un flashback a sus días de secundaria. Con canciones como Ramm 4, Reise Reise, Du Riechst So Gut, Du Hast, Amerika, Engel, Stripped (cover de Depeche Mode); y la infaltable por el lugar y la ocasión, Te Quiero Puta!, por nombrar algunas; los alemanes simplemente devastaron a todos los presentes hasta las dos de la madrugada.

Una cátedra de Metal Industrial y que para gusto de su servibar esta vez la ejecución influyó más en el desarrollo del show que la producción misma (en la que hubo mucho fuego por todos lados), Rammstein demostró porqué fue el elegido para clausurar el segundo Hell And Heaven de la ciudad de México. Y eso que esta vez no violaron o se comieron a Christian Lorenz

Rammstein | Foto: Raquel Coss

Rammstein | Foto: Raquel Coss

Rammstein | Foto: Raquel Coss

Rammstein | Foto: Raquel Coss

Rammstein | Foto: Raquel Coss

Rammstein | Foto: Raquel Coss

Ya era tarde, o temprano; dependiendo la perspectiva, su seguro servibar ya tenía un marcado dolor de espalda y pies, sin olvidar el de cuello por tanto headbangueo, creo que ya nos estamos haciendo viejos. La salida se ve un poco aparatosa ya que solo hay una ruta para salir de las entrañas del HH. Sed, hambre y cansancio, pero hay que emprender el camino que es largo hasta la cueva y que, por cuestiones de dinero y medios, se tendrá que recorrer a pie. Pero lo vivido quedará para la posteridad. Un festival del que se hablará por años y años, reflexioné esto mientras caminaba a casa…

Hell and Heaven | Foto: Raquel Coss

Hell and Heaven | Foto: Raquel Coss

Galería completa en: https://goo.gl/yThhJ6

Oscar Cruz

Oscar Cruz

Dame un par de audífonos y llego a donde sea...
"I believe whatever doesn't kill you, simply makes you ... stranger!".

3 Comments

  1. Tony Flores
    26/07/2016 at 8:49 pm — Responder

    Diego Rojas Alejandro Flores

  2. Cabo Reynaldo Martinez
    26/07/2016 at 7:58 pm — Responder

    desde marte se ve que es rammstein :3 <3

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *