¿Qué tan lejos puede llegar el fanatismo por una banda? ¿Hasta dónde es capaz de llegar un ser humano por su banda favorita? Lamentablemente hay que decir que algunos llegan muy lejos, como el caso de un seguidor de Divididos, la renombrada ‘aplanadora del rock’, quien dejó sola a su hija en su auto para ir al recital que la banda argentina dio en la ciudad de Lincoln el sábado 8 de febrero.

El famoso físico Albert Einstein dijo en una ocasión que ‘hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana. Y del Universo no estoy seguro.’ Pues bien, este fanático del grupo argentino Divididos le dio la razón a Einstein. ¿Cómo lo hizo? Dejando a su pequeña hija encerrada en su auto mientras él concurría al recital gratuito que Divididos dio en el Carnaval de Lincoln, en Buenos Aires. Al parecer, varias personas lograron rescatar a la nena del vehículo y llegó hasta Ricardo Mollo, cantante y guitarrista de la banda, quien la tuvo cargada para calmarla, mientras llamaba a su irresponsable progenitor por el micrófono: ‘Vení a buscar a tu hija, animal’. Al poco tiempo apareció y abucheado por la audiencia, tuvo que soportar además el reto de Mollo, quien dijo ‘las prioridades son las prioridades’.

Luego del incidente, Divididos siguió con su concierto, pero el repudio público hacia el mal padre se hizo masivo a través de las redes sociales. Y con justa razón.

Sebastian Diaz Guevara

Sebastian Diaz Guevara

Servidor del rock desde mi vocación de Periodista. Seguidor de la buena música desde que Pink Floyd hizo estallar mis oídos. Fanático del metal, el punk, el rock en general, sin géneros ni categorías.