Síguenos para más rock

Crónicas

Crónica: Sonata Artica arrasó Lima con lo mejor del Power Metal

Publicado

on

sonata arctica en lima



Pocas bandas de Metal pueden decir que causan el mismo impacto cuando llegan por segunda o tercera vez a nuestro país, donde otros géneros musicales apoyados por las radio-difusoras han acaparado hasta el cansancio nuestra capital.

Sonata Artica es uno de esos pocos. Siendo la tercera vez que tocan en nuestro Perú, la banda liderada por el carismático Tony Kakko, logró callar las bocas de los más escépticos y volvió a llenar en un lapso de un año el recinto donde se presentaron. Mostrando así que su séquito de fans en Perú es tan fiel y entregada a su artista que no conocen de excusas para no ir y apoyar a la banda y a la escena que necesita más bangers como ellos.

El concierto se dio en el Céntrica del centro de Lima, local que se va volviendo poco a poco un  punto clave para los eventos Metal de la capital. El lugar estuvo abarrotado de fieles bangers sedientos de Power Metal que esperaron pacientemente y sin ningún tipo de problemas el ingreso al recinto.

Dentro ya, el evento dio inicio con un bien llevado tributo a Nightwish (que han confirmado su llegada al Perú en unos meses) a cargo de la banda Crownless, quien tuvo un gran recibimiento del respetable e interpretando lo mejor de la agrupación finlandesa.

Luego se presento la banda peruana Flor de Loto, quienes son considerados uno de los principales grupos de la nueva escena nacional con su impecable Rock Progresivo, añadiendo así nuevos fanáticos a su creciente lista de seguidores.

Banda Crownless en el concierto de Sonata Artica

Banda Crownless en el concierto de Sonata Artica

La banda Flor de loto teloneando a Sonata Artica

La banda Flor de loto teloneando a Sonata Artica

El momento había llegado. La gente coreaba el nombre de la banda principal del evento, mostrando su impaciencia por ver en acción al esperado conjunto europeo.

Afortunadamente la espera no fue mucha. Bajaron las luces y se pudo ver a Tommy Portimo, baterista de la agrupación, presentándose al público detrás de su impresionante batería con la blanquirroja en el cuerpo. Sonata Artica estaba en el escenario.

Inmediatamente toda la alineación finlandesa estaba de pie frente a sus fanáticos peruanos, presentándose con The Wolves Die Young y Kingdom for a Heart. La gente estaba eufórica y no paraban de corear cada tema e interactuar con Tony en todo momento.

Elias Viljanen impecable en la guitarra

Elias Viljanen impecable en la guitarra

Paid in Full, What Did You Do in the War, Dad? y Losing My Insanity fueron los temas con los que siguieron el espectáculo. Kakko interpretaba como si recién empezaran con la gira, Elias Viljanen hacía lo que quería con la guitarra y Pasi Kauppinen lucía endemoniado con su tremendo bajo de 5 cuerdas.

El juego de luces fue tremendo y la calidad del sonido, impecable. Sonata se mandaba con clásicos 8th Commandment, San Sebastian y el infaltable Full Moon. La banda ya tenía a todos los presentes en el bolsillo.

La noche fue mágica pero también es importante informar de temas lamentables. Una de ellas fue la pelea de unos fanáticos dentro del local. Afortunadamente estos fueron controlados por los mismos asistentes y la banda siguió tocando como si no hubiese pasado nada.

Pasi Kauppinen y su show aparte en el concierto

Pasi Kauppinen y su show aparte en el concierto

Otro momento, un poco bochornoso para todos los presentes fue cuando el cantante Tony Kakko se percató de una asistente que estaba tomando fotografías con flash desde el segundo piso del local. “Apaga esa luz, es mejor tener el recuerdo en tu memoria. Apágalo, apágalo, apágalo” repetía fastidiado Tony desde el escenario.

Este es un tema aparte, pero igual de importante, ahora que todos tenemos al alcance de nuestras manos herramientas para tomar fotografías, desde cámaras profesionales hasta  Smartphones, muchos se preocupan más en tomar fotografías para presumir de su estancia en el concierto que en disfrutar del mismo como se debe. Este hecho ha sido muy citado con opiniones diversas entre personalidades de la música a nivel mundial.

Pero Sonata Artica es un grupo que se debe a su gente y estos incidentes no opacaron en absoluto el entusiasmo, ni de la banda, ni del público.

Finalmente llegó el encore. El grupo se despidió con My Land, Picturing the Past y finalmente con Don't Say a Word. Los finlandeses se despidieron de sus seguidores prometiendo volver pronto y agradeciendo al Perú por su calurosa acogida. Así cerramos una noche repleta de pasión, headbanging y harto Power Metal. Así queremos ver todos los conciertos de Metal en el país, porque la escena se lo merece.

Tony Kakko interpretando lo mejor de Sonata Artica

Tony Kakko interpretando lo mejor de Sonata Artica




4 Comments

4 Comments

  1. Jose Alberto Lopez Cruz

    20/03/2015 at 11:07 pm

    Adán De Moon

  2. Piero Manuel Del Águila Flores

    20/03/2015 at 10:46 pm

    DONE Oh Sweet Baby Jesus

  3. Erick Osco Mamani

    20/03/2015 at 10:29 pm

    Espera que venga Nightwish para que les rompa el culo OKNO :v…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte - Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo... pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading