Como dice cierta frase, ‘quien sabe de música, entiende el silencio’. Y uno de los silencios que siempre incomoda es el de la voz. Cuando los sonidos instrumentales son los encargados de hablar en lugar de las cuerdas vocales, surge una forma de arte que no estamos acostumbrados a presenciar o experimentar. Es por eso que muchas bandas dedican sus esfuerzos expresivos a dejar que sus instrumentos sean quienes forman los mensajes que buscan transmitir, el canal de las sensaciones que buscan generar en su público. Apuesta difícil si las hay en la música, pero con un gratísimo resultado cuando se da en la tecla, como sucede con el trío chileno Dejalosangrar. Su extravagante propuesta, el silencio en su música y más, en esta charla que El Club del Rock tuvo con Dejalosangrar.

¿Cómo surgió Dejalosangrar? ¿Qué buscaban expresar musicalmente al comenzar la banda?

Hernán (Guitarra) y yo Rodrigo (bajo) nos conocimos en 2004. Ambos tocábamos en distintas bandas. En 2007 surgió la idea de hacer algo juntos porque vimos que teníamos ideas bastante cercanas y ganas de hacer algo nuevo. Desde eso a estar tocando juntos fue más menos rápido. Ahí empezó un largo camino donde tratábamos de plasmar las ideas que teníamos en la mente. Ideas bastante difusas, teníamos nociones de lo que queríamos hacer. Sumado a eso no teníamos una banda completa. Hubo harto movimiento de gente, de ideas, de equipos también… Finalmente en 2011 nos reunimos con Jorge Habach y todo comenzó a funcionar como queríamos. Para nosotros ese momento es cuando nació Dejalosangrar. Él llegó con muchas ganas y muy buena disposición de trabajar y avanzar. De ahí en adelante la cosa fue tomando forma de manera más bien expedita. En 4 meses ya habíamos compuesto el primer disco.  En cuanto a lo que buscábamos siempre pensábamos en el sonido valvular, vintage, que venía de las bandas que nos gustaban.  Creo que desde el comienzo tratamos de ir por ese camino.

¿Cómo podrían definir la música de Dejalosangrar?

A veces definirse uno mismo puede ser complejo, más aún ponerse etiquetas. En nuestros temas hay momentos muy intensos y otros de más calma. Alguna vez nos dijeron que nuestra música era como la banda sonora de una película de terror. Nos pareció bastante acertado. Usamos mucho el silencio también. En fin, sólo podría definirla como música lenta y pesada. El resto, que cada quien le ponga el nombre o definición que la misma música le haga sentir.

Un detalle que llama la atención sobre sus canciones es que no llevan título ni ningún indicio de cómo interpretar o sentir los temas, al igual que los títulos de sus discos o incluso las portadas de sus álbumes. ¿Qué buscan transmitir con el misterio de su música?

Nosotros no hablamos de canciones, hablamos de ‘temas‘… Esto porque vemos que nuestra música no responde al formato tradicional de canción estrofa-coro-estrofa. Los temas empezaron a tener sólo números en la etapa previa a la llegada de Jorge. Ahí, en la época donde tratábamos de armar una banda teníamos varias “canciones” las que pensábamos que algún día tendrían letra, pero como no la tenían le fuimos asignando números. Luego al empezar a componer de manera instrumental, los tres que somos la banda en la actualidad, seguimos usando esa misma lógica. Luego descubrimos que eso dejaba abierto a la interpretación del oyente, lo que nos pareció muy adecuado. Nos gustó que cada quien le diera el sentido que quisiera.

Con respecto a las portadas es un poco una continuación de esa idea. Además, siempre nos ha pasado que al momento de armar la gráfica de los discos nos ha parecido mucho más potente la imagen, sin necesidad de intervenirla con textos. Todo esto se complemente con la manera en la que abordamos los shows en vivo. Para los que nos han visto, ya saben que no hablamos ni al comienzo ni al final, menos entre los temas. Preferimos no intervenir en nada lo que música puede generar por sí. Muchas veces nuestras presentaciones parecieran ser un gran tema de una hora donde hay momentos furiosos y calmados intercalados a cada rato. Todo esto es coherente con una estética que nos parece la más pertinente para nuestra música. En lo personal siento que todo esto genera un ambiente solemne, donde la música despierta muchas sensaciones e ideas en las personas. Desde siempre hemos visto el trabajo en la banda como una obra de arte más que como un producto de consumo. Dualidad que muchas veces es difusa en el rock y en toda la música popular.

¿Cómo es el proceso creativo de Dejalosangrar?

Nuestra dinámica es bien simple y natural. Muy a la antigua de meternos a la sala y tocar en vivo todos juntos… Nuestra banda apela mucho a la dinámica de los grupos de los 70s, no hacemos mucha preproducción ni maquetas ni cosas en la computadora… Todo es ahí con los 3 tocando a full volumen. Lo más real y sencillo posible. Nuestra premisa siempre ha sido que lo que va a estar en el disco es lo que podemos tocar en vivo.

Hace poco han publicado su nuevo disco, Vol. 2. ¿Cómo se sienten con estos nuevos temas? ¿Qué cambió en la banda desde el Vol. 1?

Este disco nos tiene muy contentos. Más que algo que haya cambiado, creo que hemos ido afianzando la idea que teníamos al comienzo. El primer disco se hizo con pocos meses de haber empezado a tocar los tres juntos. En este hay mucho más tiempo, mas camino avanzado en cuanto a lo que queremos y podemos hacer con la música.

¿Cómo ven ustedes a la escena musical de Chile?

El camino de la música DIY siempre en lento. Me imagino que en toda Sudamérica los problemas para las bandas independientes, por llamarlas de alguna manera, son los mismos. Dificultad para conseguir buenos lugares para tocar y todo ese tipo de cosas.  Lo que rescato siempre es que hay mucha gente haciendo cosas, cada uno haciendo su propio camino. En lo que respecta a nosotros como banda debo decir que siempre hemos sentido mucho respeto y compañerismo de parte de las demás bandas y personas relacionadas con la música.

Dentro de poco tienen su presentación en el ciclo Motoclub en Argentina. ¿Qué expectativas tienen para este concierto?

Estamos muy ansiosos por tocar en Buenos Aires. Y por sobretodo de conocer en persona a mucha gente que ha sido un importante apoyo en el último tiempo a través de internet. Cuando nos confirmaron esa fecha pensamos que está es la primera, esperamos volver lo antes posible. Hemos tenido muy buena recepción de la gente y estamos muy agradecidos de eso.

¿Qué sigue en el futuro para Dejalosangrar?

Nos quedan un par de fechas en Santiago confirmadas pronto. Y en marzo vamos a estar tocando en el show de los alemanes Samsara Blues Experiment organizado por Red House. La gente está muy prendida con esa fecha y esperamos que resulte de lo mejor. Por otra parte, ya estamos organizando una nueva grabación. El resto aún no lo tenemos del todo planeado, lo que sí sabemos es que siempre aparecen buenas cosas para la banda…

Dejalosangrar se presenta el jueves 15 de diciembre en el Volumen 8 del ciclo Motoclub, junto a Cabesaurio, desde las 22 horas en Club V.

Agradecemos a Félix Bunge y a South American Sludge Records por la posibilidad de hablar con Dejalosangrar.

Sebastian Diaz Guevara

Sebastian Diaz Guevara

Servidor del rock desde mi vocación de Periodista. Seguidor de la buena música desde que Pink Floyd hizo estallar mis oídos. Fanático del metal, el punk, el rock en general, sin géneros ni categorías.