Síguenos para más rock

Crónicas

RADIOHEAD EN PERÚ, ¿Y AHORA CÓMO LO SUPERO?

Publicado

on

5ad6d43f0f83b

El paraíso fue hecho para corazones tiernos; Radiohead, para los corazones sin amor. Está claro que el título es solo un juego que me atrevo a jugar cuando estoy seguro de lo que escribo. Mi vida sigue normal; aunque algo mío quedó en el estadio después de la última canción. Se cerró otro capítulo, se saldó otra deuda, abrí brevemente y volví a cerrar el círculo. No quise ponerme triste en esa despedida, una despedida era necesaria para volver a reencontrarme…Y un reencuentro, después de un momento o después de toda una vida, era algo inevitable. Yo me perdí, escuchaba una voz de fondo, veía toda una paleta de colores donde predominaba esa aura azul violeta que te transmite tranquilidad, paz, dependencia emocional y silencio… todos guardaban silencio. Creo que experimenté la muerte por un instante, la desaparición. De verdad, lo que se sentía en el ambiente era algo que escapaba de cualquier droga. Era plenitud. Viví en un Déjà vu constante durante todo el concierto, cada canción me transportaba a un momento diferente de mi vida; no eran solo recuerdos, era algo mucho más fuerte. Tal vez solo estaba delirando por los herbívoros que tenía al lado, su infortunada presencia hizo que me aleje un poco (muy a mi pesar); quería evitar cualquier distracción. Era suficiente con Thom.

5ad6d440b8758

Desde hace un buen tiempo he descubierto que la paso mejor cuando voy a un concierto en soledad, te concentras en quienes tienes al frente y no por el o la que tienes al lado. Prefiero molestar con la verdad y no complacer con adulaciones, es lo que siento. Normalmente trato de cuidar los adjetivos y no caer en la exageración fácil y amarillista. Lo siento pero ver a Radiohead ha sido algo superador en mi vida. Las desgracias imprevistas hieren más fuertemente y es por eso que yo me había hecho la idea de que no tocaría ni la mitad de canciones que deseaba escuchar, quería prepararme para no sentirme frustrado al término del espectáculo; Epicuro dijo alguna vez: “No eches a perder lo que tienes, deseando lo que no tienes; recuerda que lo que tienes ahora, fue una vez, cosas que solo deseabas”, Yo estaba en el concierto, Radiohead estaba a unos metros, no podía ser tan exigente ni caer en la injusticia de querer más. Una picardía absoluta que tocaran casi todas las canciones que deseaba, estuve a una canción del éxtasis… menos mal no tocaron My Iron Lung, sino todavía estaría en el estadio ¡Pero qué importa! Este concierto no se me olvida más; con todas sus imperfecciones. No sé si fue la noche más feliz de mi vida pero sí sé que la voy a recordar hasta el último aliento. Es semejante a hacer el amor con la persona que amas por primera vez, probablemente no sea la mejor experiencia (si es que las comparas con las siguientes veces), pero son especiales. A mí nadie me la va a contar, yo lo vi a Thom detenerse en pleno Karma Police y admirar al público, ver cómo coreaban todo y por dentro pensar (este pueblo al sur de América sí que los ha sorprendido). Pude ver la sonrisa en su rostro durante todo el concierto (salvo una que otra pataleta de Thom hacia Jonny, como es de costumbre) podría apostar mi vida a que no se esperaban que corearan hasta los riffs de bajo (Paranoid Android). Se veían entregados mientras observaban un estadio entero coreando los solos y riffs de Jonny Greenwood, al mejor estilo de plazas históricas en Brasil y Argentina ¡Lo que tocó Jonny Greenwood!, por el amor de Dios, ese tipo está enfermo. Es un crack; polifuncional, un multinstrumentista propio de la música clásica europea. No le quiero restar mérito a los demás (Ed O’Brien, Colin Greenwood, Phil Selway), pero lo que ofrecen Thom y Jonny es anormal.

radiohead lima

No me gusta ver las cosas a través del mejor cristal. Es ir en contra de mis principios; como cuando critico a los presentadores de noticias por hacerse los indignados al informar que subió el pasaje del metropolitano o porque el sueldo mínimo no alcanza para mucho. Ellos se mueven en autos de alta gama y no ganaron el sueldo mínimo ni cuando fueron practicantes. Esa falsa empatía es lo peor, pero no me quiero desviar del tema. No se puede hablar de algo que no se ha vivido. Yo creo que fue un concierto ¡De putamadre! porque estuve adelante, no le encontré ningún desperfecto a la organización. Ahora, yo no puedo ser tan soberbio y dar una sentencia absoluta de ese tipo, cuando no sé cómo la pasaron los que estuvieron en tribuna norte (leí quejas de sonido, iluminación y otros factores más). Porque si llueve, nos deberíamos mojar todos.

Tenía pensado enlistar y contar el pasaje de cada canción del set list, pero siento que el VIAJE EMOCIONAL no provocaría el mismo efecto, me demandaría mucho tiempo y al lector del artículo tampoco le importaría mucho. Los que nos tuvimos de compañeros en coros y llanto en el campo A, sabemos que Radiohead hizo lo que quiso con nosotros. Esos triángulos melódicos (All I Need, Pyramid Song y No Surprises) de la lista nos mandaban al inframundo para posteriormente elevarnos al séptimo cielo, con a penas una canción de distancia.

30741641 10154697980713039 7364035552263860913 n

Eligieron Karma Police para despedirse y decidí irme, era mucho, no se podía soportar. Sé que con esa canción cierran conciertos y yo soy un especialista en evitar despedidas. Tengo grabado cada rostro que veía mientras me alejaba del escenario, más de uno tenía las mejillas mojadas. Sin dudas, era el concierto más importante de nuestras vidas. Me fui del estadio con las mismas ganas que ingresé; espero que puedan volver y si no lo hacen, no hay drama. Ya les robamos 2 horas de su vida. Confío en que el Policía del Karma hará justicia.

 

 

Imágenes: El Comercio 

 

DIO bendice tus comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading