La vida cambió mucho en la ciudad después del terremoto del 19 de septiembre de 2017, uno de los sucesos caóticos más profetizados fue vivido por una generación que vivió con el legado de su antecesor de hace 32 años, nada volverá a ser lo mismo, pero fiel al carácter que distingue a los mexicanos, las muestras de solidaridad no se dejaron esperar, la cuales se presentaron en múltiples formas e incluso, días después de aquel fatídico suceso.

El Metal no se quedó atrás y también puso de su parte para apoyar a miles de personas perjudicadas en gran parte del país. De la Tierra, el súper grupo de Metal latinoamericano conformado por Alejandro González, Harold Hopkins -sustituyendo a Flavio Cianciarulo-, Andrés Giménez y el legendario Andreas Kisser; decidió donar las entradas de su concierto en SALA Corona y así apoyar la reconstrucción después del terremoto.

Los De la Tierra no estuvieron solos en esta noble causa. Matherya, Lack of Remorse y Pressive los acompañaron en una noche de domingo que, si bien era un poco complicada por la fecha, representaba más dar el primer paso a retomar la cotidianidad en la capital mexicana; algo que todos teníamos que hacer tarde o temprano.

Los primeros en saltar al escenario del SALA Corona fueron los originarios de Cuernavaca, Morelos; Lack of Remorse. Con su oda al tocino, miras de conquista mundial y su Bacon Metal, tuvieron la nada fácil tarea de abrir el escenario a un público que, si bien tenía la actitud, se veía un poco abrumado. El fantasma del terremoto aún rondaba en sus corazones. Pero los Lack of Remorse no escatimaron en decibeles, y con un discurso lleno de energía y tocino, lograron que todos en la pista del lugar comenzaran a headbanguear.

Lack of Remorse Foto: Raquel Coss

En un giro extraño de logística, los siguientes en aparecer afinando instrumentos fueron los tapatíos de Pressive. Con algunas fallas en el audio; una guitarra de pronto sonaba de más y la voz de Josue a veces perdida entre los riffs, no menguaron la entrega de esta banda que no dudó en recalcar que el público chilango siempre los hace sentir en casa. Por un momento, la presentación de Pressive pareció algo fugaz, pero con mucha calidad.

Pressive Foto: Raquel Coss

Hablando del giro de logística, este tomó por sorpresa a su servibar. Mientras veía al staff colocar la enorme batería de Alex, no sabía si en efecto De la Tierra era el siguiente en aparecer sobre el escenario o los chilangos de Matherya. Según Whatafack, mientras se encontraba del lado derecho del escenario, escuchó que los chilangos cerrarían la noche en el SALA. Pudimos comprobarlo minutos después.

Las luces se desvanecieron de pronto. El intro tribal comenzó a llamar a cada uno de sus integrantes. Alex, Harold, Andrés y Andreas tomaron el escenario en medio de una ola de gritos, Maldita Historia, primer sencillo de la banda comenzó a sonar haciendo saltar a los presentes. No faltó el paranoico/gracioso que gritó: “¡No salten tanto, se vaya a caer el edificio!”.

De La Tierra Foto: Raquel Coss

Señales, Rostros, Valor Interior y San Asesino retumbaron desde el pit de fotógrafos, pasando por la pista escalonada hasta lo más profundo del VIP. El Slam, el invitado a todos los conciertos por fin se dejó ver en medio de todos. La energía de los cuatro DLT estaba logrando lo que por días no había sucedido. La gente comenzaba a sonreír, no a olvidar; comenzaron a aceptar y superar el terremoto de septiembre pasado.

De La Tierra Foto: Raquel Coss

La vibra de Andrés es el catalizador de esta energía metalera regenerativa que todos los asistentes que abarrotaron el SALA experimentaban; acompañada magistralmente por la técnica impecable de Alex en la batería; la habilidad de Harold -quien es bajista de Puya-, quien se ve totalmente entregado al público en mente y espíritu, ya que el puertorriqueño sabía de nuestro dolor por el huracán que recién había afectado a su país; y Andreas, no necesitaba hablar mucho con el respetable, su guitarra lo hacía por él.

De La Tierra Foto: Raquel Coss

Puro, Detonar, Dois Portais, Somos Uno y Sin Límites continuaron con el recital de riffs de la noche. Andrés no dudó en resaltar que la autenticidad del movimiento metalero es única y es en este tipo de situaciones donde más podemos apreciar eso. De paso, no dudó en pedir que todos votaran por la banda en la contienda de los Grammys latinos y también, para hacer presión a los promotores del Hell & Heaven y que éstos no duden en incluir a De la Tierra para la nueva edición de mayo próximo. Una bandera mexicana fue lanzada hacia él, y no dudó en hondearla y amarrarla a su micrófono. Excelente imagen.

De La Tierra Foto: Raquel Coss

La noche de domingo se había convertido en una llena de energía, como las de viernes saliendo de trabajar. Los DLT no bajaron la intensidad de los riffs de su show benéfico, y los saltos y mosh pits continuaron al ritmo de Chamán de Manaus, Ciénagas de Odio, Fome y Sangramos al Resistir. El semblante de todos había cambiado después de casi hora y media de show, parecíamos los mismos metaleros de antes del terremoto, esos que no se doblegan ante nada, con la moral siempre en alto.

De la Tierra comienza a despedirse, asegurando que pronto nos volveremos a encontrar en el camino. Cosmonauta Quechua parece un réquiem de despedida para una banda que si bien tiene poco tiempo de vida, está completamente entregada a sus fans, y los mexicanos tenemos un lugar especial en su vitrina. La banda se toma su foto con el público de fondo, regalan plumillas y baquetas, se despiden de todos no sin antes recordarnos que queda una banda más para el espectáculo, Matherya.

Muchos no tardan en abandonar el SALA, es momento de tomar esa energía recién recibida y canalizarla en el mundo real, al día siguiente hay que asistir a esas trincheras llamadas oficinas o salones de clases, México no se levantará de la nada. Aunque algunos no dudan de su capacidad física y se quedan a ver a los originarios de la Ciudad de México. Éstos ofrecen un show bastante lleno de intensidad en el que incluyen temas de todo su repertorio discográfico.

Matherya Foto: Raquel Coss

Mientras Matherya está sobre el escenario, Andreas Kisser abandona el SALA, pasa al lado de su servibar y Whatafack rodeado de fans y sus guaruras. Igual que Pessive, Matherya pareció dar un show bastante rápido. Abandonan el escenario mientras que los pocos asistentes hacen lo propio al abandonar el lugar.

Avenida de los Insurgentes parece tener mucho movimiento para ser un domingo casi a nada de lunes, además de ser una de las zonas más afectadas por el sismo y que obviamente se encuentra rodeada de inmuebles abandonados o esperando a ser demolidos, las calles sin luz son muestra de eso. Su servibar y Whatafack emprenden el camino a casa a través de estas calles, mañana es día laboral…

Oscar Cruz

Oscar Cruz

Dame un par de audífonos y llego a donde sea...
"I believe whatever doesn't kill you, simply makes you ... stranger!".

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *