Conecta con nosotros

Crónicas

La ecléctica del Re, el primero de siete shows de Cafe Tacvba en el Auditorio Nacional

Publicado

el

Por

FOTOS CORTESIA OCESA5



Fotos cortesía de OCESA

Una de las bandas más influyentes, imponentes y destacadas del rock mexicano e incluso de Latinoamérica, arrancó con júbilo la primera de siete presentaciones que ofrecerán en el Auditorio Nacional de la ciudad de México con motivo del festejo de los 20 años del lanzamiento de su disco Re y 25 años de su formación.

Este 11 de noviembre Café Tacvba cautivó una vez más a sus seguidores con un multifacético show en el que se recorrieron de principio a fin los 20 temas de su álbum Re, segundo álbum de estudio de la banda mexicana de rock, el más destacado y uno de los más importantes en la historia de la música de México, pues a pesar de sus diversos estilos musicales, con él lograron su consagración a nivel internacional y llegaron a vender casi medio millón de copias. Cada tema fue interpretado a con peculiar forma, llevando dos décadas atrás a los 10 mil asistentes ahí reunidos.

En cuanto a la escenografía,  en la primera mitad del escenario se lucía una gran pantalla blanca donde a lo largo del concierto se proyectaron diversas imágenes y figuras abstractas en conjunto con juegos de luces y rayos láser que iluminaron el recinto; la segunda mitad la ocupaba una representación de la portada del disco Re, unas pantallas en forma de caracol.

En el centro del escenario unas veladoras acomodadas en forma de ‘u’ recibieron a los asistentes, esto como parte de la cadena de luz a la que se convocó a los mexicanos bajo el lema “Basta de destruir México; por un México que brinde un futuro digno a la juventud, enciende una luz”.

Minutos antes de las 21:00 horas, uniformados con trajes con leds, Rubén Albarrán, Meme, Joselo y Quique subieron al escenario, seguidos de sus músicos acompañantes, para dar inicio a la verbena con los sonidos electrónicos y autóctonos de “El Aparato”; ya sin sus leds, y sin las veladoras, sonaron los acordes de uno de los temas más reconocidos de su disco Re, “La Ingrata”, para la cual Rubén salió con un mandil rojo al puro estilo de su personaje Cosme tal y como luce en el video oficial de este tema.FOTOS CORTESIA OCESA3

Muchachas, muchachos, muy buenas noches ¿cómo están todos ustedes? Ah, pues que lindo, que enorme que nos acompañen en esta, nuestra primera fecha en el Auditorio Nacional, ¡que chingón!, deseamos que todos la pasemos de poca madre, que bailemos y que cantemos y que sudemos todos nuestros problemas, nuestras angustias, nuestros miedos. Pues como ustedes saben, para nosotros es una fecha muy especial porque estamos cumpliendo 25 años de carrera artística, también estamos festejando que se cumplen 20 años de que fue editado nuestro segundo disco: el Re. Así que vamos a estar celebrando, pues tocándolo de principio a fin. Para quienes lo conocen, bueno, ya se habrán dado cuenta que vamos a ir en orden. ¿Ustedes conocen el disco Re? …que gusto me da porque espero que nadie nos empiece a gritar que toquemos “Chilanga Banda” y “Eres”, porque no las vamos a tocar hasta que terminemos el Re. Es con el fin de que no se desgasten muchachos, ok, entonces si conocen el disco… ya saben cual sigue“…fueron las primeras palabras que dirigió al público Rubén Albarrán.

Al ritmo de funk y ya sin su mandil Rubén y compañía interpretaron el que fuera el primer sencillo del Re lanzado en 1994, “El Ciclón”, para seguir con una de las melodías más estruendosas y con tintes metaleros del álbum, “El Borrego”, en donde Meme tomó su guitarra y se apoderó del micrófono. La melancolía acogió el recinto con “Esa noche” que arrebató el aliento de los asistentes.

En “24 horas” no se hicieron esperar los bailes estrafalarios de Rubén, con “Ixtepec” se volcó la atención sobre el sonido de la guitarra de Joselo, fue el tema que desencadenó los aplausos y los saltos entre la audiencia y para “Trópico de Cáncer” todos los músicos salieron con sus cascos de mineros con linterna, mientras que Rubén además, salió en camiseta y con una linterna muy grande. “Ahora si suenan como los espíritus del bosque” dijo Albarrán antes de entonar “El Metro”.

Trajes gruperos de colores fosforescentes lucieron los integrantes de Café Tacvba para entonar “El Fin de la Infancia”, que con su ritmo de banda sinaloense, muchos aprovecharon para sacar sus mejores pasos de baile y demostrar sus dotes sin importar si vestían de traje y zapatos.FOTOS CORTESIA OCESA

Con la breve pero no menos importante, “Madrugal” se sintió un momento bohemio en la voz de Rubén con maracas en mano. “Pez/Verde”  reincorporó a Meme en la voz , con “La Negrita” se incitó al público a mover las caderas. Sonó “El Tlatoani del Barrio” para después desatarse la euforia con “Las Flores”, la ovación de los fans al final de esta interpretación no se hizo esperar.

Cuando llegó el silencio Rubén se dirigió de nueva cuenta al público: “Muchachos enséñenos sus florecitas por favor” (a lo que los asistentes sacudieron sus manos en el aire) “Que belleza, muchachos, si alguna alegría, alguna buena energía se genera esta noche, podríamos redireccionarla, mandarla a quien pudiera estarla necesitando, en especial a nuestros 43 compañeros de Ayotzinapa, también acompañamos en su dolor a sus familias, de alguna forma mandamos un buen pensamiento para todos ellos. Muchachos, es una situación muy grave la que vivimos nosotros, un crimen de estado terrible, que no nos confundan, no es suficiente con gritar y aplaudir en un concierto, el exterior vive en nosotros mismos y es adentro de nosotros que tenemos que desmantelar este sistema opresor, represor, que nos mantiene viviendo de esta forma. Muchas gracias, sí pedimos por todos los estudiantes, por todos los jóvenes, por todos los niños de este país y del mundo para que estén a salvo y que no corran peligro…” a lo que el público respondió con un ¡Viva México!. La invitación a expresarse cuando se está en desacuerdo con alguna situación, se reafirmó con un tema cargado de mucho rock y distorsión “La Pinta”.FOTOS CORTESIA OCESA2

“El Baile y el Salón”, el momento romántico llegó y el recinto se convirtió en una pista de baile, los integrantes de Café Tacvba se pusieron unos sacos plateados, a ritmo de ‘Paparupapa Eu Eo’ Rubén pedía más fuerza y que no pararán de corear: “Iban dejando su cuerpo, iban despegando… y de repente dejaron de cantar, estuvo bien, pero cortito ¿otra vuelta? ¿Están listos? Ahora si no paren eh! ¡Lo bueno es que somos multiorgásmicos!” aclaró Rubén antes de interpretar “El Puñal y el Corazón” la cual Josélo, Meme, Quique y Rubén cerraron con unos acelerados pasos de baile con su fusión de mambo y salsa.

Con esta euforia se acercaba lo que parecía el final de su presentación, pues tocaba turno a la última canción del Re, “El Balcón”, que impregnó de nostalgia el ambiente. Con “Muchas gracias, esto fue el Re, gracias“, la banda se despidió del escenario.

El show todavía no terminaba, después de este ‘encore’, Meme interpretó “Eres”. Ya con su greña suelta, Rubén Albarrán salió a agradecer a los músicos invitados, entre ellos, Mariela en la flauta transversal, Nacho Maldonado en el saxofón y en la guitarra Ramiro del Real. La hora de ‘las complacencias’ llegó, Rubén se divirtió y se entretuvo preguntándole a la audiencia que temas querían escuchar, aclarando que “Las Batallas” no estaba en el repertorio. Así se pudo disfrutar de “Chica banda”, “Chilanga Banda”, “Las Persianas”, “María”, “Quiero ver” y un gran cierre acompañado de su ya conocida coreografía con “Déjate Caer”.
FOTOS CORTESIA OCESA4

Los originarios de ciudad Satélite una vez más dejaron huella, ahora en el Auditorio Nacional pero  faltan seis shows más, lo seguro es que en todos se aventarán el ‘Re’ completito, lo incierto son las sorpresas que habrá para cada fecha. Todavía quedan boletos para su última fecha programada para el 03 de diciembre, si tienen la oportunidad, asistan, la diversión y la calidad musical están garantizadas.



Deja un comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

el

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continuar leyendo
Advertisement

+ NOTICIAS

X