La Feria VMV, Polvo Bureau, Soy Mutante o Sad Punk, son nombres que están sonando mucho en la escena rosarina. El primero es una especia de mini-festival en el cual se reúnen músicos y artistas de la ciudad. Los otros son sellos discográficos. Pero la autogestión y ser independiente es algo que los une a todos. Hoy en día el movimiento indie está en constante crecimiento. Los músicos optan cada vez más por alejarse de las grandes industrias discográficas.

Ser independiente significa que los músicos pueden crear de manera libre sin las presiones y limitaciones que muchas veces les imponen las grandes disqueras, denominadas majors. También significa producir al margen de la industria, la cual tiene como único objetivo la ganancia comercial. Esto no quiere decir que los músicos independientes no busquen la remuneración por su arte, pero su principal idea es ser dueños de ellos mismos, elegir donde tocar y bajo qué condiciones. Estos puntos son algunas de las ventajas de ese camino, que también tiene sus puntos negativos. Las desventajas de ser independientes es que el trabajo es todo “a pulmón”, y muchas veces se depende de la voluntad de amigos que ayuden a los músicos a que les sea más fácil llevar adelante su proyecto.

En diálogo con Lucas Canalda, conductor del programa de Radio Clash que se emite por la Rock & Pop Rosario, dijo que “debido a los cambios de paradigma en cuanto a la información y tecnología, el camino de la independencia es hoy más fuerte y viable que años anteriores”. También agregó que muchas veces la elección de ser independiente no es tal, sino que surge como consecuencia de que los músicos quieren mostrar su arte. Por su parte, Valentín Prieto, integrante del sello independiente rosarino Polvo Bureau, dijo que hoy en día no hay un camino en las grandes disqueras, y que el porcentaje de artistas que siguen allí es muy mínimo.

Los artistas independientes, en momentos terminan acercándose a diferentes medios para difundir su música, ya sea radio, televisión o prensa escrita. Esta aproximación hace que en cierta medida pasen a “depender” de esos medios para que su arte llegue más al público, y muchas veces están sujetos a los criterios editoriales del medio que ofrece el espacio. Pero, a pesar de todo, a la par que crece el movimiento independiente, surgen radios o medios de difusión que siguen el mismo criterio.

El movimiento independiente tuvo su explosión en los 90´s, cuando la crisis económica en el país impactó en mercados discográficos. Allí las grandes empresas enfrentaron problemas con la venta de discos, ya sea para exportar o importar. Ante esta situación, muchos músicos decidieron reunirse para poder sobreponerse a los problemas. De esta manera comenzaron a surgir sellos independientes, denominados indies, que tenían flexibilidad para adecuarse a la evolución tecnológica, y las nuevas maneras de difusión. Los avances que posibilitaron los estudios hogareños estuvieron muy ligados con la emersión de este movimiento. Desde hace varios años es posible grabar una canción o un disco entero desde la propia casa del músico sin necesidad de realizar un contrato con una empresa, y ceder en muchos casos derechos sobre su creación.

Los sellos indies se caracterizan por ser “semilleros” de nuevos artistas, es decir buscan nuevos talentos y apuestan a futuro. Tienen la capacidad de innovar artísticamente y democratizar el mercado musical. También es real que se sostienen sobre el trabajo informal, con poca distribución de trabajo y escaso personal. Sin embargo, los vínculos personales directos y en muchos casos relaciones de amistad y afinidad hacen que esas condiciones amortigüen el conflicto. Otra dificultad que tienen es a la hora de invertir gran cantidad de dinero para que lo músicos graben sus discos. Por eso en muchos casos realizan la técnica denominada outsourcing, que consiste en que los artistas realizan la creación y grabación de sus discos, y los sellos indies brindan el espacio de su catálogo, distribución y prensa. Estos puntos demuestran que la convicción y perseverancia que tienen los integrantes de estos sellos hacen que el futuro este cada vez más cercano a ellos. Hoy en día es cierto que las grandes bandas que quedan en pie pueden ser contadas con las manos, pero como contrapartida, bandas de gran calidad surgen del under.

Internet se volvió una herramienta fundamental para la difusión de los nuevos artistas. Nicolas Celle, periodista de revista Re-Play y encargado de la prensa y difusión del bar Mc Namara, dijo que la web es todavía un terreno “virgen”, y es lo que se va a utilizar en el futuro. Quien logre manejar y entender de manera perfecta todas las nuevas redes de comunicación 2.0, será quien mejor entienda el negocio de la música. Hoy en día plataformas como Bandcamp o Souncloud, son páginas web que permiten la carga de canciones o discos enteros para que luego puedan ser escuchados en todo el mundo. También permiten que la gente lo descargue a su computadora, o en muchos casos lo compre de manera online.

Un ejemplo importante del auge informático es la radio rosarina Planeta Cabezón, que es la primer radio online que posee un lugar físico y una grilla de programación completa. Este es uno de los puntos fuertes por donde pasa la música y la cultura under de Rosario. Se está formando una gran comunidad que está atenta a la información y noticias que brinda la radio.

La música es el arte que se realiza desde tiempos muy remotos, y hoy en día se encuentra la posibilidad de realizar de manera propia y dar a conocer de forma casi inmediata el arte de cada uno. La industria discográfica está en decadencia, ya sea a raíz del aumento de la piratería o del auge de poder conseguir música gratis. Por lo tanto el nuevo modelo de músico se relaciona con alguien que es productor de sus propias obras, y esto le permite tener un conocimiento total de lo referente a su carrera. De esta manera puede expresarse libremente y mostrar sus obras sin ninguna traba ni condiciones.

Por @nicoeliceche