Hace unos días, les dábamos la noticia de que el baterista de AC/DC, Phil Rudd, había sido arrestado por la acusación de procurar homicidio contra dos personas. Tras salir en libertad bajo fianza, Rudd quedó a disposición de la justicia de Nueva Zelanda, enfrentando también cargos por amenaza de muerte y posesión de metanfetaminas y marihuana. Luego de 24 horas de su detención, la policía neozelandesa retiró los cargos por procurar homicidio, aunque aún resta saber sobre las amenazas y posesión de estupefacientes.

En la madrugada del jueves 6 de septiembre se conoció la noticia del arresto de Phil Rudd, acusado de haber contratado a un asesino a sueldo para matar a dos personas en septiembre, de quienes no ha trascendido ningún dato. Hoy se conoce que la policía de Nueva Zelanda retiró los cargos de procurar homicidio, dado que según el fiscal Greg Hollister-Jones, no hay suficientes pruebas para acusar a Rudd de contratar a una persona para asesinar. El abogado de Rudd, Paul Mabey, aseguró que ‘Los cargos que alegan el intento de planear un asesinato nunca deberían haber sido puestos‘.

El revuelo cercano a Rudd se da en el momento en que el baterista presentaba Head Job, su primer disco solista, y cercano a la salida de Rock Or Bust, el nuevo trabajo de estudio de AC/DC. Ayer se conoció un escueto comunicado en el que la banda afirmaba haberse enterado por los medios de lo sucedido con Rudd, agregaba que los músicos no harían ningún comentario al respecto y finalizaba asegurando que esta polémica no afectaría los planes de salida del nuevo disco y su posterior gira, dando a entender que se despegarían de cierta manera del conflicto que vive actualmente Phil Rudd. Respecto de esto, Mabey, abogado de Rudd, alegó que el baterista ‘ha sufrido una publicidad innecesaria y extremadamente dañina como resultado de la expansión sensacionalista de una alegación muy seria, que en ningún caso está justificada. El daño provocado a Mr. Rudd es incalculable.’

Aún resta saber si los cargos por posesión de drogas y por amenazas de muerte son ciertas, y de comprobarse, Rudd podría enfrentar hasta siete años de cárcel. Por los cargos de procurar homicidio, el músico podría haber recibido más de diez años en prisión; pero esto ya fue desestimado por la Corte Suprema de Nueva Zelanda.