*El siguiente texto está compuesto por las vivencias de Whatafack y su seguro servibar.

Desde muy temprano, el sol apareció radiante, a momentos implacable con sus rayos que quemaban a diestra y siniestra, alrededor del Foro Sol, poco a poco y cual hormigas, entre asistentes, staff, reporteros, vendedores y artistas fueron llegando al inmueble para celebrar la mayoría de edad de uno de los festivales más importantes de México y América Latina, el Festival Iberoamericano de Cultura Musical Vive Latino, desde esas horas se percibía en el ambiente que ese fin de semana, se haría historia.

Desde el metro, autobuses, taxis, Uber, a pie; todos los caminos llevan a las entrañas del foro, los ríos de gente se ven rodeados de parafernalia y alguno que otro puesto de dulces y muchos policías. Los retenes se ven fluidos, con detectores de metal y una revisión minuciosa, la seguridad fue dejando pasar a los más de 80 mil asistentes al primer día de actividades. Pasan de la 1 de la tarde y ya será hora de escuchar los primeros acordes.

La Carpa Intolerante abre las hostilidades con El General Paz & La Triple Frontera, Rock Fusión directo desde Argentina, posteriormente Out of Control Army haría lo propio con su propuesta de Ska, jugaban de locales así que no la tuvieron difícil para prender al público que desde temprano ya quería escuchar guitarrazos. Costera; otro local, abría el telón en el Escenario VL, seguidos de los colombianos de Diamante Eléctrico. Tessa y Jotdog iniciaron el baile en la Carpa Doritos, mientras que Morenito Fuego desataba su música en el Escenario Indio Pilsner Plata; el segundo más grande de todo el festival. El Vive ya había comenzado.

A lo lejos ya se escuchaba la fiesta del VL17, Esteman tuvo la nada fácil tarea de abrir el Escenario Indio, el principal del evento y que albergaría los actos más concurridos de todo el fin de semana. El colombiano lo hizo bien, sobretodo al llevar al escenario a Ximena Sariñana y bailar sexosamente con toda su banda. El calor ya era insoportable, las cerveza era y fue por los dos días lo que más se demandaba. Después de Esteman, el escenario principal se preparaba para recibir a uno de los shows que más expectativa habían generado desde el anuncio del lineup, directo desde Japón, The 5, 6, 7, 8’s.

Foto: The 5, 6, 7, 8’s por Raquel Coss

Celebrando 30 años de carrera, y con un inicio algo lento por parte del trío de señoras (con todo respeto), que de un momento a otro se volvió cuarteto al subir al escenario a su guitarrista original; poco a poco fueron ganándose a los más jóvenes de los presentes y a algunos otros recordándoles esa famosa escena en la que Beatrix Kiddo enfrenta a The Crazy 88’s en aquella famosa película de Quentin Tarantino. El slam, crowd surfing y hasta a un vendedor de alitas levantaron como sacrificio. The 5, 6, 7, 8’s ya habían dejado la vibra a todo lo que daba en el escenario principal, lo justo para recibir a otro de los consentidos de la gente, Doctor Krápula.

Mientras, el Hip Hop colombiano de Crew Peligrosos estalló en la Carpa Intolerante, seguido de sus paisanos Burning Caravan y de Novedades Carminha. Los venezolanos de Okills pusieron a todos a cantar en el Escenario VL, precedidos por Carlos Sadness, una de las propuestas más interesantes llegada desde España. El Escenario Indio Pilsner se volvía loco con Thermo (no faltó el treintañero que recordó sus días de escuela), para después pasar al llamado a la insurrección del Ska de La Tremenda Korte, ni el polvo ni el calor disminuían la fiesta de aquél escenario. La Carpa Doritos se engalanaba con los españoles de Izal, para posteriormente recibir a otro de los consentidos del público mexicano, Meme de Café Tacvba en su etapa como solista quien presentó durante su repertorio El Río, El Polen y algunos temas de películas en las que ha colaborado como 16 de febrero en donde aprovechó para lamentar y aclarar que Chetes venía en un vuelo retrasado de regreso a México y no lo puedo acompañar para interpretar juntos el tema; sin embargo Meme no defraudó a sus fans presentando un pegajoso mashup de los temas Querida de Juan Gabriel y Sorry de Justin Bieber para cerrar con un peculiar baile al ritmo de su famoso sencillo, Todo Va a Estar Bien.

Foto: Izal por Raquel Coss

Foto: La Tremenda Korte por Oscar Cruz

Foto: Meme por Raquel Coss

Ya hacía hambre, la sed no repercutía tanto ya que las cervezas llegan a uno y por todos lados, pero el hambre es otra cosa, aunque para ese momento de la tarde, aquél era el menor de los problemas para muchos. La noche comenzaba a caer y la hora de las presentaciones más importantes comenzaba a llegar, las decisiones difíciles tenían que ser tomadas ante el empalme de varios actos interesantes, los crews o grupos de amigos se separaban, fijando puntos de reunión o rezando para que la señal de celular funcionara para encontrarse más tarde (que afortunadamente estuvo activa todo el fin de semana).

La Carpa Intolerante continuó con la psicodelia de Xixa, los argentinos de El Zombie y Shoot the Radio. Un de los musts del Vive, Illya Kuryaki and The Valderramas tomó el Indio Pilsner Plata y por momentos hizo recordar y creer que toda la buena música que hoy persiste se hizo en los 90; el flashaso del pasado a las transmisiones de MTV estuvo impregnado en la presentación de los colombianos, tal y como sucedió hace unos años pero en otro escenario. La Carpa Doritos recibió a los ascendentes a la fama y abridores de The Rolling Stones el año pasado, Little Jesus; cuyos fans sobrepasaban la capacidad de la carpa, las decisiones de a quién perderse, eran difíciles de tomar.

Foto: Little Jesus por Raquel Coss

El primer lleno total del día fue en el Escenario Indio, los culpables, los originarios de Monterrey, México; Inspector. Como un regreso a los días del apogeo del Ska en la ciudad, donde los conciertos masivos estaban a la orden del día, con ese toque juvenil que en su momento hizo y que sin duda provocó el baile de toda la pista del Foro Sol, deshaciendo las cuerdas vocales junto a Big Javy en Amnesia, Busco Amor, ¿Y Qué?, Amargo es el Adiós, por nombrar algunas; Inspector dio uno de los shows más memorables de esta edición, dejando una vara muy alta para otros favoritos de los amantes del Ska, Los Caligaris; Quienes mantuvieron la vibra y el lleno en todo el escenario principal. Obviamente, hubo mucho slam.

Foto: Inspector por Oscar Cruz

Mientras, otro de los actos imperdibles del Vive Latino estaba a punto de saltar al escenario en el escenario homónimo. Directo desde Nottingham, Inglaterra; Jake Bugg provocó una ola de gritos por parte de muchas féminas, donde los clásicos “¡Te amo!” y “¡Tócame a mi!”, no se hicieron esperar, igual hubo uno que otro muchacho que no escatimó en dejar ver su euforia ante la presencia del inglés. Con una demostración de una impecable técnica, Bugg hizo vibrar y hasta llorar por una hora a todos los asistentes al escenario VL. Sobrio, sencillo e intenso, es como se resume el show que Bugg, muy agradecido; dio en el Vive Latino. Si Curer me refería a ti en este párrafo, también me acordé de ti Raquel.

Foto: Jake Bugg por Raquel Coss

El Rap de G-Eazy continuó con el mood de habla inglesa en el Escenario VL, para después cerrar el día con uno de los grupos clásicos en el Vive, los locales de Kinky que aderezaron su presentación con unos visuales espectaculares y nuevos temas -“estamos de estreno Vive Latino”- pronunciaba Gil Cerezo, para continuar su setlist con sus bailables temas Ejercicio #16, Más y Adónde Van los Muertos, entre otros.

Foto: Kinky por Gera Reyna

El Rock de Candy continuó los guitarrazos en la Carpa Intolerante con una bella Valentina al frente de una banda independiente que se ha consolidado experimentando entre diversos estilos sin perder su esencia y objetivo al transmitir su pasión por lo que más les gusta. Los otros paisanos de Fanko continuaron con el mood escandaloso, directos desde Cholula, Puebla, para cerrar las hostilidades de la carpa con ellos. Digno cierre de la carpa, que suele caracterizarse por presentar bandas con propuestas dinámicas y ruidosas.

Foto: Candy por Raquel Coss

The Pretty Reckless y la imponente presencia de Taylor hicieron lo propio en la Carpa Doritos, esta era una de las bandas imperdibles para aquellos amantes del Hardrock, quienes actualmente se encuentran promocionando su álbum Who You Selling For; cabe destacar el impecable sonido de un bajo que hipnotizaba a todo el que se pasaba por los alrededores de la carpa, de igual manera no pudo faltar su exitoso tema Make Me Wanna Die. Acto seguido, Foxygen despidió de manera espectacular las acciones en la carpa, una que sin duda, junto al Escenario VL, ha logrado hacer una mancuerna bastante interesante entre la combinación de sus actos y temáticas. Pero la fiesta aún no terminaba del todo.

El Escenario Indio Pilsner Plata no estaba preparado para uno de los momentos más emotivos del fin de semana. La presentación de Pau Donés y su Jarabe de Palo fue simplemente indescriptible. Con una sonrisa de oreja a oreja y con claras marcas de los estragos que el español sufrió en su batalla contra el Cáncer, Donés no bajó la energía ni por un segundo y, sin dudarlo dio uno de los shows más importantes de su vida y quizá para muchos de los asistentes, que por momentos dejaron escapar algunas lágrimas. Donés con una vibra indescriptible, se despidió del Vive visiblemente contento y con un cover de El Rey de José Alfredo Jiménez. ¡Muchas gracias Pau! Si Hugo, me referí a ti en este párrafo.

La noche, contrariamente al calor infernal del día, se había dejado caer con un frío que calaba hasta los huesos, algunas chicas en shorts titiritaban sin perder el estilo mientras algunos chicos en bermudas maldecían al muy impredecible y cambiante clima de la Ciudad de México. Pero no hay tiempo de debilidades, agarra una cerveza, bebe y continúa. En el mismo escenario que Jarabe de Palo atascó, los casi mexicanos de Babasónicos compitieron y por un momento ganaron en el empalme con sus compatriotas que hacían vibrar el escenario principal, llegando cuando ya sonaban los primeros acordes de El Colmo, la banda liderada por Adrián Dargelos anunciaba el gran set que estaba por venir, parejas de novios, y grupos de amigos cautivados, y algunos por qué no decirlo, ya borrachos, entonaban mientras regresaban a sus tiempos de preparatoria temas como El Loco, Putita, Puesto y Yegua, algunas baladas y otros temas que acentuaban los bailes envolvieron esta presentación que salió de lo convencional con sus ritmos entre la nostalgia y la euforia de los seguidores de la banda que, pese a que visitan muy seguido estas tierras no nos dejan de agradar en cada presentación que hacen especial.

El Escenario Indio fue testigo una vez más del poderío y calidad musical de uno de los grupos de Rock y Ska más importantes en Latinoamérica y el mundo. Los Fabulosos Cadillacs, si lo desearan, podrían tocar un mes seguido y todos sus shows serían un lleno total. La estampa de las gradas y pista del lugar estaba dibujada en un mar de gente que no paró de cantar y bailar con los clásicos Matador, Siguiendo la Luna, Calaveras y Diablitos, Mal Bicho y Yo no me Sentaría en tu Mesa, con todo y las fallas de audio que por momentos desesperaron a Vicentico. Pero nada, LFC simplemente la rompieron.

La corredera para ver a Babasónicos al final de LFC fue tal que por un momento el escenario principal se vio desierto para su cierre, uno de los shows que sin duda daría mucho de qué hablar gracias a sus integrantes y la escena diplomática de México con los Estados Unidos de América.

Precedidos por DJ-Lord, quien rindió tributo al recién finado Chuck Berry y que calentó los ánimos de una ya muy nutrida pista del escenario principal, al filo de las 23:35 horas, Chuck D, B-Real, Brad Wilk, Tim Commerford y Tom Morello, en medio de sirenas y gritos interminables tomaron la tarima. El tema de Public Enemy que bautizó a la banda; comenzó a sonar y como dijo B-Real en español con un acento chicano muy marcado: “Somos los profetas de la rabia y vinimos a hacer a México rabiar.”.

Foto: Prophets of Rage por Raquel Coss

Foto: Prophets of Rage por Oscar Cruz

Con un claro discurso político en contra del nuevo presidente de Estados Unidos de América, así como de todo Gobierno corrupto, la súper banda derrochó una calidad en sonido que pocas veces se ha presenciado en el Vive Latino y tal vez en México. Lo más cercano que se puede ver en estos días al extinto Rage Against the Machine, toda la ira y crítica a un sistema capitalista que pareciera quiere exterminar a los pobres y controlar a los trabajadores, pero con un estilo diferente al escucharse en el tono gangoso de B-Real y no de Zack de la Rocha.

Brad Wilk, Tim Commerford y Tom Morello son simplemente impresionantes, es uno de esos actos en los que no sabes si gritar, cantar, brincar o entrar al moshpit por la cantidad de emociones expresadas por la banda. Morello, fiel a las causas sociales, se presentó con una playera referente a la problemática de Ayotzinapa y los 43 estudiantes desaparecidos. Al terminar un breve discurso acerca de la banda, dijo: “Quiero terminar con dos cosas. 1. No a los muros. 2. ¡A la chingada Trump!”. Si el egresado de Harvard en Estudios Sociales dice, yo le creo. Hablar de su técnica en la guitarra está de más.

La presentación de Prophets of Rage es una fiesta total, que fiel a los diversos estilos de sus integrantes, deja ver su lado metalero con covers de Rage Against the Machine y el rapero, con los temas de Public Enemy y Cypress Hill. De hecho, el bloque en el que Chuck D y B-Real junto a DJ Lord tomaron y hicieron suyo el escenario resultó ser de lo mejor del show, a grado tal que B-Real casi perdió su atuendo árabe al bajar y cantar con el público, mientras clásicos como Insane in the Brain y Jump Around pusieron a bailar a todo el mundo.

Prophets of Rage, Bombtrack, Guerrilla Radio, People of the Sun, How Could I Just Kill a Man, Take the Power Back, (Rock) Superstar, Testify, Hand on the Pump, Can’t Truss It, Insane in the Brain, Bring the Noise, I Ain’t Goin’ Out Like That, Welcome to the Terrordome, Jump Around, Sleep Now in the Fire, Bullet in the Head, Shut ‘Em Down, Know Your Enemy, Fight the Power, Bulls on Parade y Killing in the Name fue el setlist con el que los Prophets desbarataron el Escenario Indio, porque literal lo desbarataron. Ya al final, B-Real regresó para despedirse con el clásico de Cypress Hill, Yo quiero Fumar. ¿Por qué? Porque es B-Real.

Sin duda, la presentación de Prophets of Rage repercutió mucho en los asistentes y en el festival en sí, por el mensaje político y la relevancia con el entorno político, económico, social y diplomático que México enfrenta estos días, temas que pocos grupos tocaron y criticaron. Tal vez sea muy pronto, pero quedará como uno de los shows más importantes de este año en México.

Ya Morello y compañía se despidieron, después de la euforia y el golpe de adrenalina, el frío se convirtió en el enemigo a vencer de la noche. Mientras el público remanente se encamina a a salida, el Indio Pilsner Plata se ve lleno, con la presentación del grupo de Banda; Bronco, que para muchos medios especializados y algunos asistentes, el show del grupo icónico de música norteña (si Hugo es para ti), fue el mejor y el que se robó el festival en su primer día de actividades.

Su servibar a ciencia cierta no lo puede corroborar ya que en esos momentos, los estragos del día, así como el apetito y el frío hicieron que se retirara poco a poco y junto a su crew y alcanzar tacos; ritual para consagrar conciertos. Sí, a lo lejos el escenario se veía lleno y Bronco a todo lo que daba…

¿Y Whatafack? Por un momento fue tentada a darse vuelta al Pilsner cuando escuchó Dos Mujeres, un camino, pero el cansancio y el frío (o sea la edad), fueron más fuertes que las ganas de satisfacer su gusto culposo y enfiló hacia la salida, pero a paso lento; para escuchar qué otra tocaban Lupe Esparza y compañía, total iban a pasar por ella y podían esperarla algunos minutos más.

Para lo que restó de la noche, no quedó más que pedir tres de pastor y tres de suadero, volver a casa y descansar lo mejor que se pudo, quedaba todo un día más de música y no se iba a cubrir solo…

Foto: VL17 por Raquel Coss

Oscar Cruz

Oscar Cruz

Dame un par de audífonos y llego a donde sea...
"I believe whatever doesn't kill you, simply makes you ... stranger!".

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *