Síguenos

Crónicas

Relatos oficiales y no oficiales del VL 17, día dos

Publicado

el

Dread Mar I por Oscar Cruz

*Crónica (con paracetamol) del segundo día del Festival Vive Latino 2017 por TIM DRAKE

Este festival fue el Vive Latino que da por terminada (en lo personal) la polémica de la versatilidad que ya se le ha dado desde hace un par de años. Es un tajante de que ya no hay barreras de géneros musicales, se acabaron los tiempos en los que se bajaban a las bandas que no sonaran a “rock” por medio de vasos de chelas o lo que fuera. Hoy ya todos pueden tocar “lo que sea” y estar en un Vive Latino. Ya es un espectro amplio de opciones musicales, nacionales e internacionales por igual. Muchas bandas que a unos no nos gustan por una obviedad y disparidad de estilos, pero bueno, al final se ve que la intención de los organizadores es dar algo a todos.

En este 2017 en el segundo día de actividades, de entrada presencié el set de Driven, la banda comandada por Mireya se paró en el Vive Latino para abrir las festividades del domingo, y como la vocalista misma lo dijo, sabían el compromiso y el reto que era abrir el festival y con ese “rock con huevos” que tanto divulgan los Driven, dieron cátedra de manejo de escenario, actitud, eficacia y potencia en su sonido. Pocos minutos pero bien aprovechados y bien manejados por la banda, además de contar con la presencia de integrantes de bandas hermanas para ellos como son Charly de Pressive y Mao de S7N para interpretar su hit Si no estás.

CdR VL17 por RAquel Coss

Foto: VL17 por Raquel Coss

CdR Agora por RAquel Coss 2

Foto: Ágora por Raquel Coss

Vi algo de Los Veltones, proyecto alterno del legendario Sabo Romo e integrantes de otras bandas, que en palabras de la banda en conferencia de prensa, era un proyecto que había estado en “espera” desde hace más de 10 años y hasta hoy han podido darle luz verde. Tuvieron buena respuesta en su escenario y ahora solo quedará esperar a ver qué tanto seguimiento se le dará al proyecto.

Más tarde, unas tortas y una “Maruchan” de cuarenta pesitos después, fui testigo de como “la traición” al rock se manifestó cuando los Seis Pistos batallaron para sobrevivir en su actuación mientras “las masas” se iban a bailar y disfrutar de La Sonora Santanera. En otros tiempos, en un Vive Latino de antaño, ese que era meramente de “rock”, ya los hubieran apedreado (al menos verbalmente) y lanzado vasos de orines, pero eso eran otros tiempos; hoy ya no es ni era de sorprender que muchos fueran a bailar y a cantar todas las canciones de los Santaneros y sus invitados especiales como “Roco” de la Maldita Vecindad, Paquita la del Barrio y Julieta Venegas, más después de lo que se vivió con Bronco un día anterior.

CdR La Sonora Santanera por Gera Reyna

Foto: La Sonora Santanera por Gera Reyna

Las puertas del infierno y lo extremo se abrieron en el Vive Latino con la presentación de Brujería, con todo y no ser un horario nocturno como suelen estar acostumbrados, la banda se adaptó y sus fieles seguidores les respondieron con su presencia y el slam; con su ambiente denso y terrorífico se exhibieron una vez más y expresaron porque son una sinfonía de texturas radicales mezclada con el dulce aroma de la hierba, la cual, con su música tan visual provocaba perderse en sus voces aguardientosas. Brujería toma el control del escenario y de las emociones dominando tanto a la muchedumbre que seguramente le retumbaron los oídos al presidente que está hospedado en la Casa Blanca del país vecino.

CdR Brujería por Oscar Cruz

Foto: Brujería por Oscar Cruz

Posteriormente, en la espera de las dosis de pastillas para soportar el calor y la falta de viáticos, me di tiempo para que el morbo me permitiera sorprender con el fanatismo que aún despiertan los Hombres G en México. “Vi”, realmente sólo escuché, las últimas 3 canciones y la respuesta de la gente fue sorprendente, no porque fuera algo inesperado, si no que era sorprenderte ver en menos de un radio de 10 metros a señoras, señoritas, no señoritas y niñas o al menos menores de edad, cantando y bailando canciones que tenían más edad que todas ellas juntas, sobre todo bailándolas y sabiéndose cada palabra de las trovas, sin faltar el conocido y cantado sufre mamón, devuélveme a mi chica.

La leyenda real que hizo los honores y al parecer no fue valorado como para darle otro escenario u horario fue Marky Ramone, que a consideración de algunos, pareciera que les dio una flojera tremenda verlo y otros quedábamos embelesados con solo saber que había uno de los Ramones en la CDMX. Algo escuchamos a lo lejos de Julieta Venegas, que venía dispuesta a arrasar con el festival, ya que al parecer, inició su set con los que hasta donde yo supe eran sus hits en su carrera musical, no tengo idea con qué habrá cerrado su show, o quizá sólo escuché el final. Quizá fue la sobredosis de aspirinas y ya no carburaba mi cerebro para realmente saber la hora exacta. Otro de los lados nostálgicos que dio el Festival Iberoamericano, fue la presentación de Neón, a quienes alcancé a ver justo cuando su servidor iba camino a emprender la salida del foro sol y precisamente estaban entonando un himno del ya distante y nostálgico “Rock en tu Idioma“, mucha gente se acercaba a escuchar y corear su conocida y pegajosa (por aquello del corito) Juegos de Amor.

CdR Marky por RAquel Coss

Foto: Marky Ramone por Raquel Coss

CdR MonLAferte por Gera Reyna

Foto: Mon Laferte por Gera Reyna

Julieta Venegas por Gera Reyna 2

Foto: Julieta Venegas por Gera Reyna

Mucha fanaticada, mucho “millennial”, muchos borrachos y otros más drogados y los más aferrados se quedaron todavía a ver a Zoé, La Barranca y Justice quienes cerrarían el Vive Latino 2017, otros nos retiramos sudados, agotados y semienfermos. Honestamente, siento, me faltó disfrutar más bandas, pero fue más cuestión personal/laboral lo que lo impidió, el Vive Latino se lució una vez más para el público en general, como siempre con sus clásicas frases que no se dejan escuchar de: “no debió estar tal banda” y “debió estar o falto tal banda“, pero cada vez se pueden percibir menos quejas y más aplausos para los organizadores. Nos vemos en el 2018 Vive Latino, esperando otra dosis de aspirinas y más rock.

CdR Moonspell por RAquel Coss 1

Foto: Moonspell por Raquel Coss

CdR VL17 por Oscar Cruz

Foto: VL17 por Oscar Cruz

 

 

DIO bendice tus comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

el

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continuar leyendo
X