Entre clásicos y nuevos temas, así fue el esperado regreso de Machine Head el pasado 15 de octubre en la Ciudad de México

¡Machine Fucking Head, Machine Fucking Head! fue la constante ovación que recibió Machine Head en su regreso a México

Por @fabs_druma

El pasado domingo Machine Head se presentó por segunda ocasión en la Ciudad de México y en el mismo lugar de hace 8 años, el emblemático Circo Volador.

Los fans de Machine Head se dieron cita desde temprano en el recinto para tener el mejor lugar posible. Una vez adentro entre pláticas y cerveza esperaron el momento para ver, algunos por primera vez a la banda y algunos más repetir esa gran dosis de energía que nos da Robb Flynn y compañía en el escenario.

Las luces se apagaron y primero subió al escenario la banda mexicana Deathmask quienes hace unos meses estrenaron su álbum debut: México Oscuro y su video de “Son Ov Death”.

La furia de Machine Head voló la cabeza de los presentes con su estruendoso sonido

Iniciadas las 9:00 pm las luces volvieron a apagarse para recibir ahora sí a Machine Head en el escenario pequeño del Circo Volador y el intro de “Imperium” dio inicio al headbanging de los fans, mientras que algunos más sacaron su celular para grabar y otros decidieron armar el mosh.

-¿Cómo están amigos de la Ciudad de México? – dijo Robb con una sonrisa y comenzaron a tocar “Ten Ton Hammer” en la que pidió que hicieran mucho ruido y circle pits, a lo que el público respondió de inmediato. Una pequeña pausa para un trago de cerveza y aventar el resto de su vaso para compartirlo con algún afortunado o afortunada, -¿están listos?- preguntó nuevamente Robb, y los potentes riffs de guitarra de
“Choke on the Ashes of Your Hate” abrieron un gran mosh.

La gente estaba feliz, y era momento de una de las favoritas desde que la estrenaron en 2014 en su disco Bloodstone & Diamonds, hablo de “Now We Die”, seguida de otro clásico “The Blood, The Sweat, The Tears”, recibida entre aplausos mientras algunas personas hacían crowd surfing y con el grito de Robb diciendo:
-Ciudad de México, déjenme oír a los fans de Machine Head-.

En lo que iniciaban “Beautiful Mourning” Robb pedía que levantaran sus cervezas y de la adrenalina del headbanging pasaríamos a un momento más tranquilo, una luz roja encendió el escenario para “Unhallowed”, después las luces se encendieron un poco más para que la banda pudiera ver mejor a los fans gritando
-¡Machine Fucking Head, Machine Fucking Head!-.

En unos minutos apagaron la luz para iluminar con luces verdes todo el escenario al ritmo de “Locust”, del séptimo disco de la banda: Unto The Locust, uno de los discos favoritos de muchos seguidores e incluso por varios críticos de música especializada. La noche seguía y aunque algunos asistentes ya se notaban cansados del mosh, y otros ya muy tomados, Machine Head no paró y por el contrario con “Become The Firestorm” pidieron que todos brincáramos.

Siguiendo con canciones de su más reciente disco Of Kingdom and Crown, Robb una vez más cuestionó a la audiencia: -¿están listos Ciudad de México?- y “No Gods, No Masters”  logró al unísono el coro de “oh, oh, oh” a todo pulmón.

Tras una pequeña pausa para tomar aire o cerveza, el grito de ¡Machine Fucking Head, Machine Fucking Head!”, volvió a escucharse; Robb brindó con su cerveza hacia los fans y mencionó: -Oh México es asombroso-, con una gran sonrisa.

Era momento de tocar un cover, pero el público debía decidir, algo así como programa de concursos, con aplausos y gritos y el vocalista nos dio cuatro opciones: “Whiplash” de Metallica, “Seasons in the Abyss” de Slayer, “Hallowed Be Thy Name” de Iron Maiden y “All The Small Things” de Blink 182. Sin duda la elegida fue “Hallowed Be Thy Name”, pero no sin antes tocar un poco de “All The Small Things”.

Y sí, la noche siguió con una canción de su demo de 1993 “Old”, luego “Aesthetics of Hate”, que te hace querer golpear todo lo que tienes cerca, y “Arrows in Words From the Sky” para bajar un poco el ritmo y dar paso a Vogg con su solo de guitarra, a quien recordemos que se unió a Machine Head desde 2019.

La banda completa regresó al escenario y Robb al ver que un fan tenía la bandera de México se la pidió y la colocó sobre la batería. Esto previo a uno de los momentos más especiales de ver a Machine Head y escuchar “Darkness Within” en vivo, con el ya clásico intro donde Robb cuenta entre notas del intro cómo
surgió la canción, y todos los fans terminamos coreando con un largo “oh,ooh, oooh”.

Para retomar el ritmo siguieron con “Catharsis” y “Bulldozer” para la que Robb volvió a interactuar con el público: -Pongan las manos al cielo y ¡muevan la maldita cabeza!-. Estaban cerrando la noche con gran energía, Robb presentó la siguiente canción: -Es de 1999 y quiero verlos a todos brincar, es momento de que se vuelvan locos-, hablaba de “From This Day” y al termino no dudo en reconocer lo bien que lo hicimos, con un: “¡Fuck yeah, amigos!”. Y al grito de: “¡Hagan ruido!” tocaron “Davidian”.

Machine Head por Raquel Coss

Ya para terminar el show, brindaron de nuevo con el público y Flynn aventó algunos vasos de cerveza, agradeció a todos por estar ahí y pidió que guardáramos los celulares para disfrutar el momento ya que tocarían una más, cabe mencionar que ya había quitado a un asistente de las primeras filas su
celular, suponemos no dejaba de grabar todo el show, y eso ya es exagerado.

-“Quiero ver a todo el mundo mover la cabeza” – dijo Robb y sonó “Halo” para poner fin a la velada musical.

Al finalizar el show, la banda, notoriamente feliz, aventó plumillas, baquetas y se despidieron del público, y se retiraron no si antes mencionar Robb unas últimas palabras: – Los amo amigos, muchas gracias
México-.

Los fans quedaron extasiados y se quedaron unos minutos aún en el Circo Volador comentando y sacando las fotos del recuerdo. Sin duda esperamos no vuelvan a tardar tanto en regresar.

Con imágenes de @rachelnitro

Sigue a El Club Del Rock

G o o g l e

News
Salir de la versión móvil