Imagino el infinito abrazo y beso paternal que Gustavo Cerati le daría a su hijo el día de hoy.

Para que te crean, lo mejor es decir lo que el otro quiere oír, si tú le dices a alguien que es una buena persona, inmediatamente te va a creer. Necesariamente te van a prestar atención y ganarás credibilidad; pero no confundir, credibilidad no es lo mismo que decir la verdad. Es algo triste que el hijo de Gustavo Cerati sea tendencia en Sudamérica por confesar su orientación sexual y no por su trabajo como artista.  Es triste que la primera vez que escriba sobre él, sea por este tipo de noticias. A ver, no es que puntualice solo en él, es triste que eso le pase a cualquier artista. El morbo vende y es inevitable escribir sobre eso; la diferencia es que yo siempre trato ser un vendedor de morbo diferente, sin caer en el amarillismo. Solo seguir la línea informativa y mostrar una postura concisa frente a la noticia ¿Las cosas se cambian desde adentro, no? porque para criticar, ya hay mucha gente.


¿Estamos de acuerdo con que la moral de la sociedad está muy devaluada?

Creo que es un buen momento para los que escribimos; es un buen momento de buscar la verdad y no la credibilidad. Con la credibilidad te va mejor, claro está. Pero la verdad es esa que pasa día a día y no queremos ver ¿Por qué no la queremos ver? Porque nos causa indiferencia, siempre y cuando no seamos nosotros los afectados. Hay que mirar más la realidad y dejar de confiar en lo que te cuenta la tele, la radio o los periódicos. Hay que empezar a desconfiar de ellos porque en su mayoría, te dan información tendenciosamente alterada.

Benito Cerati publicó lo siguiente y recibió respuestas de los 2 bandos. Muestras de apoyo y rechazo.

Si hay algo por criticar, puede ser el hecho de publicitar su banda con un mensaje asolapado de presentación, aprovechando la repercusión que tendría el twit. Pero bueno, son nimiedades que vienen al caso mencionar, pero no para ahondar en el tema.

Hacer una confesión de este calibre, nos da una fuerte muestra de convicción por parte de Benito; es fuerte porque siempre cada acto de este tipo tiene como motivo y reacción una verdad, nunca una mentira. En una sociedad donde ser feliz es casi un milagro, gocemos y dejemos gozar a cualquiera de las pequeñas dosis de alegrías que da cada vez que escuchas a alguien ser libre y mostrarse como realmente es. Dejemos que prevalezcan y convivan juntas la realidad, confianza y credibilidad por sobre el morbo.

El paraíso de uno, es el infierno de otro. No jodamos, recuerda “Live and let die”

Christiam Palacios

Christiam Palacios

Soy el mejor de los peores músicos... Soy el peor de los mejores publicistas... Ahora solo quiero escribir, sin pecar de sensacionalista.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *