En el mundo de las obviedades, Bruce Dickinson hace lo suyo.

¿Acaso la música resiste comparación alguna con otro fenómeno social que no sea la religión? No hay nada más grande, están incluso por encima del fútbol. Está claro que estas declaraciones están atadas a un contexto de guerra y conflicto político que mencionaré líneas abajo, pero eso no es suficiente. Entonces es inevitable sentir cierta decepción por los autores de frases o ideas que se han repetido hasta el hartazgo. No es un palo para Bruce Dickinson en particular, es una crítica para pensamientos ‘cliché’ de personajes que cuentan con la difusión que otros envidian. Estos tipos pueden salir hoy a decir que el sol es verde y mañana hay un millón de seguidores (por lo menos) que verán hacia el cielo y estarán convencidos de que el sol es de color verde.

No hay que celebrar cualquier cosa que digan los personajes que admiramos, hay que saber discernir y filtrar información para aplicarla en nuestro modo de ver y actuar ante la vida. Exigimos a las personas cuyo potencial da para ser exigidos. Yo no le voy a pedir a Maluma o Rihanna que expresen ideas o fundamenten opiniones más allá de sus fragmentadas posibilidades.

No quiero bastardear el juicio crítico de nadie, ¿Quién carajo soy yo para intentar, siquiera, criticar a una leyenda de la música? Me van a tener que comprender o dejarme de leer. Estoy acostumbrado a desacostumbrar gente. Pueden pensar que estoy equivocado y tal vez tengan razón, pero estaría traicionando mis principios si no hago hincapié en lo que considero un desliz impropio de alguien con la inteligencia de Bruce, aunque tampoco es para tanto; pasa que no me gusta ser un ‘boot’ traductor de entrevistas en inglés. Listo… tema cerrado.

“Scream for Me, Sarajevo”

Es un documental sobre el bizarro concierto de Bruce Dickinson en la capital de Bosnia, mientras sufrían uno de sus más grandes conflictos político en su historia moderna.

Bruce expresa que la música tiene el poder de llevarte a un momento exacto en el que estabas escuchando esa canción en particular, un ‘flashback’. “…Eso es mucho más poderoso que cualquier lema político”.

Para entender mejor la idea; alguien se casa y escoge una canción especial para el día su boda, años más tarde cuando vuelva a escuchar ese tema, inmediatamente recordará el día del evento. Algo así como cuando distinguimos una fragancia en particular de cualquier persona y nos rememora a nuestra niñez o pubertad.

El documental narra los detalles del concierto y el peligro que conllevó organizarlo. La fecha de estreno será el 29 de junio.

Christiam Palacios

Christiam Palacios

Soy el mejor de los peores músicos... Soy el peor de los mejores publicistas... Ahora solo quiero escribir, sin pecar de sensacionalista.

2 Comments

  1. Rene Costa
    13/06/2018 at 9:13 pm — Responder

    La plena

  2. Norton Contreras Paredes
    13/06/2018 at 7:50 pm — Responder

    En base a lo que Bruce dice es que yo siempre he sido enemigo de que los músicos se metan en política. La música es un patrimonio de todos.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.