“¡Qué elegancia la de Francia!” He sentido placer, malestar, ansiedad, soledad, sufrimiento y alegría desmedida. Tranquility Base Hotel & Casino es un compendio de todo eso. Estos tipos están fuera de concurso. Nunca necesité de un gurú musical que venga a influir sobre mis gustos y me diga qué está bien y qué está mal. El problema con algunas personas es que no pueden despegar su fanatismo de los nuevos proyectos musicales y así no se puede, condicionan sus gustos; si este disco fuese el debut de una nueva banda, los fanáticos florecerían y actuarían de un modo diferente.

Y sí, el problema es el fanatismo desmedido. El problema son las personas que exigen a una banda seguir haciendo el mismo tipo de música que a los fanáticos le gusta ¿Por qué? ¿Por qué te deben complacer? Ellos (el grupo por el que te desvives) son libres de sacar la música que quieran, si no te gusta no los escuches y escoge otra banda. El problema son los fanáticos, el problema son las personas que hacen del extremismo un estilo de vida. Que creen ser más importantes que la misma banda. Creen tener el derecho de “reclamar” y acusarlos de vendidos, gente que en su desventurada vida cogió un instrumento musical o siquiera escribió una oración de gramática decente ¡Exigen riffs, solos y mejores letras! Todo ese proceso es un movimiento del pensamiento. Un movimiento equivocado, una mala jugada.

Adolescente fluorescente

Vamos a ponerlo de esta manera, querido adolescente incandescente ¿Qué define tu forma de ser? Tus traumas, tus lecciones, tu ropa, tu estilo de vida, tus amistades, tu cuenta bancaria, etc… No sé tú, pero yo sí he cambiado mi forma de ser en los últimos 10 años, es un error quedarse estancado y morir con las botas puestas

¿Qué define la forma de ser de una banda? Sus discos, ¡OJO¡, no confundir. Para saber qué mensaje buscaban transmitir o qué etapa vivía una banda, se debe recurrir a sus discos, no a canciones separadas y de años diferentes, porque éxitos y hits los sacan cualquiera con un golpe de suerte. Para hacer un disco que quede en memoria de los melómanos, hace falta más que un evento fortuito y aleatorio. Arctic Monkeys (Alex) se ha dado cuenta que ya superó con creces sus expectativas. Ya están salvados económicamente, han quedado en la historia del rock, llenan un estadio en cualquier país del mundo y probablemente se hable de ellos por los próximos 50 años ¿Por qué habrían de seguir haciendo lo mismo? Está claro que ahora buscan complejidad y mayor calidad compositiva, están ampliando su horizonte inmediato.

Gracias por tanto y perdón por tan poco

Debo confesar que siento cierta debilidad por los temas con una estructura parecida a los de Tranquility Base Hotel & Casino. Un disco conceptual que no contó con previo lanzamiento de sencillos (sabia decisión), cuyo título hace referencia a la zona de aterrizaje en la misión del Apolo 11 (Tranquility Base). No sé si sea el mejor disco, yo no estoy diciendo que lo sea o que no lo sea. Estoy inquiriendo, prosigo con su exploración y descubrimiento en cada tema, en cada estrofa, en cada solo, en cada acorde, en cada armonía, en cada nota, en cada frase… Hago eso sin creer que sea el mejor pero tampoco NO creyéndolo. No hay razón lógica para seguir esa línea y elegir un bando.

Four Out Of Five, She Looks Like Fun, Star Treatment y Tranquility Base Hotel & Casino (homónima del disco) son las que asoman como favoritas.

No son las mejores, solo me gustan más, todo muy subjetivo, como la vida misma.

Christiam Palacios

Christiam Palacios

Soy el mejor de los peores músicos... Soy el peor de los mejores publicistas... Ahora solo quiero escribir, sin pecar de sensacionalista.

2 Comments

  1. 13/05/2018 at 6:42 am — Responder

    Escucho realmente mucha música. Creo que decir mucha es poco. Escucho demasiada música. Vivo en un país que tiene un pequeño problema y yo estaba en una trinchera de guerra cuando me dice un tipo: “wachá, mona, que ya se filtró el nuevo álbum de los Monos” porque días antes le había comentado que lo quería oír. Me la pasé todo el día malhumorada porque decidí no dormir para oírlo y me quedé dormida, entonces lo retomé y me volví a dormir. Lo tomé una tercera vez y empezandito finalmente me dije: “no puedo creer que he escuchado Four Out of Five tres veces y todavía siento que la escucho por primera vez”. Y es que el álbum es poco memorable. Realmente disfrutaba más sus otras canciones. Pienso en su inspiración a Bowie y se me ocurren las melodías más sencillas y las “menos memorables” de ese gran maestro. Y es solo eso para mí, que no es memorable, que no me trae nada, empieza con lo de los Strokes y termina en un “uh uh uh” que me hacen sentir en la misma canción durante todo lo que este álbum dura.
    Genérico de inicio a fin. ¿Bueno para los Monkeys? Claro que sí. Una… obra, un álbum bueno, nope. Solo pienso que antes dejaban más en sus letras y su música. Turner, como el principal escritor de las letras, me emocionaba un poco más antes, aunque debo decir en lírica que al menos se me hace interesante por lo conceptual.

    • 16/05/2018 at 12:21 pm — Responder

      Gracias por tomarte el tiempo de escribir, es bueno saber la opinión ajena. Saludos, genia!

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.