Síguenos para más rock

Crónicas

Leaves’ Eyes, Atrocity y Anabanta hechizaron Lima con lo mejor del Metal Gótico

Publicado

on

Portada Leave

Una fiesta del metal se vivió este miércoles en el Céntrica del cercado de Lima, donde logramos ver por primera vez en el Perú a la legendaria Liv Kristine, tocando al lado de su banda Leaves’ Eyes, junto a uno de los fundadores alemanes del Metal extremo, Atrocity. Por si esto fuera poco, tuvimos el regreso triunfante desde México a tierras incas de Duan Marie y su grupo Anabanta, precursora del rock/metal Gótico latinoamericano.

El calibre de las bandas era innegable y era prácticamente un crimen, para los fanáticos del género gótico, faltar a aquel gran concierto denominado “Lima Gótica Fest”. ¿Estaría el público peruano preparado para aquella reunión?

Eran ya las 8 de la noche, Lima se hacía cada vez más fría mientras aguardábamos por ingresar. Cuando entramos y nos acomodábamos, se pudo notar el tímido ingreso de los asistentes, que poco a poco iban tapando los huecos que se podía notar al principio de la velada.

La primera banda en presentarse frente al respetable fue Anabanta, grupo del Distrito Federal, interpretando su estupendo Metal Gótico tal cual lo llevan haciendo desde hace 18 años. Y aunque se podía sentir la entrega de la banda y escuchar la potente voz de la bella Duan Marie, el público aún parecía un poco frio. Sin embargo, es sabido que esta agrupación tiene una base sólida de seguidores en el país, y se podían escuchar cánticos de diferentes partes del local, incluso se podía ver un bandera mexicana de un posible compatriota de la banda que llegó al Céntrica para escuchar a uno de sus mejores representantes.

Lima Gótica Fest. Eduardo Lara Núñez.

Anabanta. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Duan Marie. Fotografía: Eduardo Lara.

Duan Marie. Fotografía: Eduardo Lara.

Temas como Deja Vú, Vampiro o Espasmos en el Viento, fueron de los más coreados por los asistentes que poco a poco iban compenetrándose más con el artista.

Fue así como se despedía Anabanta de sus fanáticos peruanos agradeciendo y demostrando su gran calidad como personas tomándose fotos y firmando artículos como casi una hora después de acabado su show.

Anabanta Perú. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Anabanta Perú. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Era turno de una de las leyendas vivas del metal, hablamos de Atrocity, con el gran Alexander Krull a la cabeza, donde sin perder tiempo comenzaron con la dosis de metal extremo, animando a la gran mayoría a agitar las melenas y dar sus primeros signos de vida.

!Perú, wake up, this is Atrocity!, se lograba escuchar de la boca del buen Alex, quien ya está acostumbrado a tratar con público ajeno a su estilo básico, el cual es el Death Metal. Aún así, esto no minimizó en nada la actitud de la banda quien entregó hasta el final toda la energía acumulada.

Alex Krull. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Alex Krull. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Atrocity en Lima. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Atrocity en Lima. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Para este servidor, que es más apegado a este estilo, fue todo un placer escuchar temas como Pandaemonium, Haunted By Demons, Fatal Step, o el demoledor Death by Metal.

Sin embargo uno de los mejores momentos fue cuando en el tema Satans Braut, como es costumbre en sus conciertos, invitó a algunas asistentes a subir al escenario mientras bailaban al compas que Alex les ponía. En resumen, una impecable presentación de esta legendaria banda.

Atrocity Satans Braut. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Atrocity Satans Braut. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Finalmente había llegado el momento de el plato fuerte de la noche, Liv Kristine, tocando junto a su actual banda Leaves’ Eyes.

Bellísima como siempre, Liv se presentaba para sus fans peruanos que no paraban de aplaudirle y corear su nombre, y uno que otro declarando su amor por la bella noruega, que sin perder el tiempo empezó con su espectacular show.

Leaves' Eyes en Lima. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Leaves’ Eyes en Lima. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Hell to The Heaven y My Destiny encendió, ya esta vez al cien por ciento del público que se percató por fin de la magnitud del artista que tenían al frente. Asimismo, la presencia de Alexander Krull en el escenario no hacía más que mejorar el momento ya que su carisma desde que se presentó con Atrocity unos minutos atrás, había cautivado a todos.

Liv Kristine. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Liv Kristine. Fotografía: Eduardo Lara Núñez.

Elegy fue uno de las canciones más coreadas y aplaudidas, pero no fue hasta que apareció Marive B Iglesias, vocalista de la banda peruana Crownless, acompañando a nuestra querida Liv Kristine en el escenario para interpretar el tema Symphony of the Night completamente en castellano, a manera de tributo y agradecimiento a sus fans de habla hispana. Un momento épico por donde se le mire.

Así el “Lima Gótica Fest” iba culminando, despidiéndose la banda con temas como Norwegian Lovesong o Melusine, flameando la bandera peruana en lo más alto. Todo un orgullo haber sido parte de esta fiesta, que esperamos pueda repetirse más adelante, aunque los únicos que pueden asegurar que esto continúe es el público con su apoyo y asistencia.

1 Comment

1 Comment

  1. Alonso Romero

    25/05/2015 at 11:55 pm

    pero Atrocity es deat metal…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading
Advertisement

+ NOTICIAS