Síguenos para más rock

Crónicas

Velocidad, Riffs y mucho poder con DragonForce y Kamelot en México Vol. II

Publicado

on

Guacamole Project Kamelot3

Ya eran las 21:30, mi spider-sense me decía que no faltaba mucho para que Kamelot tomara el escenario que apenas unos minutos antes los londinenses de DragonForce habían hecho suyo. Mi gaznate necesitaba refrescarse un poco, así que busqué alguna bebida (querido lector interprete como quiera lo de la bebida). Caminé hacia la parte de la entrada y pude darme cuenta de que aún había gente entrando.

En ese momento, un personaje de talla grande y con aspecto de pocos amigos con una playera de Brujería con teléfono en mano me preguntó si Kamelot ya había tocado. Le contesté con un simple no, alzó su teléfono y dijo: “¡Ya ves wey, todavía no tocan aún llegas!”. Kamelot sin duda era el plato fuerte de la noche.

Eran alrededor de las 21:45 cuando revisaba twitter (era sabadrink no había mucho movimiento), cuando del fondo del Pabellón Oeste se dejó caer un guitarrazo, como un meteorito. Un alarido de gente me confirmó que  Tommy Karevik, Thomas Youngblood, Sean Tibbets, Oliver Palotai y Casey Grillo junto a la hermosa y siempre impactante Alissa White-Gluz (si la de Arch Enemy), ya estaban sobre el escenario. Sonaba When The Lights Are Down.

La pista se había convertido en una verdadera fiesta (ya sin el par de fans de la primera parte), había mosh pits por doquier y mientras algunos suspirábamos con el ir y venir de Alissa, otras se dejaban hipnotizar por el canto de Karevik, quien estaba en constante contacto con el público, no dejaba de pregonar lo felices que todos estaban por regresar a México.

Foto: Guacamole Project cortesía de Eyescream Productions.

Foto: Guacamole Project cortesía de Eyescream Productions.

Siempre pasa que cuando un concierto se pone bueno, ameno, como si tú mismo formaras el playlist, se va rápido. Center Of The Universe, The Great Pandemonium, Veil Of Elysium, My Confession y March Of Mephisto se habían dejado caer.

Para continuar, karevik pidió que para el siguiente corte, todos usaran la luz de sus celulares, o en su defecto a la old school con un encendedor, ya que era el tipo de atmósfera que quería crear para Song For Jolee, su mandato fue cumplido y toda la pista estaba iluminada por smart phones y uno que otro encendedor, uno de los momentos más memorables de la noche.

Veritas regresó el punch al Pabellón, que por momentos cimbraba de más por los constantes saltos de todos al interior, o quizá por el extraordinario solo de batería de Grillo que retumbó en el pecho de todos los presentes. Tal vez fue por las notas del teclado de Palotai en Rule The World (posteriormente también se aventaría su solo), o por los poderosos guturales de Alissa que simplemente dejan a uno boquiabierto (la verdad si me caso).

Foto: Guacamole Project cortesía de Eyescream Productions.

Foto: Guacamole Project cortesía de Eyescream Productions.

Era evidente la felicidad de la banda sobre el escenario y que el reencuentro con los fans mexicanos tendría muchas sorpresas. La primera de ellas fue cuando Karevik anunció el estreno mundial de Insomnia primer single de su nuevo álbum Haven, próximo a salir. La verdad es que somos afortunados, o la banda quiere mucho a México… O las dos.

La ceremonia de Metal Sinfónico continuó con Torn y Forever, hasta el momento había sido todo un derroche de energía y talento sobre el escenario, un deleite para los fans from hell de antaño, los contemporáneos y los recién iniciados, ya que como ya se está haciendo costumbre, muchos metaleros ya vienen con hijos, es legal se tienen que curtir en algún momento.

La cereza, Alissa quien cada que aparecía bailando o cantando acaparaba la lente de todos los fotógrafos, lo digo porque me tocó ver mínimo a tres que no paraban de enfocarla al momento de hacer mancuerna con karevik, no los culpo; es más los entiendo, por eso me voy a casar con ella.

Foto: Guacamole Project cortesía de Eyescream Productions.

Foto: Guacamole Project cortesía de Eyescream Productions.

El segundo regalo llegaría con otro estreno de Haven, el poderoso single de Revolution que zarandeó a todos, si ese es el sonido del nuevo material, esperemos que la banda ya vaya pensando en un pronto regreso a nuestras tierras. Al final de este corte, la banda se despidió en medio de cánticos que parecían decir “¡Kamelot, Kamelot!”.

No pasaría mucho para que Sean Tibbets volviera al escenario con unos lentes de esos que te hacen ver como mosca, interactuó con el público viendo qué lado de la pista gritaba y se emocionaba más (mi lado ganó). Esto sirvió como un llamado para el resto de la banda.

Ya todos en escena y entre agradecimientos y demás, la banda dejó caer los potentes Karma, Sacrimony (Angel Of Afterlife) y el último estreno de la noche Haven (no es necesario dar más información verdad). Una verdadera cátedra de Metal Sinfónico la que presenciamos todos a cargo de Kamelot, tres estrenos y Alissa, gran error no haber asistido.

La noche aún era joven, mientras este pobre diablo se dirigía a casa pudo observar por última vez a Alissa quien con un par de guaruras caminaba al backstage. Le grité un par de ocasiones y volteó e hizo un saludillo a todos los que pasábamos por el estacionamiento del Palacio de los Deportes, “A la próxima que la vea, ¡le pido matrimonio!”, pensé mientras hacía un par de llamadas para ver quien sacaría los tragos coquetos…

DIO bendice tus comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading