Síguenos para más rock

Crónicas

Reseña: Extreme Noise Terror en Argentina

Publicado

on

1557492 784969168300390 5629766578001014116 n

Buenos Aires – Ciudad Podrida

20 de Marzo de 2016. Fecha que quedará para la historia luego de la primera edición del “Rotten City Fest” que contó con grupos de primera línea a nivel nacional e internacional.

Algo está cambiando, se puede ver y sentir…

Los protagonistas de la historia son los músicos, el público y el lugar que los alberga para que la comunión esté completa.

¿Quiénes son los responsables? Pequeñas y medianas productoras que están apostando al cambio, como es el caso de Originsprod.

El festival ya cuenta con una segunda edición programada para el mes de Junio, encabezada nada más y nada menos que por Ratos de Porão, la mítica banda brasilera que agotó su último show en Buenos Aires el mismo mes del año pasado.

Los encargados de abrir la jornada fueron Ruinas (crust). Banda formada en el año 2013 luego de la disolución de Horror Humano, que se encontró girando por Chile en el mes de Enero.

Lamentablemente no pudimos presenciar su show y esperamos tener pronto la oportunidad de hacerlo. El material que se puede escuchar en las redes es simplemente demoledor. Tanto su primer demo como el split del 2014 donde se incorporó su actual cantante Rocío.

foto por: Flor Conde

foto por: Flor Conde

Minutos después de las 19 hs. llegaría el turno del primer número internacional a cargo de SOH (Siege of Hate (S.O.H.)) de Brasil.

Al igual que los oriundos del Reino Unido, ésta sería su primera vez en Argentina.

El trío está formado por Bruno Gabai en guitarra y voces, George Frizzo en Bajo y Saulo Oliveira en batería.

Entre todo el material que tienen editado se destacan sus tres larga duración, Subversive by Nature (2003), Deathmocracy (2009), Animalism (2013) y su más reciente EP “Brave New Civil War” (2015).

Lo primero que se me vino a la cabeza al escucharlos fue el Sepultura de la primera hora que nos dejó joyas como “Necromancer” o” Antichrist”. Temas que años más tarde serían catalogados como semillas del death metal.

No por nada son considerados una de las grandes revelaciones del género en su país.

Algo que me sorprendió gratamente a lo largo de todo el evento fue la respuesta de la gente luego de que cada una de las bandas realizara sus respectivas presentaciones.

Debajo de una de las escaleras del Uniclub se montó un puesto con material de prácticamente todos los grupos presentes. Un desfile para los ojos donde se podían encontrar desde remeras y discos hasta gorras bordadas.

¿Qué mejor excusa para llevarse material único a casa que haber sacado una entrada de precio accesible para los tiempos que corren?

Supongo que la actitud de la gente va de la mano con la gratitud de los músicos que se acercaban a charlar y brindar para poder acoplarse al público y disfrutar a la par de los shows que se iban sucediendo luego de bajar del escenario.

Tal es el caso del ya mencionado Bruno, que volvió a las tablas horas más tarde para sumar su voz en cuatro clásicos de Extreme Noise Terror (Official)

foto por Flor Conde

foto por Flor Conde

También de Brasil, en este caso desde San Pablo, llegaría el turno de NervoChaos Official Page que se
encuentra de gira festejando sus casi 20 años de carrera.

Sin dudas son uno de los mayores exponentes sudamericanos con ocho álbumes editados (incluyendo un box set de 2 dvd + cd), dueños de una estética única que, ahora además, cuenta con una guitarrista femenina entre sus filas.Cherry no solo se planta firme y agita sin parar, sino que canta a la par de Lauro “Nightrealm”, su guitarrista y voz líder.

Con un sonido más limpio y medios tiempos entre los temas que van del thrash al doom o del death al grind, hicieron cabecear tanto a los que ya los conocían como a quienes los veían por primera vez.

Poco faltaba para las 21 hs cuando “la sorpresa de la noche” se dejó ver tras el telón.Emulando a Snaggletooth, la reconocida mascota de Motorhead, una proyección rezaba “Desecration” por encima de la misma y “Wales” por debajo.

¿Cuántos integrantes? Dos. Sí, leyeron bien. ¡DOS!

Ollie Jones en guitarra y voces y Michael Hourihan en batería. Ambos también presentes en ENT.

“Siempre nos olvidamos algo… Esta vez nos olvidamos al bajista”, dijo Ollie sin estar seguro de que el público lo entendiera.

“Como no se mucho español solo puedo decirles gracias, muchas gracias”, insistía entre tema y tema.

Con una vasta trayectoria, incontable cantidad de discos, maxis y simples editados, que cuentan con la colaboración y participación de reconocidos músicos de la escena, no necesitan más para partirte el cráneo en directo.

Death y grind de la vieja escuela al estilo de “Eaten Back To Life” (Cannibal Corpse) o “Amon”

(Deicide) con una voz que por momentos parecía la de Barney Greenway (Napalm Death).

¡Show arrollador por donde se lo mire!

foto por: Flor Conde

foto por: Flor Conde

Si bien la noche llevaba a ENT a la cabeza, había una banda que la mayoría esperaba ver, especialmente teniendo en cuenta que se encuentran presentando un nuevo álbum y a dos integrantes que se incorporaron recientemente a sus filas.

Por supuesto me refiero a AVERNAL.

¡Qué show!

De la misma forma en que lo comenté tras su presentación, en aquel momento al frente de The Killing, Cristian Rodríguez es EL frontman argentino.

El poder que despliega en cada presentación es avasallante. Más no puede ser de otra forma si hay que cantar sobre esas guitarras que toman el control de tu cuerpo cuando escupen de frente con temas como “Huacalera” (el único que interpretaron de Réquiem Para los Rebeldes – 2011).

El show abrió con dos temas de su más reciente trabajo, La Quimera de la Perfección (2015), que aún no tiene formato físico pero ya se puede conseguir de forma gratuita a través de las redes sociales.

Los mismos fueron “El Profeta y La Carroña”, tema que abre la placa, y el que fuera de difusión, “Mediador”.
¡Impresionante!

La batería y el bajo te patean directamente al estómago mientras las guitarras y las voces te vuelven a incorporar con un gancho al mentón.

Cerca del cierre del show que promedió los 40 minutos también sonó “Arquetipo de Saturno” del mismo álbum.

Dadas las características del show el setlist también retomó canciones no tan recientes como “Catalepsia” de Avernal (1997), “Betray” de Ill (2004), “Rompiendo mis Cimientos” y el gran cierre de la mano de “La Tormenta Después de la Calma” de El Sangriento (2006 – Reeditado en 2015).

A esta altura de la noche, que parecía no poder exigir más, llegó lo que todos esperaban. El momento de escribir la historia estaba a cargo de Dean Jones (único miembro original y cantante al frente de la banda).

Él mismo se encargó de correr el telón para empezar a hacer gestos insinuando la primera ronda de pogo que no tomó más de diez segundos en armarse.

Remeras y chalecos con parches de Discharge, TSOL, Aus-Rotten y Defiance entre tantos otros volando de un lado a otro, pelos al viento y alguna que otra cresta cruzando las manos para servirse de impulso y lograr llegar al escenario para tomar el micrófono por unos segundos y así poder corear “Work For Never”, el segundo tema de la noche. Aquel con el que João Gordo (RDP) se refirió a ellos como “los más punkys del mundo” al versionarlos en Ao Vivo (1992).

La primera de la noche fue “Deceived”, perteneciente a Retro-Bution (1995) al igual que la mayoría de las que sonaron en la noche que se centraron en este álbum y “A Holocaust in Your Head” (1989), su primer larga duración.

La actitud de Jones a lo largo de toda la presentación se llevó la ovación de un público que, en su mayoría, superaba los 30 años, como era de esperarse en una noche de culto, donde las tendencias de moda ni se asomaron.

Si de algo goza esta leyenda viva del crust es de un carisma inigualable.

Foto por flor conde

Foto por flor conde

Incluso cuando algunas personas del frente le señalaron a Dean que se le habían roto los pantalones dijo: “es que son unos pantalones muy viejos ¿Saben? Pero no me digan que no son sexys”.

De la misma forma hizo un juego de palabras con un tono humorístico cuando tocaron “Religion Is Fear” y lo presentó como “Religion Is Beer” (“la religión es cerveza”) luego de que le alcanzaran unas latas que supo alzar en alto como si se trataran de un merecido trofeo.

Si algo le faltaba a la noche para coronarse como única era que sonara “Borstal Breakout”, un cover de Sham 69, banda de la primera ola punk inglesa, portavoz de la clase obrera de aquel entonces, considerada posteriormente como OI por los grupos skinhead.

¡Buenos Aires está podrida pero más viva que nunca! Felicitamos desde acá a los organizadores y esperamos con ansias la próxima edición.

Cronica por Marcos Lowi
Fotos por Flor Conde

Fotógrafa y escritora argentina. https://www.facebook.com/produccionesflorconde https://www.facebook.com/Florcondefotografia

DIO bendice tus comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte - Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo... pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading