Los 10 discos de rock y metal más decepcionantes de la historia

Los 10 discos de rock y metal más decepcionantes de la historia

Los 10 discos de rock y metal más decepcionantes de la historia

Cuando escuchamos que nuestra banda favorita sacará un nuevo álbum después de tiempo, nos ponemos como niños a vísperas de navidad. Simplemente, esperamos lo mejor de aquel grupo que con sus clásicos temas nos maravillaron los oídos. Sin embargo, muchas veces la caída suele ser más dolorosa cuando más alta está tus expectativas.

Ejemplos hay muchos, pero en este post te ahorramos la bochornosa búsqueda, recopilándote los 10 discos más decepcionantes de nuestras bandas favoritas. ¿Disfrútenlo?, como sea, ahí vamos:

  1. Pink Floyd – A Momentary Lapse Of Reason

Agradecería que apaguen sus antorchas y me escuchen por un momento. Y es que no necesariamente un disco decepcionante tiene que ser malo. A veces, simplemente no llena las expectativas de un público tan selectivo y exquisito como el que tiene Pink Floyd. Banda que se ha llevado el galardón a una de las mejores de la historia, gracias a álbumes tan sublimes como The Dark Side of the Moon, o el famoso The Wall. Simplemente, A Momentary Lapse Of Reason de 1987 no es más que un álbum progresivo más que no tiene nada de especial. Y si a eso le sumamos que su fanaticada esperó 4 años a que salga este nuevo disco que prometía ser otra obra de arte, se puede decir que es una total decepción. El álbum no es malo, pero se puede encontrar mejores trabajos en cualquier tienda de de discos.

https://www.youtube.com/watch?v=_CQjxjK-viI

 

  1. Black Sabbath – Never Say Die

El último disco de Black Sabbath con Ozzy Osbourne al frente hasta su regreso en 2013 no fue ni de lejos lo mejor que los británicos nos pudieron demostrar. De esta manera, “el príncipe de las tinieblas” se fue por la puerta de atrás, permitiendo al grupo resucitar unos años después con otros vocalistas que devolvieron a Sabbath el misticismo que se iba perdiendo conforme pasaban los años, y que se esfumo en este cuestionado disco, cuyos tracks permanecen hasta hoy bajo la alfombra.

  1. Megadeth – Super Collider

Si hay algo que se le agradece a Megadeth, es el hecho de mantenerse activos y siempre grabando algo nuevo, a pesar de los problemas que suelen generarse. Sin embargo, esta prisa se notó en su producción del 2013 “Super Collider”, el cual fue anunciado con bombos y platillos, y que causó tanto hype que superó varios records de descargas al emitirse su versión digital. Recuerdo a David Ellefson diciendo que este álbum sonaba como al Megadeth de la época del “Killing Is My Business… And Business Is Good!”. Nada más alejado de la realidad.

https://www.youtube.com/watch?v=Pb_rj8XvgcY

  1. Red Hot Chili Peppers – One Hot Minute

Cuando en el año 1991 los RHCP sacaron al mercado el emblemático disco Blood Sugar Sex Magik, alcanzaron fama a nivel internacional que se mantendría hasta hoy. Fue tal el recibimiento del público, que no se podía esperar más a que esta fresca agrupación saque un álbum nuevo, pero como (se supone) que lo bueno se hace esperar, nos tuvimos que aguantar 4 años para escuchar lo nuevo de los chicos de california. ¿El resultado? Una total decepción. Simplemente, no era ni la sombra de lo que los fans esperaban. Afortunadamente, luego sacaron otros clásicos como el aclamado “Californication” y el “By the way”, que los regreso a la órbita del éxito. Por lo tanto, One Hot Minute sufrió el hecho de ser el niño feo de entre todos los bonitos, quedando sepultado en el olvido de los fans y de los mismos músicos que no tocan un solo tema de este álbum en sus conciertos.

https://www.youtube.com/watch?v=N3IwFnBLc1o

  1. Slayer – Diabolus In Musica

Eran los noventas, y el metal volvía poco a poco a figurar en las preferencias de los nuevos fans que dejaron de escuchar por un momento a Nirvana o Soundgarden, para agitar sus cabezas luego de una década con el revolucionario Groove que ofrecían bandas como Pantera, Korn o el nuevo Sepultura. Es por ello, que muchos otros grupos de metal ochenteros prefirieron cambiar su estilo a algo más moderno para no desaparecer. Sin embargo, hay bandas que algunos fans de ‘hueso colorado’ preferiría verlas enterradas antes de ‘traicionar’ su estilo. Una de ellas fue Slayer, quien cambió totalmente su fulminante Thrash metal, por algo más Groove, incluso algunos temas se podrían considerar Nu-Metal en el apestado “Diabulus In Musica” de 1998. Irónicamente, fueron sus clásicos temas y un disco posterior a este llamado “God Hates Us All”, los que le permitieron salvarse de la bancarrota musical. El mismo Kerry King intentó hace unos años desligarse de la parte creativa de este mal álbum, alegando que no tenía nada que ver en este experimento.

  1. Mayhem – Grand Declaration Of War

Regresamos nuevamente al sonido extremo, pero esta vez hablando de la leyenda del Black Metal, Mayhem, quienes habían cosechado una inmensa legión de seguidores en todo el mundo gracias a sus producciones, y por supuesto también a sus increíbles historias detrás del escenario. Sin embargo, estos no habían realizado un álbum de estudio desde el 94, y cuando se indicó que el grupo lanzaría un nuevo trabajo en el 2000, las cabezas de todos explotaron al saber que tendrán algo nuevo de sus ídolos. Lamentablemente, este disco es cualquier cosa menos Mayhem. Los fans destruyeron este álbum como si fuera una estampita de la Rosa de Guadalupe y prefirieron no salir nunca más de lo producido hasta antes del nuevo milenio. ¡Hasta rap se puede escuchar en este álbum!

https://www.youtube.com/watch?v=pciV68xfCRo

  1. Pearl Jam – Riot Act

Regresamos al debate si un disco decepcionante tiene que ser un mal disco, y volvemos a repetir que no siempre tiene que ser así, y no existe un ejemplo más claro que el pobre Riot Act de Pearl Jam, el cual no tuvo el éxito que se esperaba de ello, al punto de ser el culpable de alejar a la banda de los estudios por casi 4 años. Personalmente, este disco tiene muy buenos temas como Can’t Keep o I Am Mine, pero que no llenaron las expectativas de los fans. El disco es muy disfrutable, pero no llega a la calidad de otros clásicos, ni de la banda, ni del Grunge.

  1. Iron Maiden – Virtual XI

¿En qué habrá estado pensando Steve Harris cuando le dio el visto bueno a este bodrio llamado “Virtual XI”? Definitivamente, lo peor que Maiden haya podido presentar. Este disco fue el culpable que todos los amantes de la doncella de hierro repudiaran a Blaze Bayley como vocalista y extrañáramos con más desesperación a Dickinson y al mismísimo Di’Anno.

  1. Metallica – Load

De Metallica podría hablar hasta el cansancio (es mi banda favorita de todos los tiempos), sin embargo (y aunque no viví esta época), puedo argumentar cual fue la desilusión de los fans cuando salió al mercado el polémico Load, el cual no solo decepcionó a sus incondicionales fans de toda la vida por lo musical, sino por todo lo que traía consigo, como el drástico cambio de imagen de la banda.

Luego de cuatro fulminantes y majestuosos discos, y el clásico Black Álbum, que aunque se alejó de sus raíces, aún tenía ese poder abrumador que el grupo siempre tuvo consigo, en Load, este poder se va para nunca más volver. El problema con ello es que este disco es la demostración que Metallica ya no quería regresar a lo que una vez fue, y a punta de delineadores, temas melosos y peinados de peluquerías lo demostraron al mundo. Claro que no dejaron de vender, y siguieron conquistando al planeta, pero este álbum será algo que sus fanáticos y toda la comunidad metalera jamás se lo perdonarán.

  1. Metallica – St. Anger

Regresamos a la banda más grande del planeta, la cual aparece en el primer lugar gracias a un disco que trajo consigo la mayor decepción de la historia del rock, el “St. Anger”. ¿Pero por qué? Pues, existen varios factores.

En primer lugar, se encuentra la historia detrás del álbum: la salida de Jason Newsted, el hecho que sería el nuevo disco de estudio luego de 6 años, las declaraciones de los integrantes que llamaban a esta nueva etapa como “un regreso a nuestras épocas de banda de garaje”, la telenovela que se armó mientras se realizaban las grabaciones como el internamiento del vocalista James Hetfield por alcoholismo, la controversia con Napster, la contratación de un nuevo bajista, entre otros, hacían que St. Anger sea esperada para ver el resultado de tal historia. ¿El resultado?, un disco extraño, una voz que no le importaba como se escuchara, más que refleje su “ira”, una batería que sonaba deliberadamente como tachos de basura con la intención de sentirse más “garaje”, la supresión total de solos de guitarra el cual hizo que nos olvidáramos que Kirk Hammet también participaba del asunto, etc, etc, etc.

Sé que hay otros álbumes que podrían incluirse, pero eso sería parte de una segunda parte si a ustedes les gustaría la idea, por lo que les agradecería que me lo puedan comentar a través de nuestras redes sociales, y gustosos les complaceremos.

Sigue a El Club Del Rock

G o o g l e

News
Salir de la versión móvil