No amigo, no infles el pecho ni te llenes de orgullo por el simple hecho de escuchar rock. No quieras siempre ponerte en la vereda del frente, ni victimizarte ante la sociedad porque eres un “rockerito incomprendido”.

No significa mérito alguno el escuchar y ser seguidor de un género en particular. Así que deja al rock en paz. No te abochornes a ti mismo, basta. Termina o al menos intenta poner en ‘stand by’ tu incansable labor de querer llamar siempre la atención por todos los medios, solo para comunicar al mundo que escuchas rock; que vistes de negro y no usas marcas conocidas porque estás contra el sistema. Deja de hacerte el rudo y misterioso, no sigas contaminando el saco donde (inminente) nos meten a todas las personas que escuchamos rock ¿Sabes por qué? Porque estoy terriblemente convencido de que la mayoría no somos así, no somos seres antisociales, porque no somos seres renegados ni nos quejamos del sistema, porque no nos vestimos de negro los 7 días de la semana, porque no adoramos al diablo, porque no siempre nos drogamos ni tomamos hasta perder el conocimiento (una que otra vez, puede ser), porque sabemos que no siempre se puede escuchar rock en todas las reuniones, porque no queremos ni pretendemos imponer el género que nos gusta, porque sabemos RESPETAR el gusto musical de los demás, porque tenemos el tino de abrirnos a más géneros musicales, porque la actitud arrogante y pedante no tiene nada que ver con la música que escuchas, porque esa característica no es de los ‘rockeros’ (únicamente), es solo parte del arquetipo que tiene la sociedad, nada más. Porque los aires de superioridad musical es un complejo tuyo, no mío ni de las personas que escuchamos rock.

Entonces basta, te lo digo en serio, ¡Basta! Estoy podrido de lidiar con gente como tú, que erróneamente cree representar el sentir general de una masa, de una generación. Estoy cansado de que por gente como tú, la reputación de un ‘rockero’ está venido a menos desde los 2000. Tú no puedes alterar la naturaleza del género ni de la gente que lo sigue solo porque necesitas sentirte parte de un grupo. Nosotros nacimos con el enamoramiento de la música y aprendimos, con absoluta claridad, que la música nos elige, ¡El género nos elige! Es mentira eso de que uno adopta la música que le gusta, esa idea no se sustenta bajo ningún concepto. Las canciones eligen a quién gustarle y a quién no, nosotros solo somos seres voluntariamente sometidos.

Reconocimiento y respeto. El rock hasta los 2000 era como un jardín hermoso que venían sembrando los artistas y seguidores desde décadas atrás, todo muy bonito, prolijamente cuidado. Luego no se sabe qué pasó, soltaron unos elefantes (¿Ya se sabe a quiénes me refiero, no?) Y arruinaron todo el jardín que había costado décadas trabajarlo. Ahora las cosas cambiaron para mal. Ahora no importa más representar una idea mediante una canción, eso no importa más. El triunfo bendice los recursos utilizados y el éxito los maldice. Interesa más el logro que el tránsito. No importa el proceso sino la respuesta inmediata de la gente. Duele tanto ver cómo se violenta la música diariamente (el rock, para ser más precisos). ‘Pobrecita’ la música, ella toda desamparada, no puede defenderse y nosotros solo seguimos contribuyendo a que eso siga pasando. Cambia tu modo de actuar por favor; cambiemos  la condición de pensar  y el mal concepto que la sociedad tiene de un ‘rockero’. No sufragues más con tus comentarios llenos de odio ante los demás géneros musicales que no son de tu gusto.

La música, como hobby, es uno de los elementos principales que tiene el hombre para poder sostener y ‘sobrevivir a la vida’.

Hoy tendría que ser un “día perfecto”…

Christiam Palacios

Christiam Palacios

Soy el mejor de los peores músicos... Soy el peor de los mejores publicistas... Ahora solo quiero escribir, sin pecar de sensacionalista.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *