Síguenos

Críticas y opinión

¿Facturan más si están muertos?

Publicado

on

Es una picardía esperar la muerte de un artista para apreciar y comprar su arte. Como si de muertos, necesitasen más el dinero que estando vivos. En la industria cultural y artística, todo parece estar descontrolado desde hace un buen tiempo, pero eso no está mal, a mí me agrada el descontrol y soy un amante de ir en contra de lo establecido. Lo que no soporto es hacer las cosas trascendentales sin una planificación previa.  Algo que no sea estacionado ni repetitivo, pero tampoco impreciso y aleatorio. Justo en el punto medio, una situación de la que no te arrepientas pero tampoco te enorgullezcas.

Pongo un ejemplo: Te cansaste de la vida oficinista de mierda que tienes, te cansaste de ser explotado y constantemente subestimado por tus jefes, te arrepientes de haberte puesto la camiseta de una empresa que te sigue tratando como un perro a pesar de todo lo que has sacrificado por hacerlos crecer. Entonces decides renunciar de un momento a otro porque explotaste y no aguantas más. Ese es un acto trascendental en la vida de una persona, hay un antes y un después; improvisaste una renuncia pero no planificaste qué harás posteriormente. Tuviste un momento de emoción violenta… Lo más probable es que luego de unos meses vuelvas a postular a un trabajo similar y sigas siendo sometido, o quizá hasta vuelvas a la misma empresa con un sueldo menor al que tenías y con horas extras no remuneradas. Todo esto porque no tienes un norte definido.

¿Qué tiene que ver esto con el título del artículo?

Lo que trato de exponer es que hay pensamientos que no tienen un fondo ni contenido, por ende son vacíos. Existen acciones que te sepultan y aniquilan tu dignidad. Puedes revertirlo en mediano a largo plazo, pero normalmente son fulminantes. Entre esas acciones se encuentra el falso periodismo e injustificada maratón hacia la viralidad inmediata. No es que me crea un salmón que quiere ir contra la corriente (a veces lo hago por hobby, pero hoy no es el caso); la viralidad y difusión en masa es muy necesaria si se tiene ganas de crecer y hacer notar tu trabajo, pero hay formas y caminos mucho más nobles para llegar a esa meta. La carroñería de cuarta división que existe en diferentes medios de comunicación es atroz, nauseabundo. Estoy podrido de las supuestas conspiraciones y morbosidades que inventan alrededor de un suicidio o negligencia médica. Es asqueroso el modo en que manosean una tragedia y quieren sacar tajada de la desgracia ajena, violentando su acto bajo una excusa “informativa”. Todo muy básico.

¡Alto ahí, no saques conclusiones apresuradas!

El párrafo anterior fue solo una crítica al paso, nada grave si lo comparamos con otro tipo de problemáticas sociales. Los villanos de esta película no son los medios de comunicación ni periodistas, ellos son solo gente con poco criterio y mucha ambición, pero no son nada en comparación con los verdaderos monstruos de la industria… “Las productoras y sellos discográficos”.

‘This is it’, el primer disco póstumo de Michael Jackson, salió a la venta en noviembre de 2009 y en menos de un año vendió más de 4 millones de copias. Elvis Presley, el Rey del Rock  generó 27 millones de dólares en 2016 ¿La fuente de ingresos? Los derechos por sus canciones más famosas, así como los beneficios generados en Graceland, la mansión de Elvis situada en Memphis que visitan 650.000 personas al año. La muerte de Prince, hizo que fuera el cantante muerto que más discos vendió en 2016. Lennon y Harrison han sacado, estando muertos, más discos que Ringo Star. Con ‘Queen Forever’, Brian May y Roger Taylor decidieron resucitar a Freddie Mercury arreglando unas “pocas” canciones para el nuevo álbum, nada más y nada menos que 36 temas. Desde 1970, cuando Hendrix murió con 27 años, han salido a la luz  11 discos bajo su nombre Ni mencionar lo que pasó con Soda Stereo después de la muerte de Cerati y todo el “circo”. Son datos que pueden encontrar rápidamente y que sustentan mi crítica. Todo muy notorio y repugnante, meándose en la trayectoria y sangrando la carrera de tipos talentosos. Lo peor de todo es que en algunos casos, los mismo familiares de los fenecidos artistas han sido cómplices y motivadores de este acto.

Al PERRO que tiene dinero, se le llama señor PERRO ¿Me dejo entender? No sé si fue Gandhi el que alguna vez soltó la frase “El capital no es un mal en sí mismo, el mal radica en su mal uso”, ese pensamiento da en la tecla y simplifica 2 párrafos extras que iba a necesitar para explicar lo que pienso al respecto. Dejemos de alimentar ese monstruo sensacionalista y amarillista.  Seamos buenos entre nosotros, florezcamos de modo inteligente y plasmémoslo en nuestra actitud. Es hora de llamarnos a la reflexión, de exhortarnos y preguntarnos por qué actuamos así ¿Nos conviene? La sociedad está podrida, no llevemos esa putrefacción al mundo artístico que es lo más lindo que hay, porque una sociedad que no desarrolla su lado cultural es una sociedad que está destinada a ser olvidada.

www.losreplicantes.com

DIO bendice tus comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Críticas y opinión

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

on

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continuar leyendo
Anuncio

+ NOTICIAS

X