Síguenos

CRÓNICAS

Richie Kotzen y su espíritu hechos música en la CDMX

Publicado

en

A pesar de la constante amenaza de lluvia de aquél domingo, la inmensa fila para accesar al Rock Son Coapa llegaba a cruzar hasta la calle lateral del lugar, playeras de Poison y The Winery Dogs pululaban por todo lados, pero la mayoría portaba a Richie Kotzen y que, con un brillo de emoción en los ojos esperaban impacientes.

Todos perdieron un poco el control cuando Mike Bennet, baterista de Kotzen; bajó del restaurant bar para saludar a todos los asistentes al show. En medio de gritos, selfies y uno que otro video directo a redes sociales, Bennet volvió al Rock Son. La gente comenzó a ingresar al lugar bajo las medidas de seguridad más estrictas. Se predecía un lleno completo como en las fechas anteriores de Kotzen en América Latina.

Después de un acceso que para muchos pudo parecer eterno, mesas, pista y Zona VIP lucían abarrotadas. Mientras el staff local ya había terminado de probar luces y sonido del escenario, los gritos del respetable comenzaron a retumbar: “¡Richie, Richie, Richie!”. Eran las 21:30 en punto. Las luces desaparecieron, Bennet llegó hasta su batería, al mismo tiempo que Dylan Wilson hizo lo propio con su bajo y, justo a su lado izquierdo y junto a su piano, Richie ya estaba posicionado con guitarra en mano.

Richie Kotzen | Foto: Raquel Coss

Richie Kotzen | Foto: Raquel Coss

La noche apenas comenzaba. Fans de todas las edades se habían conglomerado para ver a una leyenda viviente del Glam y Heavy Metal de los 80, en una faceta más íntima y experimental, musicalmente hablando. Kotzen inició un show que prometía mucha música nueva en vivo, esto por la promoción de su trabajo discográfico más reciente: Salting Earth.

Como una ceremonia especial, comenzaron a sonar End of Earth, el clásico Socialite, Meds, Go Faster, y Love is Blind. Los ritmos iban tan variados tales como el Currículum Vitae del mismo Kotzen, Rock, Blues, Jazz, Funk con un toque Pop hacían bailar desde los que estaban desde las alturas de la Zona VIP, los más apasionados en la pista y a aquellos que dejaron sus bancos del lado y parecía que estaban a nada de bailar sobre las mesas. Your Entertainer y My Rock continuaron el show de domingo por la noche al sur de la Ciudad de México.

Una sesión acústica comenzó justo a la mitad de la presentación, un ligero cambio a instrumentos más experimentales por parte de Bennet y Wilson que sin duda dejaron por sentado la calidad de este par de músicos y porqué son los acompañantes de Kotzen en esta gira mundial. I Would, High y Doin’ What the Devil Says to Do incitaron a todos los presentes a corear las letras de Richie, quien se veía completamente animado y anonadado por la entrega de todos a las canciones.

Volviendo a la sección eléctrica, más ruidosa y rápida que por momentos tuvo sus partes en el piano por parte de Kotzen, todos los seguidores del guitarrista no paraban su algarabía en el Rock Son, lugar que por momentos parecía chico para el espectáculo, pero que sin duda le dio ese toque tan íntimo para la presentación, ese que los venues grandes nunca tendrán, aquél que te hace sentir más en contacto con el artista, más especial. Fear, Help Me y This is Life llevaron a todos al límite.

Richie Kotzen | Foto: Raquel Coss

Richie Kotzen | Foto: Raquel Coss

Richie y compañía se despedían del público, que como todo un clásico, pidieron una canción más antes de despedirse del dinámico guitarrista y su banda. Kotzen regresó al escenario junto a Bennet y Wilson, interpretaron You Can’t Save Me para cerrar con broche de oro una noche de domingo que, con tanta emoción y espiritualidad dejó del lado el sabor del inicio de la semana laboral.

Después de un concierto de poco más de hora y media, muchos abandonaron el lugar rápidamente, lo que nos dio oportunidad a todos los que habíamos permanecido todo el show en la pista. Un par de cervezas para sofocar el calor y consagrar la emoción de un show tan mágico como el que acabábamos de presenciar. Después regresar a casa y prepararse para el fatídico lunes…

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

X