Síguenos para más rock

Crónicas

¿Qué te ha pasado Muse?

Publicado

on

muse discografía

Escucho por enésima vez el Drones (último disco de Muse) con la esperanza de engancharme, así como con su predecesor disco (The 2nd Law), pero no. Nada parece cambiar, termino decepcionado y frustrado por no entender de qué va el álbum ¿Soy yo el problema? ¿No acepto la evolución musical de una de mis bandas favoritas? ¿Se perdieron en el camino? ¿Buscan algo nuevo?… ¿O es que simplemente estoy siendo injusto con el grupo que más alegrías musicales me han dado en los últimos diez años?

Vuelvo al Showbiz y soy feliz… ese piano de “Sunburn”, la línea del bajo en”Uno” y la voz de Matthew Bellamy en “Muscle Museum” o “Falling Down”. No había por dónde darle a esta banda. Habían debutado con un gran disco, pero lo mejor estaba por venir.

Muse Drones Visual

El Origin of Symmetry sería el eslabón que uniría el rock de los 90´con el de la pasada década ¡Que pedazo de álbum, por Dios! ¿No me crees? Te reto a que escuches “New Born” y no querer volver a reproducirlo inmediatamente. “Citizen Erased” (a mi opinión, la mejor canción de Muse), es de ese tipo de canciones que salen una vez cada 10 años. Acaso al mismo nivel de “Stairway to Heaven”, “Comfortably Numb”, “Bohemian Rhapsody” o “Paranoid Android”. Los riffs de Bellamy ya empezaban a asomar con “New Born”, en “Hyper Music” y  “Bliss” ya eran una realidad, para terminar de explotar con “Plug in Baby” (elegido como el mejor riff de la década por la revista Total Guitar en el 2010).

Ahora saldría a la luz el Absolution, un disco de sonido más maduro, pianos y guitarras más elaboradas en conjunto con un bajo, cada vez más distorsionado de Chris  Wolstenholme. “Apocalypse Please”, “Sing For Absolution” y “Butterflies & Hurricanes” nos mostrarían el lado clásico de Bellamy ejecutando el piano. “Time is running out”, “Hysteria”, “Blackout”  y “Thoughts Of A Dying Atheist” empezarían a consagrar a Bellamy como uno de los mejores guitarristas contemporáneos, título que confirmaría con “The Small Print” y “Stockholm Syndrome”, sin duda alguna las 2 canciones más poderosas del álbum.

Salió Black Holes and Revelations, era algo inevitable y hasta lógico en cualquier banda. El trío había apelado a la misma fórmula del último álbum (Absolution) y esto se notó inmediatamente. Era como el lado “B”. OJO, no digo que sea un mal álbum, pero sabíamos que no era, ni por asomo, su mejor trabajo. Temas como “Assassin” o “Knights Of Cydonia” pueden rescatarse de la lista. “Take a bow”, “Supermassive Black Hole” o ”Exo-Politics” también podrían entrar. Lo que era claro es que estaban cansados, tenían discos por sacar y  un contrato que cumplir.
matthew-bellamy-wembley2007

Llegaron The Resistance y The 2nd Law, ambos álbumes parecidos por sonido, letra y portada (paleta de colores). Sabía que la banda había desarrollado un nuevo sonido, no me oponía, al contrario me emocioné al escuchar “Uprising” por primera vez, aún recuerdo el video promocional en MTV  ¡Han vuelto! -grité interiormente- un acto reflejo propio de la emoción y que minutos más tarde el resto del álbum se encargaría de confirmármelo. “Mk Ultra” y “Unnatural Selection” (tema favorito del disco)  me dejarían tranquilo y nostálgico. Tranquilo por saber que la banda se convertiría en una de mis favoritas para siempre y nostálgico porque extrañaría el sonido de sus inicios. Nostalgia que se vería convertida en tristeza y profunda depresión al escuchar el último  tema del disco, “Exogenesis: Symphony, Part 3 (Redemption)”. Una pieza musical no apta para personas de corazón sensible.

Como mencioné líneas arriba, The 2nd Law guarda similitud con el anterior album The Resistance por variadas características, pero hay un factor diferencial que pone la balanza a favor de éste. La fuerza, “Supremacy” (primer tema del álbum) transmite esa fuerza tan característica de cualquier concierto brindado por el trío británico. Este es un álbum de los que te piden paciencia, de los que  requieren un momento a solas para poder disfrutarlo. “Panic Station”, “Animals”, “Madness” y “Survival” te lo demuestran. Para continuar el viaje, “Unsustainable” es la clara muestra del sonido que vienen buscando y desarrollando los últimos años, futurista. Como postre, te invito a escuchar “Explorer”, tema altamente influenciado por Queen y que nos deja como mensaje final que la banda no ha olvidado el sonido arquetípico que los llevo a la fama.

Simplemente quieren experimentar, crecer, intentar y tratar de romper esquemas o etiquetas musicales de las cuales, algunos son errados defensores ¿Quiénes somos nosotros para impedírselos? ¿Quién carajo soy yo para pedirle algo a una banda, por más favorita que esta sea? ¡Que sigan haciendo lo que les gusta! Sólo sentémonos, disfrutemos y aprendamos. No olvidemos que es mejor escuchar más y hablar menos.

 

 

Soy el mejor de los peores músicos... Soy el peor de los mejores publicistas... Ahora solo quiero escribir, sin pecar de sensacionalista.

6 Comments

6 Comments

  1. Gomas

    21/10/2016 at 8:39 am

    Lo que pasa es que el álbum Drones no lo entiendes y por eso no lo valoras. Toma anda: http://aplicatealrock.blogspot.com/2015/07/drones-review.html

  2. Nair Palacios

    20/10/2016 at 12:46 pm

    Kevin Neil

  3. Miry Cruz Avila

    18/10/2016 at 8:49 pm

    Definitivo a mi tampoco m gusto!

  4. Gustavo Segura Bernal

    18/10/2016 at 12:58 pm

    A mi incluso me decepcionó “2nd law”. Lo noté hecho sólo pensando en el mainstream, queriendo gustar en un sentido hiper-comercial, pensado para el video fácil. Muy alejado del radical y casi subversivo sonido que hizo que pogueáramos hasta decir basta de su primera época. Dicen que todo es cíclico, ojalá este también sea el caso…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading