Síguenos para más rock

Crónicas

Lluvia torrencial de bohemia y rock and roll con Enrique Bunbury y Andrés Calamaro

Publicado

on

FOTOS CORTESIA SALVADOR BONILLA1



Para EL CLUB DEL ROCK – TIM DRAKE

FOTOS CORTESIA SALVADOR BONILLA / OCESA

El pasado 18 de Octubre se celebró una visita más de Enrique Bunbury en el Foro Sol, esta vez acompañado de Andrés Calamaro para dar un concierto perdurable, en lo que es una de las giras más ambiciosas en dueto, recorriendo la República Mexicana de punta a punta, en lo que quedará grabado en la mente del más acérrimo fan del aragonés y del rioplatense.

Tal como se imaginaba, desde tempranas horas los entusiastas seguidores de Enrique Bunbury y de Andrés Calamaro se dieron cita en el Foro Sol, para celebrar este concierto del dúo dinámico de la bohemia y el rock and roll, que muchos tenían ganas de ver juntos, interpretando sus grandes éxitos, ya que ambos han entregado grandiosas canciones con sus bandas, en solitario y en duetos con otras personalidades de la música.

Primero apareció Andrés Calamaro en el tablado para maravillar a muchos de sus fanáticos que apetecían verlo y disfrutar de canciones como Alta Suciedad, canción con la que abrió el concierto, Andres Calamaro se mostró entusiasmado y un poco ansioso, ya que hacia un esfuerzo sobre humano por captar la atención del público mexicano, que ya sufría los estragos de la lluvia, incluso dándose un tiempo para festejar a su tecladista ya que era su cumpleaños, aunque no obtuvo mucha respuesta del público asistente, pero en cuanto surgieron las canciones de “Bohemio”, “Loco” y “Todavía una Canción de Amor”, inmediatamente todos las corearon, además de dar la sorpresa con la ‘multicovereada’ melodía de “Mil Horas”.FOTOS CORTESIA SALVADOR BONILLA3

El argentino, que goza de cierta popularidad también con los mexicanos dio una brillante actuación, ya que muchos acompañaban cada una de sus canciones, además de los muchos anhelosos que esperaban a Enrique Bunbury, pero siempre respetando la actuación del originario de Sudamérica, cabe mencionar que ante todo, Calamaro, agradeció al público mexicano por recibirlo y a Bunbury por invitarlo a hacer esta gira, Andrés se dio tiempo para tocar un palomazo con Juan Cirerol, que fue el encargado de abrir este evento, con“Metanfeta”. Calamaro se despidió de su show con un pequeño tributo a su compatriota y colega Gustavo Cerati con “Los Chicos”.

Posteriormente, lo que muchos esperaban y aclamaban hasta con desesperación, ya con una lluvia torrencial, pero con la pasión que siempre entregan los fans mexicanos a sus ídolos, llegó Bunbury, en esta ocasión con una presentación espectacular, fingiendo descender de una nave espacial, inmediatamente sin ni siquiera haber empezado una canción, se sintió la admiración y respeto que se manifiestan el aragonés y público azteca.

Para empezar, Bunbury, entonó con el primer sencillo de su último disco, “Despierta”, canción muy atinada para estos tiempos que está viviendo el país de México;  siguió con “El Club de los Imposibles” para encender al ya de por si entusiasmado público bunburesco, ya cuando la lluvia se había calmado, empezó una avalancha de éxitos, entre los que destacó una nueva versión, con unos excelentes arreglos musicales, de “Deshacer el Mundo”, rola emblemática de los Héroes del Silencio, lo cual desató la nostalgia de los “heroinómanos”, ya que como había anunciado Bunbury, tocarían canciones del pasado y del presente lejano y no tan lejano.FOTOS CORTESIA SALVADOR BONILLA2

Enrique Bunbury sorprendió entregando un set list muchísimo más roquero y muchísimo más fluido, demostrando con sus ademanes, carisma, y talento una excelente manejo de escenario al que nos tiene acostumbrado, dando una actuación por demás fantástica, ya que fue un set con canciones que muchos no esperaban escuchar esa noche, como “Porque las Cosas Cambian”, “Hay Muy Poca Gente”, “Extranjero” y “Lady Blue”. Bunbury se despidió como siempre, muy agradecido, de lo que él considera su segundo hogar, el hombre delgado se sabe amado por este séquito de seguidores que cuenta con personalidades de todas la edades y de diferentes índoles.

La hora deseada por muchos había llegado, Bunbury y Calamaro se pararon en el escenario juntos para deleitar a todos los que ya deseaban verlos en un torbellino de nostalgias, tributos y homenajes; indudablemente un momento importante y emotivo fue cuando le rindieron homenaje al recién fallecido Gustavo Cerati covereando su canción “Crimen”. El espíritu de Los Rodríguez, Los Héroes del Silencio, José Alfredo Jiménez y el mencionado Cerati, rondaron el Foro Sol en las voces de este par de bohemios y nostálgicos cantautores. La ya clásica “Apuesta por el Rock and Roll” y la bohemia de la “Copa Rota” en un cielo lluvioso que al parecer lloraba con tanta añoranza de los recuerdos con los que se sumergían tanto espectadores como intérpretes.

Y para concluir con broche de oro y con sombrero muy mexicano, “El Hijo del Pueblo” cerró la noche mágica, para un público que se fue con una gran satisfacción de haber vivido un demoledor, mojado y sublime concierto por más de tres horas en la Ciudad de México en compañía de dos titanes que siguen apostando por el rock and roll y la bohemia.FOTOS CORTESIA SALVADOR BONILLA4 FOTOS CORTESIA SALVADOR BONILLA5

11 Comments

11 Comments

  1. Naiara Rivas

    12/11/2014 at 6:53 am

    Bunbury <3

  2. Isla Marbella Vargas Amaya

    12/11/2014 at 2:06 am

    Yo los vi en Tijuana el sábado ♥♥♥ <3

  3. Jezzee Hernández Arellano

    11/11/2014 at 11:28 pm

    Son perfectos :3

  4. Thu Tremenda SaTha Rvl

    11/11/2014 at 5:23 pm

    Yo Amoo A Bunbury Muy Buen Duo

  5. Hugo Sanchrey

    11/11/2014 at 4:44 pm

    O poco hacen rock años roll

  6. Anthony Torres Espinoza

    11/11/2014 at 2:41 pm

    esa cagada Jesus :v

  7. Sergio Gonzales Céspedes

    11/11/2014 at 12:57 pm

    ._.

  8. Elvis Fernando Aquino Guillén

    11/11/2014 at 12:56 pm

    Sortilegio Gimayala

  9. Patricio Andino Borja

    11/11/2014 at 12:50 pm

    Que asco

  10. Marisol Vargas

    11/11/2014 at 12:48 pm

    Aburrido

  11. Emilio Rv

    11/11/2014 at 12:29 pm

    Genios totales 😉

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading