Síguenos para más rock

Crónicas

De esta manera, The 69 Eyes reconquistó la Ciudad de México

Publicado

on

Por

The 69 Eyes por Raquel Coss 1

Ocho años pasaron para tener de regreso en México a los Vampiros de Helsinki, la promotora Eyescream Productions lo hizo posible y sus seguidores respondieron agotando las entradas en la Ciudad de México.

Fue el pasado 21 de abril en el Lunario del Auditorio Nacional que, ante un público que entregó toda su energía durante el repertorio que ofreció The 69 Eyes, liberados por el vocalista Jyrki Linnankivi; abarcó temas de su discografía desde 1999 hasta su más reciente álbum Universal Monsters lanzado el año pasado.

Parecía que implícitamente el boleto solicitaba un código de vestimenta digno para la velada de Rock Gótico que estremeció el recinto desde el primer segundo en el que Archzie en el Bajo, Bazie con su Guitarra, Jussi desde la Batería, Jyrki en el micrófono  y Timo en la segunda Guitarra pisaron el escenario debido al brincoteo de los ansiosos seguidores que no bajaron la guardia al corear cada canción e interactuar con los músicos; que con la misma energía correspondían ante los alaridos de sus admiradores, mientras sonaban temas como Jet Figther Plane y Sister Of Charity.

The 69 Eyes por Raquel Coss 5

The 69 Eyes por Raquel Coss

Una carga de emociones se vio en los rostros de los asistentes, quienes disfrutaron de un show con audio e iluminación favorecedores y así no perder detalle de los movimientos del golpeteo de batería de Jussi, los riffs ofrecidos en las guitarras de Bazie y Timo, el ir y venir sobre el entarimado de Archzie y la aún poderosa e inigualable voz de Jyrki; quién agradeció el apoyo y entrega de los fans que han contribuido a que el grupo continúe vigente después de 20 años. Así, se escucharon entre otras canciones Feel Berlin y Stolen Season.

Wasting The Dawn estremeció a la audiencia, un tema que se desprende del disco homónimo de 1999 y que marcó el fin de la época Glam de la agrupación para después entregarse al Metal Gótico, o como ellos lo definen Goth’n’Roll. Estilo aún más marcado en el tema que le siguió, Dolce Vita, de lo más reciente de la banda.

The 69 Eyes por Raquel Coss 4

The 69 Eyes por Raquel Coss

The 69 Eyes por Raquel Coss 3

The 69 Eyes por Raquel Coss

El fondo estaba engalanado con su característico logotipo y tras el encore sonaron los éxitos Framed In Blood, Ghothic Girl y Lost Boys, siendo éste el primer sencillo de su octavo álbum Devils.

The 69 Eyes por Raquel Coss 6

The 69 Eyes por Raquel Coss

Los Vampiros de Helsinki se despidieron, no sin antes entregar como recuerdo palpable plumillas y baquetas a algunos afortunados fans dentro del recinto.

The 69 Eyes por Raquel Coss 2

The 69 Eyes por Raquel Coss

Finiquitando el compromiso con sus seguidores mexicanos, The 69 Eyes se consagró en una ardiente noche, dejando la ilusión de que no transcurrirá tanto tiempo para verlos nuevamente. Una velada que refrescó al salir del Lunario con la ligera lluvia que envolvía el norponiente de la Ciudad de México.

Previo al show de The 69 Eyes, se presentaron las bandas mexicanas Gorgonas con su Deathrock; y Luto, estos últimos se encuentran promocionando su nuevo material Líbranos del Mal. Ambas bandas ofrecieron un repertorio en el que demostraron el talento que existe en la escena nacional.

Luto por Raquel Coss

Luto por Raquel Coss

Setlist The 69 Eyes:

  • Devils
  • Jet Fighter Plane
  • Perfect Skin
  • Betty Blue
  • Tonight
  • Sister Of Charity
  • Dance D’ Amour
  • Feel Berlin
  • Stolen Season
  • Dead Girls Are Easy
  • Wasting The Dawn
  • Dolce Vita
  • The Chair
  • Never Say Die
  • Brandon Lee
  • Framed In Blood
  • Ghothic Girl
  • Lost Boys
DIO bendice tus comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

on

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading