Jueves 10 de Septiembre. El frío invade la ciudad de Buenos Aires y la primavera parece cada vez más lejana. Después de todo la cita de esta noche nada tiene que ver con las flores y las mariposas. Los creadores y  mayores exponentes del death metal melódico llegaban una vez más a la Argentina para presentarse en el Roxy Live de Niceto.

Las bandas nacionales para la ocasión fueron Draconis, Calvario, Necratal y Matan SA. Todas con muy buen sonido y shows que no superaron la media hora de duración, pero que bien sirvieron para ir calentando al público que de a poco iba llegando para dar la bienvenida a los suecos.

11958067_622863257816175_6411037738360578672_o

Es para destacar que una banda de este estilo utilice tanto volumen sin perder la nitidez. A mi entender, uno de los mayores puntos para destacar de At The Gates, que varió su repertorio principalmente entre sus últimas placas. La más reciente At War with Reality (2014) y su antecesor de estudio, Slaughter of the Soul (1996).

La apertura del espectáculo llegó de la mano de la oscura “El Altar Del Dios Desconocido”. El recitado extraído de la novela de Ernesto Sábato que Anton Reisenegger (Pentagram) supo grabar para el álbum que dio pie a esta última gira.

“Al llegar a la época de la banda de asaltantes había elaborado ya las siguientes posibilidades:

1 – Dios no existe.

2 – Dios existe y es un canalla.

3 – Dios existe pero a veces duerme, sus pesadillas son nuestra existencia.

4 – Dios existe pero tiene acceso de locura, esos accesos son nuestra existencia.

5 – Dios no es omnipresente, no puede estar en todas partes. A veces está ausente, en otros mundos, en otras cosas.

6 – Dios es un pobre diablo con problemas demasiado complicado para sus fuerzas. Lucha con la materia como un artista con su obra. Algunas veces, en algún momento llega a ser Goya, pero generalmente es un desastre.

7 – Dios fue derrotado antes de la historia por el príncipe de las tinieblas, y derrotado, cometido como presunto diablo es doblemente desprestigiado puesto que se le atribuye este universo calamitoso.”

12010649_622863301149504_9184537480603894848_o

Sobre el final, los guitarristas Anders Björler y Martin Larsson dieron unos últimos toques de afinación a sus instrumentos y mientras la gente comenzaba a gritar a la espera de lo que se venía, Tomas Lindberg irrumpió en la escena para dar pie a Death and the Labyrinth.

Como diría una persona que conocí hace unos años… “Quisiera haber nacido en Suecia para gritarles: Son lo más grande del heavy nacional”. Y es que el agite constante por parte del frontman de la banda nos hace pensar que se trata de uno más de nosotros, que perfectamente entiende la desbordante pasión que nos genera esa expresión artística sin igual que es la música.

No dejó de moverse un segundo para poder interactuar con cada una de las personas que estuvieron allí, mientras movía un abrazo invitando a cantar los coros o seguir las melodías más gancheras de la mano de esas armonías de guitarra que le dieron forma al metal de Gotemburgo.

Si bien recién saludó promediando el quinto tema, la conexión con la audiencia no faltó jamás gracias a los factores ya mencionados.

La seguidilla de temas, “palo y “palo” uno atrás del otro y los climas generados por punteos simples pero efectivos para separar algunos de ellos, le dieron un ritmo perfecto al show que duró una hora y media aproximadamente.

Todo parece indicar que At the Gates volvió para quedarse y que el tiempo proyectado en medio sirvió para afianzar a los maestros de un estilo que aún siguen dando cátedra.

 

Cronista: Marcos Lowi
PH: Flor Conde ( Flor Conde fotografía )
Mirá el álbum completo en: https://goo.gl/WpDtWL

Florencia Conde

Florencia Conde

Fotógrafa y escritora argentina.
https://www.facebook.com/produccionesflorconde
https://www.facebook.com/Florcondefotografia

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.