Síguenos

Crónicas

Alcohol, Rock and Roll y muchas hembras celebran los 25 años de Cuca en pleno Vive Latino

Publicado

el

cuca1




Para EL CLUB DEL ROCK – TIM DRAKE

El poder de convocatoria, la calidad musical y la honestidad brutal de la llamada Cucaracha se hizo notar el pasado 14 de Marzo, recordándole a todos que la Cuca está más viva que nunca; dejándole ver a sus seguidores, detractores, prensa y hasta organizadores del festival que el escenario Tecate Titanium les quedó chico, abarrotándolo y llenándolo a tope, ya que resultó complicado acercarse a los que llegaron tarde a presenciar el show de José Fors, Carlos Aviles, Nacho Gonzales y el nuevo fichaje de lujo en la guitarra, Alex Otaola.

La banda tapatía festejaba 25 años de rock and roll en la ciudad de México y lo hacía con varias sorpresas, nuevo disco bajo el brazo: La Venganza de Cucamonga; nueva guitarra que cuenta con los acordes y riffs del virtuoso Alex Otaola y unos invitados especiales para entonar las nuevas rolas de su última producción.

Así, con toda la artillería pesada, la banda de inmediato se paró en el escenario con sus temas emblemáticos, como “El Hijo del Lechero”, y para no perder tiempo, de inmediato entonaron una melodía dedicada al alto mando del poder ejecutivo del país, la cual es una de sus nuevas canciones, titulada “En el Nombre del Rock and Roll”, la cual fue ejecutada por José Fors en compañía de Alfonso André en las voces.

Inmediatamente se nota la intención de revitalizar los “setlists” de la Cuca, dándole prioridad a las nuevas canciones y empezar a desprenderse de muchas rolas que antes parecían imposible quedaran fuera de un concierto de Cuca. Sin embargo, el que será el segundo sencillo de “La Venganza de Cucamonga”, llamado “Más Daño”, se une a las baladas potentes y rockeras que forman parte de la historia de Cuca, contando con todos los ingredientes que ya poseen rolas como “Mátame Antes”, “La Balada” y “El Son del Dolor”.

“Gordibuenas” retumbo en el cada vez más atascado Escenario Tecate Titanium, dando paso a las invitadas de Descartes a Kant y Elis Paprika para también acompañar en coros  a José Fors, el cual les agradeció no haberse unido a las “Belindas” del mundo, con la canción “Caca Pop”, dedicada a la basura comercial musical. De ahí, el paso siguiente fue el clímax de la noche con la nueva rola que ha gozado de gran aceptación, “Arré Lulú”, canción inspirada en las teiboleras del país y que se ha ganado su lugar en el corazón de los fanáticos de la Cucaracha.

Finalmente llego la parte de los “himnos”, no solo de Cuca, sino del rock nacional; rolas que sin duda forman parte importante de esta gran leyenda de 25 años, canciones que han perdurado en la historia del rock azteca y que no faltan en las noches de cervezas con los amigos en cualquier bar de la república mexicana, canciones que solo pudieron salir de una banda que ha sabido mantenerse fuera de los estándares comerciales o de marketing que dicta la industria musical.

“Alcohol Y Rock and Roll” fue el inicio de una descarga de adrenalina que hicieron despedazar las gargantas de los fanáticos más recalcitrantes de la Cuca; seguido de otro golpe letal con la coreada y desgarradora composición de  “La Balada”, abriendo paso al gran hit que les abrió las puertas del éxito hace 25 abriles y con estas palabras de José: “Gracias por 25 años, el rock and roll no ha muerto en México, el Son tampoco” se dio la apertura de “El Son del Dolor”, la cual desató la demencia entre los asistentes.  Y cuando parecía que todo concluía, Misael de Panteón Rococó hizo su aparición para entusiasmar al público y a Cuca, desatando el  slam cucaracho con “Cara de Pizza”, induciendo al caos arriba del escenario y abajo del mismo. La muchedumbre pensaba que esa descarga de rock and roll llegaba a su fin y emprendía la salida de la zona, cuando de repente, el vocal y líder de la banda pregunta: “¿Una más?”, desatando los tamborazos de Nacho González en la batería, lo cual provocaría una nueva ola de saltos, brincos y slams imprevistos para finalizar una mágica noche de rock y solo rock, con la contundente y definitiva “Implacable”.

Bien dicen que las cucarachas soportan y sobreviven ante todo, siendo prácticamente invencibles. La Cuca de José, Nacho, Carlos y ahora de Alex se ha revitalizado, prometiendo más rock and roll por mucho tiempo; Cuca se despidió sin cansarse de agradecer a su público del defectuoso por el apoyo recibido durante 25 años, dejando un grato sabor de boca con el nuevo disco y argumentando ya estar trabajando en rolas nuevas para un próximo disco; demostrando que entre luces y sombras, por más de 25 años, la cucaracha ha seguido, sigue y seguirá más viva que nunca… cual vil cucaracha imbatible.

Aquí el saludo que dejó Jose Fors para EL CLUB DEL ROCK

https://www.facebook.com/video.php?v=626580427472599&theater


Comentario

Comentario

  1. Eddy David Rolon Ruiz

    12/04/2015 at 4:28 pm

    Mejor banda m/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Crónicas

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

el

acdc

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

54908288 colección de enfermedad cerebral tomografía computarizada y la resonancia magnética del cerebro mostrar inf

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

hipoxia cerebral 1 10

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

636900408332963097DB

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

70940204 499892287256339 1023728961357611008 n

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continuar leyendo
X