No he podido disfrutar de ninguna fiesta o reunión placentera sin escuchar al menos una canción de Gustavo Cerati. Yo solía verlo como un tipo omnipotente y omnipresente. Él lo podía todo. Era capaz de susurrarte en cada canción “te vas a morir y se van a morir todos lo que amas” y contrario a cómo reaccionaría cualquiera, uno se sentía feliz porque notaba absoluta sinceridad en sus palabras y si nos mentía… pues lo hacía muy bien. La mentira no está mal si se disfraza de esperanza, no precisa nada más que eso.  El álbum Dynamo, lanzado en 1992 es por excelencia mi disco favorito de Soda Stereo, son infinitos los factores que me sirven de vertientes para llegar a la conclusión mencionada. Lo tiene todo; estética, lírica, vanguardismo, fotografía, provocación. Casi magnífico, sobre todo por el contexto en que lo lanzaron, tenían mucho más por perder que por ganar. Soda Stereo ya estaba en lo más alto de su carrera, pero como todo rockstar, se decidieron rebelar… porque EL ROCK ES REBELDÍA.

En el fértil territorio de la duda

La primera vez que di con este disco fue en el 2007, la última gira de Soda Stereo, Lima. Texturas fue el tema por el que decidí averiguar un poco más de esta etapa medio hippie, onda psicodélica y tan adelantada a su época.

Yo no me voy a quedar en los datos curiosos, en cómo fueron grabadas las canciones ni cuántas copias vendieron. Eso se lo dejo a los estudiosos que sí saben de eso. Yo quiero opinar y escribir lo que significa para mí el disco Dynamo. Salir de la zona de confort no es para cualquiera; permítanme redundar pero es que es imperioso mencionar que cuando haces algo así, tienes mucho más por perder que por ganar. Sabes que si sigues la línea en la que vienes trabajando, podrás seguir viviendo tranquilo y mantener tu estatus bien ganado. Ya no tienes la obligación de impresionar o ganar nuevos adeptos; es un pensamiento mediocre pero lógico y se dan muchas más veces de las que creemos. Por eso es tan plausible lo que hizo Soda Stereo en este disco. Jugaron a experimentar, a cambiar el modo en el que se hacía rock en español hasta entonces, unos adelantados. Para los aficionados a la música, cuando componemos o intentamos hacerlo, durante el momento nos parece grandioso, lo disfrutamos y creemos que es una magnífica pieza… el problema viene cuando vuelves a escuchar tus composiciones dentro de un año y te parecen malísimas, te avergüenzas. Actualmente yo hago notas mentales o físicas sobre temas en particular que me parecen interesantes, incluso me indico algunos puntos que considero atrayentes. El problema es que al revisarlos después de unos días o semanas, me parecen muy malas ideas, no las entiendo y dudo de mi capacidad crítica ¿A ustedes no les pasa lo mismo? He ahí otro mérito del disco, es un trabajo atemporal. Cualquier persona que escuche el disco por completo, pensará que es un trabajo reciente. Se siente y se sabe vigente.

Incluso el peor día en una sala de ensayo, es 1000 veces mejor que el mejor día en una oficina

A continuación adjuntaré un video breve de cómo trabajaron Dynamo en el estudio. Es magnífico ver cómo experimentan, discuten nimiedades que algunas bandas podrían considerar banales. Tal vez por eso algunas bandas alcanzan la excelencia y otras simplemente mueren en el tiempo. Aquello que menos reflexión necesita para darse es lo que más reflexión lleva cuando fracasa, es así. No terminamos de comprender lo mucho que simboliza la música para algunas personas e ignoramos el tiempo y dedicación que mucha gente entregó para que tú lo tengas, en el mejor de los casos, en un pedazo de policarbonato de plástico con capa reflectante de aluminio. Apreciemos un poco más el trabajo ajeno, querámoslo como trabajo nuestro.

El que ya escuchó el disco de modo íntegro, sabe de lo que le hablo…

Ahora, si eres de los que nunca lo escuchó. Sé que debería recomendarte o en su defecto, hablar de qué canción es mi favorita o cuáles prefiero pero como escribí hace algún tiempo: “Yo siempre trato de que los amores y los odios no trastoquen ni transgredan mi lógica, mi modo de pensar y mucho menos mi modo de actuar porque eso es lo correcto. A veces lo logro pero la mayoría de veces no puedo. Es lo que me pasa ahora, que escucho por enésima vez el disco mientras escribo este artículo. Yo te entiendo si encuentras mi actitud reprobable, porque claro, desde la imparcialidad no se puede hablar. Tienes razón”… No quiero enrumbarte  hacia donde yo fui cuando escuché el disco, solo escúchalo completo y saca tus propias ideas. Descúbrelo y descúbrete.

Christiam Palacios

Christiam Palacios

Soy el mejor de los peores músicos... Soy el peor de los mejores publicistas... Ahora solo quiero escribir, sin pecar de sensacionalista.

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *