Síguenos

Críticas y opinión

CUARTETO DE NOS, el grupo de rock con mejor métrica de Latinoamérica

Publicado

on

“No quiero cometer tus mismos errores, Ni creer que todos son estafadores, No quiero manejar tus mismos valores, Ni que cada día sea igual a los anteriores…”

En la actualidad, en la actualidad, ¡EN LA ACTUALIDAD! Deja de comentar por instinto, por favor. Antes de opinar, escucha 10 canciones compuestas por Roberto Musso (vocalista), lee este artículo completo y emite una opinión con base y fundamento. Quiero creer que no eres de los que comentan sin leer, te pido que prestes atención por un momento y detengas tu comentario por unos segundos. Lee unas líneas, quizá un par de párrafos y si encuentras infundado el título del artículo, pues respetaré tu opinión y agradeceré el tiempo que dedicaste al texto que redacté… Pero no me mientas porque lo notaré.

Este texto no lo escribo con el afán de ofender, sino para difundir una banda que no es distinguida como se merece ¿Qué estoy diciendo con esto?  ¿Que tienen mejor letra que Spinetta, Charly, Patricio Rey, Bunbury, Jorge González, Cerati o Saúl Hernández? ¡No! No digo eso. Considero que son los mejores en la ACTUALIDAD. A ver, mejores o peores, es bastante subjetivo. Aclaro que esto no es más que un juego cuya única función es conocer un poco más de esta interesante banda uruguaya y este artículo es una excusa más que válida para hacerlo. Pocos músicos cuidan el idioma español en la actualidad como lo hace Cuarteto de Nos; la mayoría de bandas solo velan por el ritmo de sus canciones. Frases obvias, rimas básicas y palabras cotidianas que no dejan lugar a la fantasía.

Yo ponía Stop y él ponía Play

En este mundo de viralidad y falsas primicias, dedicarle unos párrafos a una banda con poca difusión me parece un gesto noble, te demanda mucho más tiempo hablar sobre temas que no venden, o noticias que pasan desapercibidas. En el mundo de la redacción y periodismo, la carrera por obtener mayor cantidad de visitas es una maratón encarnizada que no conoce de miramientos; el respeto y admiración por las personas que no hacen lo mismo que los demás está muy devaluada, cada vez existe menos vacantes para este tipo de almas.

Componer sin esperar la aprobación de la masa es algo que denota rebeldía en una banda. Cuarteto de Nos, no es rock pesado, algunos hasta podrían atreverse a considerarlos como una banda más tirada para el pop que para el rock. Ahora, si a mí me preguntan ¿Qué es rock? ¿Guitarras distorsionadas y doble bombo? PARA MÍ, el rock son varias cosas, pero principalmente es REBELDÍA, y vaya que Cuarteto de Nos es rebelde. Yo he escuchado tantas bandas rockeras que hacen Shoegazing, indie psicodélico y otros géneros más con letras de autoflagelación, antipatía, desamor, etc. Existe una falsa apariencia “rockera”, que la verdad me hace dudar sobre el concepto que algunos tienen del rock como género musical y cultural. Cuarteto de Nos es una banda que deja a un lado lo superficial, tal vez por eso no tenga la repercusión o el impacto que tienen otras bandas de menor recorrido o calidad musical. Estamos hablando de una banda con 15 discos de estudio y más de 30 años de trayectoria musical ¡Una salvajada!

Me encuentro en el fértil territorio de la duda 

Además no tengo muchas ganas de enumerar la cantidad de canciones que me parecen interesantes (al cielo no, nada es gratis en la vida, enamorado tuyo, aprendiz, todos pasan por mi rancho, primavera, ya no sé qué hacer conmigo, no somos latinos, razones, bipolar, mi lista negra, buen día benito, vino en mi jeringa, etc.). A continuación publicaré un par de imágenes con sus mejores frases:

   

 

Ya es tarea de ustedes el averiguar con qué temas se enganchan.

ADVERTENCIA: Una vez que los escuchas, ya no hay vuelta atrás.

 

 

www.vix.com

2 Comentarios

2 Comments

  1. Smooth Music Corporation

    10/05/2018 at 1:52 pm

    Excelente banda, excelente artículo. Muchas gracias por el contenido es de mucha ayuda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Críticas y opinión

Un último concierto para mi muerte – Parte 1

Publicado

on

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo… pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continuar leyendo
Anuncio

+ NOTICIAS

X