Síguenos

CRÍTICAS Y OPINIÓN

Asilo – Comunión: El abismo te mira

Publicado

el

"Quien con monstruos lucha, cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti." Con esta frase de Más Allá del Bien y del Mal, de Friedrich Nietzsche, bien podríamos definir al debut en larga duración de Asilo, titulado Comunión. Salido en abril del 2014, el disco representa un ejercicio doom desde la otra perspectiva, la del abismo. El abismo que te mira mientras el vacío te fascina. El vacío que no está para nada vacío, sino lleno de caos, oscuridad y sonidos que no se pueden descubrir hasta no caer en la fascinación del abismo.

El cuarteto argentino Asilo, conformado por Manuel (bajo y vocales), Sebastián F. (en batería), Ignacio (voz, actualmente reemplazado por Gabriel) y Sebaxxxtian (en bajo) vienen desde el 2010 instaurando una nueva mirada de uno de los estilos más difíciles del metal. Lo abismal del doom como fuerza vital, como energía motriz en vez de dejarlo como un matiz más del sonido, emerge como característica principal de este disco, como signo estilístico de un grupo que combina el esquema doom clásico perfectamente complementado con la fuerza del sludge y la rispidez violenta del crust. De ahí ese sonido apabullante y tenebroso que recrea la idea de ‘el abismo te mira’, como se denota en la apertura del disco, Geografías.

La virtud primordial de Asilo es haber dotado de dinamismo al género doom, otorgarle movilidad caótica a un género usualmente esquemático a base de bajos distorsionados y detalles propios del crust, llenando todos los espacios con la potencia del sludge. Radicalmente distinto a propuestas del doom más clásico como Avatarium o en la esfera nacional Funeris, la propuesta de Asilo parte desde el violento pavor, creando música de terror que sirve como base a textos poéticos de interesante profundidad, bien amoldados a la propuesta oscura y caótica del sonido. Sirva Arquitectura del Silencio como resumen de la brutalidad aplastadora instrumental al servicio de una especie de spoken word, quizás la muestra más acabada de la profundidad tortuosa que logra la banda.

Cuidado con la conocida frase nietzscheana. Convertirse en monstruo también es una posibilidad. La reacción de Asilo contra el inmovilismo del doom, principal escollo de todos los grupos que trabajan en este sonido, puede también dar su propia sensación de monotonía. Todas las canciones son un despliegue de musculatura musical apenas oxigenado por los interludios de piano, que si bien funcionan como gran aperitivo para las melodías turbulentas que le siguen, no son suficientes para quitar la idea de esquema único de todas las canciones, como sucede con La Última Voluntad, precedido por el preciosista intervalo (no a la vida). Más cambios de ritmo hubiesen resultado mejor para complementar la tormentosa experimentación sonora de Comunión, que aún así no resta méritos a la exhibición desmedida del grupo.

La batalla contra cierta solemnidad pulida del doom metal tiene a un nuevo batallante bien parado. Con Comunión, Asilo ha demostrado una necesaria innovación del género, mezclándolo con otras propuestas que rozan lo extremo como el sludge y el crust (sin dejar de lado las desgarradoras voces propias del screamo). A veces demasiado bien complementado, sin dar espacios ni lugar a otros matices, con una única fórmula de explosión constante perfeccionada y anquilosada, lo que quizás sea el único defecto patente del álbum, Comunión da la sensación de golpes dados con la mayor fuerza, no en cantidad o en velocidad sino en constancia, sin detenerse, dibujando a cada segundo una sensación permanente de inquietud, de peligro, de amenaza, desasosiego absoluto, objetivos fundamentales del doom, pero desde la otra vereda, la del abismo autorreferenciándose en vez de la banda describiendo al abismo.

Puntaje: 8.80

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

CRÍTICAS Y OPINIÓN

Un último concierto para mi muerte… Parte 1

Publicado

el

Siempre debo encontrar alguna excusa para poder escribir con un estilo real, sin temor a que puedan bajarme el pulgar. La sinceridad es como el rock, se puede oler… y sentir. Hoy voy a ser sincero con personas que no conozco, ni conoceré, al menos en este universo. Los lectores.

Siguiendo la línea de sinceridad, quiero aclarar que, si no gustas de la lectura o simplemente entraste buscando noticias, este artículo no es para ti. Te ofrezco mis disculpas.

Volviendo al foco central

El telón de la vida se cerrará a través de mis ojos. Hace mucho que vengo arrastrando los síntomas de un supuesto aneurisma y he alcanzado el punto más álgido desde que inició el presente mes. Mareos, vértigo, arcadas, dolor de cabeza, tensión en el cuello, dolor detrás de los ojos, etc. Todos esos síntomas coronados por estados graves (mi madre) y muerte de familiares (tíos) a causa de la misma enfermedad. Como se sabe, el aneurisma es una enfermedad altamente congénita. Tengo todos los boletos comprados para ser uno más en la lista y habito en la resignación desde hace unos años, sé que voy a partir; no sin antes pasar el día más feliz de mi vida en un concierto/festival de rock.

No pienso hacer un embole de artículo, está claro que la desgracia propia es el regocijo de gente ajena, pero hasta la ‘tristeza’ cansa. Me siento aturdido las 24 horas del día, no por alcohol, sino por los mareos de mierda que no paran ni cuando duermo. Si me dicen que es imposible marearse mientras estás dormido, entonces confirman mi peligro de extinción. Camino mareado, como mareado, escribo mareado, escucho música mareado, beso mareado, pienso mareado, me ducho mareado y cuando bebo un poco de alcohol, se me pasa. Una picardía. De todas formas, dejé de libar hace un mes, por precaución y miedo, principalmente miedo. No soy yo, no soy feliz. El vértigo y las ganas de vomitar por las noches me convirtieron en todo lo que siempre odié, una persona que no quiere estar en cama.

Por alguna estúpida razón, nunca he querido que un médico confirme lo que tengo, siento que voy a comprometer a gente que me estima y van a sentirse culpables de no haberme podido ayudar. Busqué información sobre este tipo de conducta y no solo es una rareza mía, mucha gente prefiere vivir en la ignorancia y dejar que la propia enfermedad oculta los mate, antes de morir por depresión o desahucio. He tratado de sobrellevar estos síntomas desde hace 7 años, pero parece que entré en la última etapa. No se puede disimular más y los exámenes son inevitables.

Ya no se trata de tener algo porqué vivir, sino algo porqué morir. Y si he de morir por algo, que sea rock. Quizá se lea muy novelesco, pero es lo último que quiero hacer. Yo me amo y no puedes engañar a la persona que dices amar porque entonces de los desconocidos, ¿qué puedes esperar? Simplemente quiero divertirme, amar y vivir el momento. Disfrutar de ese día junto a la persona correcta, ella. Comer y beber sin preocuparme por las consecuencias, así quede convaleciente al día siguiente. Gastar, lo que me queda de vida, en el pecado más grande que me permití: Querer vivir por y para la música; que sea rock.

Parece que no cumpliré el deseo de ver a AC/DC en vivo... pero The Strokes e Interpol de seguro tienen su lugar en el iPod de Dios.

Mañana guardo cita médica y la verdad que cualquier diagnóstico, ahora, me sabrá a victoria. Tengo presente que me gusta ganar; y perder no me causará dolor.

Aquí finaliza la parte 1. Restan 2.
Continue Reading

CRÍTICAS Y OPINIÓN

Muse en Perú 2019 /// CRÓNICA DEL MEJOR CONCIERTO AL QUE NO FUI

Publicado

el

¿Es posible escribir una crónica sin haber asistido al evento?

Bueno, hoy lo descubriré y quedará este artículo como testimonio. Lo primero y último a mencionar como enseñanza, es que deben empezar a hacer las cosas por ustedes mismos y no esperar que la alegría les llegue por correo. Moraleja.

Debo aclarar, antes que sigan, que el único propósito de este texto es la recreación mental. No encontrarás muchos detalles del evento, solo un par de fotos, una carta abierta de confesión y el set list.

¿Qué es una crónica? Pues consiste en la recopilación de hechos narrados en orden cronológico.

Muse cerró “Simulation Theory World Tour” en Lima

Aquella gira que iniciaba en febrero y a la que daba por hecho mi asistencia, llegaba a su fin en mi continente, en mi país, mi ciudad. La banda que musicalizó mi adolescencia y que ‘faneaba’ desde el 2009, tocó a media hora de casa y no pude ir a verlos. 30 mil voces corearon el fuzz incorporado en la manson de Bellamy, antes de Plug in Baby; mientras eso sucedía, yo estaba en casa recalentando un guiso de mierda y conversando con mi novia, a la que dediqué Unintended más de una vez ¿Qué sentido tiene seguir intentando hacer algo diferente, si cada episodio musical en tu ciudad te pasa de costado e ignora? Ya son varias bandas que no he podido ver en vivo y estoy cansado de privarme otras cosas para sustentar entradas que debería recibir por correo… O bueno, al menos eso creí. “Sabe amargo el licor de las cosas queridas”.

La ingratitud del destino es una cosa a la que estoy acostumbrado. Nadie te ayuda en la derrota y cuando ganas, todos quieren ganar contigo. Es la realidad de la vida y la acepto, no reclamo nada. El detalle es que he dedicado el 80% de mi vida a la música y a ella no parece interesarle, ni siquiera para darme un mimo; parezco vivir siempre como en una canción de blues, tragedia tras tragedia, tristeza tras tristeza y un ápice de alegría que viene siempre de cualquier lado, menos de la música. Muse, anárquica como siempre, sería la banda que rebalse el vaso.

Algorithm y Pressure fueron el inicio de una noche que jamás olvidaré, literalmente, no puedes olvidar algo que no viste. Más pop que rock, el Muse de los últimos 8 años empezó a ponerse la 10 en la espalda y mandó el Jockey Club abajo con Psycho. No estuve ahí, pero estuve ahí; si crees que es difícil de entender, créeme que es más difícil de explicar. ¿Viste que a veces te pones en modo automático y no mantienes poder sobre tus actos? Bueno, así estaba yo… en casa, mientras veía a Muse en un mundo paralelo.

La noche y mi tristeza seguirían su curso, teniendo como puntos supremos la ejecución de Uprising, Plug in baby, Suppermassive black hole, Hysteria y Bliss. Nada del otro mundo, ni de este mundo… simplemente de algún mundo en el que Matt sigue siendo un crack. Mención honorífica al público que, aún con celular en mano, saltaba. Luego vendría la interesante Madness, el siempre místico Time is running out y la siempre ñoña Starlight. A partir de ese momento, reaccioné.

Dicen que los humanos somos seres egoístas por naturaleza

Si hay algo que deseaba con todas mis fuerzas, era que no tocaran Citizen Erased, que la toquen en su próxima visita. Que me disculpen las 30 mil almas presentes, pero esa canción me pertenece de algún modo. Escuchar más de 1000 veces la misma canción, debería darte algún derecho sobre ella. El que ha escuchado el outro del tema, sabe de lo que hablo, entiende lo que transmite. La canción arquetípica de Muse ejecutada a media hora de mi casa, iba a ser mucho dolor junto para mí. Tengo los nudillos hechos mierda, los codos ennegrecidos y el corazón dividido. Todo por no traicionar mis principios y seguir siendo fiel a lo que quiero… ¿Pero hasta cuándo?

Decidí dar una ojeada en Facebook y me topé con la transmisión del concierto por cortesía de la productora “Tirando Dedo”. Enganché justo el último preludio del concierto; vendría un mix de Stockholm syndrome, Assassin, Reapers, The handler y New born que fueron una caricia al alma a través de la pantalla. Toda la parafernalia visual que se había montado era una cosa bien de este mundo, en el que Matt valida lo crack que es. Demostrando la esencia de Muse. Esos 15 minutos fueron Muse a tope. La noche culminaría con Knights of cydonia y mi sana envidia por los que fueron, pero mi profundo desprecio por los que, pudiendo ir, no lo hicieron.

 

Estoy ansioso por saber cuál será el próximo concierto que me perderé… ¡Qué nervios!

 

Fotografía: La República y El Comercio.

Continue Reading

+ NOTICIAS

Noticiashace 13 horas

'La' Rosalia nominada en la categoría 'Mejor álbum Rock latino' en los premios Grammy

La Rosalía, cantante española, ha sorprendido a la comunidad hispanohablante al ser nominada a los premios Grammy Americano. No se...

Noticiashace 1 día

El baterista de Slipknot, Jay Weinberg, le propone matrimonio a su novia en Machu Picchu

Si conoces a alguien que piense que los metaleros no tienen corazón y son poco románticos envíale esta noticia. Slipknot...

Noticiashace 1 día

Escucha "Welcome To The Jungle" de Guns N' Roses al estilo de Rammstein

Welcome To The Jungle es sin duda uno de los temas históricos del rock ochentero. Y aunque Guns N' Roses...

Noticiashace 3 días

Corey Taylor tiene 26 canciones nuevas para su nuevo álbum en solitario

Corey Taylor ve más allá de Slipknot y Stone Sour. El cantante ya está listo para lanzar su nueva producción...

Noticiashace 4 días

Último minuto: Mötley Crue confirma su regreso a los escenarios con un tour que iniciará el 2020

Jamás dudes de los resultados que puede lograr el buen marketing y el talento de una excelente banda. Mötley Crue...

Noticiashace 4 días

Black Veil Brides y el bajista Ashley Purdy se separan por mutuo acuerdo

Black Veil Brides es de las bandas "emo" más recordadas del 2000. Ahora son noticia, una vez más, pues uno...

Noticiashace 4 días

My Chemical Romance comparte su primera foto actual tras el anuncio de su reunión

Ya no son unos jovencitos, obviamente los años pasan factura y aunque el talento se mantenga casi intacto aún deben...

Noticiashace 1 semana

Confirmado: Marilyn Manson se une a Ozzy Osbourne en su tour de despedida

Dos de las figuras más compatibles en la industria metalera se unen y sus fanáticos en el mundo lo agradecen....

Lo más visto

X