Síguenos para más rock

Críticas y opinión

Ararat – Cabalgata Hacia La Luz: de lo mejor del año

Publicado

on

ararat cabalgata hacia la luz



En la Argentina, el género conocido como stoner está pasando por un gran momento. A bandas cada vez más crecientes se suma el pujante potencial de la escena, que hace gala de su buena salud en manifestaciones como el festival Noiseground. En este caso en particular, vamos a comentar sobre una banda de este género, que en este 2014 ha publicado no sólo uno de los discos más redondos de su carrera, sino además uno de los mejores trabajos (sino el mejor) de la cosecha nacional en lo que va de este año. Hablamos entonces, de Ararat y de su tercer álbum, Cabalgata Hacia La Luz.

Para quienes no conocen al trío, Ararat es el proyecto de Sergio Chotsourian (mejor conocido como Sergio Ch.) luego de su paso por Los Natas, otra de las agrupaciones del stoner más conocidas de Argentina. Junto al baterista Alfredo Felitte y al guitarrista Tito Fargo, Ararat ya tiene en su haber tres álbumes, el experimental y pseudo-acústico Música de la Resistencia, el más doom metal Ararat II y el trabajo del que nos ocupamos ahora, Cabalgata Hacia La Luz, con un aspecto mucho más rockero y no tan metalero, pero que al quitarse esta categoría, ha ampliado sus propios límites musicales, entregando un álbum expansivo, accesible, poderoso y contundente a la vez.

Es en este tercer trabajo donde Ararat hacen gala de sus propias cualidades, así como las del género: el misticismo, el ritual, lo primitivo, lo totémico. Ararat logra en este tercer álbum una mezcla exquisita del sludge/stoner sucio y caótico con un rock heredero de las mejores tradiciones post-bluseras de principios del rock nacional, por lo que referencias como Manal y Pappo no resultan fuera de lugar aquí. La potencia y la melodía van a partes iguales, sin decantar por el ruido potente del sludge en su vertiente metal pero aún así manteniendo fuerza y tomando prestados algunos aspectos de ese subgénero.

He ahí una de las grandes virtudes del álbum, saber equilibrar los gustos y no exaltar en demasía una sola vertiente de todas las que Ararat ha trabajado en sus álbumes. Ni la inquietante búsqueda en clave avant-garde acústico de Música de la Resistencia, ni el furibundo stoner-doom de Ararat II, más rock y menos extremos, en un disco quizás más pulido que los anteriores, pero con la contundencia de apoyarse en la abrumadora batería y en lo explosivo constantemente. Es así como aparecen temas con ritmos imparables y musicalización sólida, pero sin perder la melodía, como El Paso, Las Dos Mitades o Las Piedras. Ni tan pesado para perder texturas, ni tan liviano que se pierda lo brutal de la esencia de la banda. Y aún así, mantener las bases casi progresivas y sumamente expansivas de los trabajos anteriores, con un trabajo más fino a la hora de las melodías, permite crear joyas como La Familia y Las Guerras, La Historia de Hanuman o Los Viajes.

No sólo la apuesta por un rock más callejero que mantenga lo turbio y arrollador del sludge fue una buena decisión, sino que además permitió canciones estupendas y concisas (dentro de lo que se puede esperar de una banda que coqueteó tanto con el doom metal), además de efectivas, como Los Escombros del Jardín, El Hijo de Ignacio, Nicotina y Destrucción o el crescendo de La Familia y las Guerras, entre las canciones de un nuevo repertorio que no se conforma con el sonido áspero, sino con composiciones más trabajadas, armónicas y accesibles. Quizás hubiese sido bueno mejorar el volumen de las guitarras para dar más espacio a las nuevas influencias del blues y el rock clásico, presentes en El Paso o La Sal y el Arroz, en lugar de dejar el papel principal al imparable bajo de Chotsourian. Y aún así, los pequeños detalles de producción no pueden quitarle brillo a este álbum impresionante.

Es en este Cabalgata Hacia La Luz donde Ararat encuentra el punto justo de su estilo, de su impronta propia, diferenciándose de muchos de sus compañeros de género como Humo del Cairo, Los Antiguos o Banda de la Muerte, por esta nueva preponderancia de líneas diferentes a las comunes en la creación de canciones, más apuntando al rock originario del país que a las vertientes más extremas. Un sello propio que al asentar mejor las canciones, las hace más llevaderas y más fáciles para el oído ajeno a la unión del stoner con el sludge. En definitiva, un álbum estupendo con canciones de una calidad increíble, sobretodo en las últimas del disco; con una producción que si bien no es perfecta, pero apunta a las bondades del resurgido aspecto melódico en lugar de preferir lo ruidoso y corrosivo. Sin dudas, uno de los trabajos del año en el rock argentino.

Puntaje: 9.25

2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: Sergio Ch. presenta su disco solista ‘1974’ y lo anticipa con video nuevo | EL CLUB DEL ROCK

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Noticias

¿Qué pasaría si ya no hay más conciertos de rock por la pandemia?

Publicado

on

conciertos-vacios

Esta es una noticia/opinión/teoría. Puede que resulte informativo para algunos y alarmante para otros.

Hoy se cumple exactamente 1 mes desde que inició la cuarentena (obligatoria) en el Perú, país donde vivo. Es muy probable que en la mayoría de sus países también estén pasando por lo mismo. Todo sea para evitar la propagación de este terrible coronavirus, covid-19.

Entremos en contexto.

Datos sobre el coronavirus

Al día de hoy se han registrado más de 2 millones de infectados y lamentablemente más de 139 mil muertes en todo el mundo producto de complicaciones asociadas al covid-19 (coronavirus).

Es alarmante – y da miedo, no podemos negarlo – por la facilidad como se transmite este virus. Y teniendo esto presente nos vamos acercando a la respuesta o más bien teorías sobre ¿Qué pasaría si ya no hay más conciertos de rock por la pandemia?.

Los conciertos han sido cancelado por el coronavirus

En casi todos los países donde los gobiernos han ordenado una cuarentena, sea obligatoria o voluntaria, los eventos sociales masivos han sido cancelados y/o pospuestos hasta nuevo aviso.

Usaremos como referencia lo que sucedió en Perú.

  • Cuándo se conoció que ya existía un portador del virus en el país, una de las primeras medidas que tomó el gobierno central fue cancelar todo evento que congregue a más de 200 personas.
  • Días más tarde se cancelaron todos los eventos sociales (incluido los conciertos de rock).
  • Al día de hoy se han cancelado y pospuesto muchos conciertos importantes como el de Kiss o Guns N’ Roses.
  • Recientemente el primer ministro del Perú, Vicente Zeballos, declaró que durante este año no habrán más eventos.

Lo que se hizo en el Perú no fue necesariamente lo que hicieron en países como México, por ejemplo, donde a pesar del brote de este nuevo virus se realizaron varios festivales multitudinarios. Por cierto, México registra a la fecha 449 muertos por covid-19.

Sin embargo esta medida ya fue adoptada en todo el mundo.

Teniendo en cuenta que el virus es de fácil propagación, tiene una tasa de mortalidad cerca del 10% en algunos países y además no hay una vacuna en el futuro cercano. Lo más lógico es que cualquier evento quede cancelado durante mucho tiempo ¿Cuánto? No lo sabemos pero, usando el sentido común y basándonos en información publicada por distintas organizaciones como la OMS, al menos un par de años sin eventos masivos será algo necesario para que el virus sea contenido con efectividad y no sigamos perdiendo más vidas.

¿Qué pasaría si ya no hay más conciertos de rock por la pandemia?

Comencemos con las teorías, algunos estarán a favor y a otros les puede parecer descabelladas. Ya veremos.

  • Adiós a las despedidas de bandas históricas como AC/DC o The Rolling Stones, 2 años es mucho tiempo y conservar las fuerzas a esa edad no es cosa sencilla.
  • La industria de los espectáculos y conciertos tendrán que replantear sus estrategias comerciales. Lo positivo para ellos es que años sin conciertos harán que los amantes de este tipo de espectáculos no dudemos en volver a gastar por ver un concierto de calidad.
  • El streaming será más que nunca nuestra dosis diaria de música y paz. ¿Se imaginan un día sin escuchar música? Es imposible. Es probable que el precio de los mismo aumente por la ley de oferta y demanda (ojalá que esto no suceda).
  • Pay per view (pago por ver). Resurgirá con mucha fuerza, estamos seguros que los artistas por más voluntad que tengan necesitan seguir dándole vida a la industria musical. Ahora mismo muchos de ellos transmiten sus conciertos en vivo de manera gratuita e incluso dan espectáculos desde casa. Pero cuando esto se extienda demasiado es muy probable que alguna plataforma haga un “pago por ver” con una mejor calidad de estas presentaciones en vivo.
  • Desempleo ¿Se imaginan cuánto personal está normalmente detrás de un concierto?
  • Oportunidad para las nuevas bandas y proyectos musicales. Teniendo más tiempo para consumir música vía streaming o en cualquier plataforma por internet seguramente nos daremos la oportunidad de conocer nuevo talento.
  • Nuestra sección de conciertos ya no tendrá muchas noticias. Esto es lo menos importante, siempre tendremos un tema relevante de qué escribir.

La buena noticia

Si todos colaboramos en la contención de este maldito virus más pronto de lo pensado las cosas volverán a la “normalidad”. Además habremos aprendido cosas nuevas como por ejemplo lo importante que es la unidad y colaboración.

Dependemos de los profesionales para que en unos meses o pocos años tengamos una vacuna e inmunizar a la población.

Si llegaste hasta aquí, recuerda quedarte en casa. Terminemos con esto pronto.

Continue Reading