Se veía venir: el segundo trabajo de los Picaporters es uno de los trabajos del año en el panorama doom y stoner del país. Desde los adelantos que anticipaban El Horror Oculto (South American Sludge Records, Lucifer Discos, 2016) se podía prever un gran disco, superando el esfuerzo hecho en Elefantes (Independiente, 2013). Una banda más madura, con las ideas claras, con la creatividad a punto y las dosis de genialidad para incluso marcarse varios clásicos, es la que podemos sentir en El Horror Oculto.

Tal vez no haya mucho que decir de este trabajo, porque no hay absolutamente nada que objetarle a la placa. Sonidos poderosos, voces místicas, delicias de instrumentación, melodías fantásticas… no se puede pedir más a un grupo que aporta un disco mayúsculo a una escena stoner que si bien se multiplica con rapidez y fluidez, por momentos tiende a ubicarse dentro de parámetros similares: el fuzz, los años ’70, Black Sabbath. En este caso, Picaporters toma cada uno de esos elementos y los reimagina en un compendio de canciones fabuloso, con muchísimo gancho y que si bien no difiere de ingredientes con otros discos, la capacidad melódica del trío hace que la obra sobresalga.

Si hay algo que destacar de El Horror Oculto, es que es uno de esos discos que se deben escuchar completos. No sólo porque la coherencia entre los temas es inmensa y todos tienen un gran nivel, sino porque el viaje que se generan a través de los nueve cortes es digno de ser disfrutado sin interrupciones. La alternancia entre la fuerza de El Roble Viejo, Zombies o Ra; con pasajes más introspectivos y enigmáticos como Diferentes Formas de Ostras, Los Espejos (que cuenta con la presencia del enorme Sergio Ch. en slide y voz) o el tema que da nombre al disco, está tan bien realizado que suma puntos al trabajo. Qué decir del tramo final, con Etude 6 generando ansiedad por los dos temazos que cierran la placa, Ra y War Is Over, una dupla atrapante que deja con ganas de mucho más.

Como si de un ritual chamánico se tratara, las nueve canciones de El Horror Oculto llevan el stoner/doom de Picaporters a un trance superior, apoyándose en un estilo que juega con la intensidad, la magia y el misterio a partes iguales. Desde una perspectiva sabbathiana, pero traspasando las referencias setentistas y llevándolas al plano actual, el trío logra un álbum potente, cohesivo y enormemente disfrutable, con muchos momentos bien pesados y contundentes, y algunos de cuelgue musical que oxigenan la obra. Pero lo más importante, es que Picaporters dieron un paso cualitativo grandísimo, y que su notable evolución nos dejó este año un disco maravilloso.

Puntaje: 9.20

Post anterior

Pride in Prejudice, el último y más violento video de Slayer

Siguiente post

La Naranja celebra sus 24 años de trayectoria

Sebastian Diaz Guevara

Sebastian Diaz Guevara

Servidor del rock desde mi vocación de Periodista. Seguidor de la buena música desde que Pink Floyd hizo estallar mis oídos. Fanático del metal, el punk, el rock en general, sin géneros ni categorías.

2 Comentarios

  1. 15/09/2016 at 11:38 am — Responder
    Gran reseña. Abrazo a la pibes
  2. Ximena Espinosa
    10/09/2016 at 11:16 am — Responder
    Hermoso ❤❤❤❤😍😍😍

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *